Una sola carta 
Nacho Monreal y Alexander Isak celebrando el gol del sueco / Foto: Real Sociedad 

Las lesiones son el tópico de moda estos últimos meses y los donostiarras como cualquier otro equipo están sufriendo un calvario de bajas que les impide avanzar con normalidad en las competiciones. El último soldado caído es Mikel Oyarzabal, el capitán de los txuri urdin presenta una tendinopatía en la inserción proximal de la musculatura isquiosural del muslo derecho y no se sabe si estará disponible para viajar a Turín. 

Con una final en el horizonte Imanol Alguacil deberá dar descanso a los jugadores más habituales. Es verdad que una derrota en liga ante el Getafe no sería plato de buen gusto para el entrenador oriotarra, pero sabiendo el juego ofensivo que propone el cuadro de Ole Gunnar Solskjær los 22 de la plantilla txuri urdin deberán estar preparados para no parar durante los 90 minutos. La real no se puede permitir que los jugadores lleguen cansados ni que la gasolina se gaste a mediados del encuentro. 

La diferencia en la plantilla entre mancunianos y donostiarras es notable, los rojillos de Manchester tienen más fondo de armario y pueden dosificar a los líderes del plantel, mientras que la real tiene una lista más limitada y la calidad del juego baja cuando no están los de siempre sobre el verde. El conjunto inglés cuenta con estrellas de talla mundial como Bruno Fernandes, Marcus Rashfor, Harry Maguire, David De Gea… Hoy en día los equipos que ocupan las zonas altas de la Premier no tienen nada que envidiar a los colosos de la liga Española. 

Dejar a los diablos rojos fuera sería una auténtica declaración de intenciones de cara a los grandes objetivos de la temporada. La real es un equipo que tiende a soñar y el teatro de los sueños es el sitio idóneo para que se haga realidad y no acabe en pesadilla. Imanol Alguacil y sus hombres tendrá que superar este primer escollo para estar más cerca de la gloria. 

 

VAVEL Logo