Opinión: Dembélé y Pedri son la salvación
Pedri, en el Gamper. Foto: Noelia Déniz.

En una temporada llena de altibajos que parece una montaña rusa constante, Koeman hace unas cuantas semanas que se dio cuenta de dos certezas llamadas Ousmane y Pedri. Ambos futbolistas están siendo importantísimos en el transcurso de la temporada para que el Barça pueda tocar el balón en campo rival y asentarse allí con cierta asiduidad. El francés, a partir del partido de Turín allá por finales de noviembre, solo ha dejado de entrar en el once titular por lesión. El canario, por su parte, ha disputado 21 de los 22 partidos del Barça en lo que llevamos de temporada y está siendo la revelación de todo el fútbol español. Como para no ponerlo a jugar.

Dembélé pegado a la cal

La mejor versión de Ousmane Dembélé la pudimos volver a ver contra el Huesca, ya que volvió a jugar pegado a una banda, la izquierda, sin meterse demasiado por dentro pisando zonas de Leo Messi. El francés parece otro desde ese partido contra la Juventus, cuando empezó a abrir el campo desde su posición y a no perder muchos balones en territorio peligroso para las transiciones defensivas. Su mera presencia, sea en izquierda, como en El Alcoraz, o en derecha, intimida al rival y le impregna de dudas sobre si meter el pie o no. Y cuando esto sucede, Dembélé ya se ha escapado.

Pedri, el mejor socio de Leo

Sin embargo, la mejor noticia que deja partido sí, partido también del Barça es la excepcional calidad de Pedri para relacionarse con el balón y con Messi (los cuales son casi sinónimos). Una vez más, vimos al joven canario en la mediapunta combinando con mucha naturalidad con el argentino y al argentino buscándole por todos lados. Él y Dembélé, sin duda, están siendo lo más positivo de un Barça un poco pesado.

VAVEL Logo