Análisis post: la apuesta de Zidane que dio brotes verdes al Madrid
Marcelo y Mendy, claves en la victoria frente al Getafe  /  FOTO: Real Madrid

Sorpresas te da la vida y al Real Madrid le estaba preparando una sustanciosa sorpresa Zinedine Zidane. El técnico decidió apostar frente al Getafe y su apuesta le valió a un Madrid falto de optimismo una victoria por dos goles a cero de la que mucho se puede sacar en claro, sobre todo de lo positivo. 

El técnico blanco apostó por un sistema totalmente nuevo que da mucho que pensar para los futuros encuentros. Ya sea por encontrar una solución de emergencia o por experimentar en la pizarra, en el Alfredo Di Stéfano pudo brillar un 3-4-3, con un sistema de 3 defensas en el que participaron Varane, Nacho y Mendy al que escoltaban cuatro mediocampistas entre los que se innovó en los carriles, donde Marcelo y Marvin tomaron protagonismo en el esquema. Un veterano de la guerra y un soldado amateur fueron las principales apuestas de Zidane en el nuevo sistema y ambos guerreros no defraudaron. Tampoco lo hicieron los tres zagueros, que negaron a los azulones ver puerta, escoltada por un aburrido Courtois. En Valdebebas se hizo manifiesta la posible extinción del 4-3-3 y el 4-4-2 vistas por el entrenador galo hasta nuestros días, porque con la nueva formula parecía haber dado con la tecla ante las importantes ausencias que sufre este Madrid.

Jugaba muy cómodo el Madrid en sus nuevos roles, donde poco peligro pudieron generar los de Bordalás, que chocaron ante un sistema robusto que borró a los azulones de toda acción de peligro. Los locales brillaron por un juego sólido y contundente en el que dominaron prácticamente todas las facetas del encuentro, eso sí, sin hablar de un juego de luces. No era un 'jogo  bonito', más bien hablamos de un sistema tan discreto como eficiente que a pesar de su falta de vistosidad, anuló por completo a su rival. 

Por necesidad o por experimentación, Zidane trajo una nueva opción

Frente al Getafe se encontró un antídoto para paliar los efectos de un ausente Sergio Ramos o Hazard, entre otros, lo cual es positivo. Lo negativo, que Isco volvió a permanecer en la sombra. Ya sea por la incapacidad del galo para encajarlo en el nuevo esquema en el que sí entró el canterano Marvin o bien porque, a juicio de su entrenador, el malagueño sigue fuera de forma, no se vio a Isco Alarcón hasta entrado el último cuarto de partido. La controversia apunta a la teoría de que Zidane decidió cambiar de dibujo antes que recurrir al malagueño.

Fue el día de Marcelo y Marvin, a quienes se les entregó el privilegio de brillar y no fallaron. Sin pena ni gloria, el canterano realizó su partido pudiendo aportar, pero al brasileño le llegó esa mejor versión que tanto se añoraba, en la que regaló una asistencia volviendo a portar el brazalete de capitán.

Marcelo volvió a brillar  |  Foto: Real Madrid
Marcelo volvió a brillar | Foto: Real Madrid

A pesar del indiscutible dominio blanco, al final del primer tiempo solo llegaron cuatro ocasiones y gran parte de la culpa la tuvo un Getafe muy sólido en defensa, en una zaga comandada por Cabaco. No obstante, el escueto resultado no pudo negar la facilidad con la que el conjunto local creaba peligro al rival en un par de movimientos, así lo demostró Modric y sus sobresalientes compañeros de medular, Casemiro y Kroos. Si algo hizo que el Real Madrid no terminara con un resultado más abultado fue la falta para concretar en la última jugada.

Se hizo por necesidad, pero se hizo. Zinedine Zidane le 'sacó las tripas' a este Madrid cuando ingresó en el campo a Sergio Arribas y Víctor Chust, que acompañaban a un Marvin que salió de inicio en  representación del protagonismo que ha tomado el filial en el primer equipo de 'Zizou'. Algo negativo si hablamos del motivo de urgencia por el cual se les da la oportunidad, pero positivo si atendemos del mero hecho de que los jóvenes reciban algo de protagonismo.

El marcador no se pudo mover más allá del 2-0, pero para este Real Madrid dominante visto en el Di Stéfano ante el Getafe, el gran juego del equipo, que se enfrentó a una situación muy comprometida fruto de las lesiones y las bajas, fue lo más positivo del encuentro. El equipo blanco pudo hacer frente a la adversidad y arramblar buenas sensaciones en un innovador sistema en el que el equipo se ha visto muy cómodo

VAVEL Logo