Un punto y gracias en la vuelta a Europa
Januzaj celebrando el gol del empate ante el PSV Eindhoven. / Vía: Real Sociedad

La Real Sociedad volvió a la Europa League después del batacazo en Turín de la pasada edición con la intención de tomar su “revancha” personal y llegar lo más arriba posible en la competición internacional. Sin embargo, el PSV Eindhoven, actual líder en solitario de la Eredivisie, puso contra las cuerdas a los de Imanol Alguacil, que tuvieron que conformarse con sacar un empate del Philips Stadion.

El partido comenzó con un gran inconveniente, David Silva, pieza absolutamente fundamental en el esquema de Imanol sufrió una lesión durante el calentamiento y no pudo empezar el encuentro. Sin el canario sobre el terreno de juego, el partido comenzó con dominio del equipo local, que maniató a Mikel Merino y Ander Guevara, anulando por completo el centro del campo txuriurdin. El PSV embotelló por momentos a la Real en su propia área, generando jugadas de peligro mediante acciones de Zahavi o el joven extremo Madueke, el mejor del PSV en la primera mitad.

El conjunto de Imanol Alguacil aguantó el arreón inicial de los locales y estuvo a punto de adelantarse mediante un contragolpe en solitario de Alex Isak, pero cuando mejor estaban los txuriurdin, Götze se encargó de aguar la noche de los 600 aficionados realistas que se desplazaron hasta Eindhoven para ver el partido, marcando el primer gol del encuentro después de un rechace de Alex Remiro.

Respuesta rápida

Sin embargo, el conjunto de Imanol se repuso rápidamente y tan solo dos minutos después del tanto inicial, Januzaj puso de nuevo el empate en el marcador tras un buen centro de Zaldua al punto de penalti, que el belga envió al palo contrario de Drommel haciendo inútil la estirada del portero. Los realistas mantuvieron el pie en el acelerador y se adelantaron con un nuevo centro de Zaldua después de una buena jugada de Merino, que Isak tan solo tuvo que empujar para batir de nuevo al meta neerlandés.

Tras el descanso, el PSV salió con una marcha más y amenazó constantemente el área de Remiro con largas posesiones en campo rival que no dejaban respirar a la Real. De tanto ir el cántaro a la fuente, el gol no se hizo esperar, y tras una gran jugada de Götze desde banda izquierda, Gakpo batió de primeras a Remiro, devolviendo de nuevo el empate al marcador.

Tocó sufrir

Con el aliento de su público a favor, el equipo neerlandés encerró a la Real en su propia área haciendo imposibles los contraataques realistas. El conjunto txuriurdin sufrió sin balón durante toda la segunda mitad, pero los centrales se hicieron valer y repelieron todos los centros rivales.

Ya en el descuento, el PSV se volcó completamente en ataque y a punto estuvo de sentenciar el partido con un disparo al palo de Teze desde fuera del área que hizo temblar los cimientos del Philips Stadion. El partido se volvió completamente loco en los minutos finales, y la Real a punto estuvo de aprovechar un fallo rival en el 94, pero Oyarzabal falló un mano a mano solo contra el portero.

Finalmente, la Real salvó un punto de oro en un partido en el que todo pudo pasar, pero en el que los de Imanol fueron dominados por el rival y no pudieron mostrar el nivel al que nos tienen acostumbrados. El PSV Eindhoven, fue una dura piedra de toque para los de Imanol Alguacil y enseñaron que si los txuriurdin quieren aspirar a grandes cotas en esta competición, van a tener que mostrar un nivel superior al ofrecido en el Philips Stadion.

VAVEL Logo