Messi y Lucas Pérez, estrellas con la pólvora mojada
Messi, en el partido del Gamper contra el Elche | Foto:  Noelia Déniz - VAVEL

El FC Barcelona y el Deportivo Alavés han comenzado su andadura por la Liga Santander 2020/21 de forma muy parecida. Ambos equipos suman siete puntos en la clasificación —aunque el Barça con dos partidos menos— y transmiten sensaciones similares; no terminan de hacerse fuertes en defensa ni consiguen llevar los partidos adonde quieren sus entrenadores. La principal razón, las ocasiones desperdiciadas por sus delanteros más diferenciales.

Leo Messi

El argentino ha empezado la temporada a un nivel muy por debajo de lo esperado en él, teniendo en cuenta que del astro azulgrana se espera hasta lo imposible. Habiendo jugado los cinco partidos ligueros completos (Villarreal, Celta, Sevilla, Getafe y Real Madrid), tan solo suma un gol y ninguna asistencia, algo inusual para su rendimiento.

Messi dispara menos que nunca

El barcelonismo no tendría que preocuparse si solo se tratara de una de las pocas malas rachas del ‘10’. Sin embargo, esto va más allá. El Messi de este curso está disparando a puerta mucho menos de lo normal, promediando 2,8 remates por partido. Para hacerse una idea, Leo promedió 3,5 disparos en la temporada anterior; 4,1 en la 18-19 y 4,3 en la 17-18. Unas cifras fuera de serie.

Lucas Pérez

El gallego se encuentra en un momento de forma cuanto menos análogo al del argentino. Lucas aún no se ha estrenado como goleador en este ejercicio, sumando solamente una asistencia en los seis partidos que ha disputado, de los cuales cuatro han sido como titular.

La dupla formada por Lucas y Joselu también se ha visto muy afectada numéricamente. Esta pareja alcanzó los 22 goles y 7 asistencias la temporada pasada, generando 0,76 goles por partido. No obstante, este curso generan 0,33 goles por encuentro, unas cifras muy lejos de poder ser determinantes en el transcurso de la temporada.

VAVEL Logo