Análisis post RCD Espanyol vs FC Barcelona (2-2): Empate in extremis en un derbi vibrante
Adama Traoré regateando a Pedrosa. | Foto: Noelia Déniz

Llegaba el derbi de Barcelona entre Espanyol y Barça con una situación muy diferente entre ambos equipos. El equipo azulgrana quería ampliar su buena dinámica tras ganar de manera rotunda al Atlético de Madrid en el Camp Nou por 4-2 y el Espanyol buscaría llevarse el encuentro para olvidar el choque que perdió en la última jornada ante el Athletic de Bilbao (2-1).

Pedri abre la lata

No pudo empezar mejor el encuentro para los intereses del FC Barcelona, ya que, tan solo en el primer minuto y medio de encuentro llegó el primer tanto del derbi catalán. Pedri no perdonó ante Diego López tras un gran centro de Jordi Alba después de una gran presión arriba del conjunto culé que generó la oportunidad de gol. 

Sin embargo, el Espanyol, lejos de arrugarse decidió irse arriba en tromba en busca de una reacción rápida para paliar el gol tempranero del conjunto culé. Tuvo su opción el equipo perico durante los minutos posteriores al gol el Espanyol con una oportunidad en las botas de Raúl De Tomás, pero pronto el Barça volvería a apoderarse el control del partido. 

El partido estaba competido de tú a tú, ningún equipo parecía conseguir plasmar un dominio total sobre el otro, pero el equipo de Xavi Hernández contaba con el gol en el primer minuto del actual Golden Boy. El Espanyol presionaba arriba al equipo azulgrana, mientras que el Barça no se sentía excesivamente intimidado con las internadas del equipo de Cornellá. 

Los discípulos de Xavi Hernández buscaban a través de largas posesiones de balón y varios errores en la circulación del conjunto perico ampliar su ventaja. A pesar de estar mejor posicionado en el campo el equipo culé, tampoco parecía incomodar en exceso las inmediaciones de la portería de Diego López tras el gol. Adama Traore estaba siendo el jugador por el que pasaban más balones en la línea del ataque azulgrana, buscando la profundidad por el costado derecho. 

Adama Traoré, lo mejor del equipo culé

El extremo derecho internacional con España estaba siendo el jugador más destacado en el ataque culé, ganando todas las disputas y dándole la verticalidad necesaria al Barça. El Espanyol, mientras, buscaba su oportunidad a través de centros laterales y buscando a su jugador estrella, Raúl De Tomás, en posiciones de peligro. 

El encuentro seguía estando muy disputando llegando al tramo final de la primera mitad, lo único diferencial sobre el césped del RCD Stadium lucía el número 11 y se llamaba Adama Traoré,. El extremo culé estaba siendo un auténtico quebradero de cabeza para toda la zaga perica y a punto estuvo de ampliar la ventaja, Diego López salvó con una intervención a bocajarro. 

Sergi Darder iguala la contienda

Cuando todo parecía que iba a encaminarse con el 0-1 en el marcador en la primera mitad, llegaría el zarpazo del Espanyol en forma de auténtico golazo de Sergi Darder. El centrocampista del equipo blanquiazul consiguió batir a Ter Stegen con un fantástico disparo desde fuera del área tras una gran dejada de Raúl De Tomás. 

La segunda mitad arrancó con un cambio en las filas del Barça, Eric García entró al terreno de juego por un lesionado Araujo, en un nuevo contratiempo en forma de lesión para el FC Barcelona. El equipo dirigido por Xavi Hernández empezaría la segunda mitad manejando el esférico a su antojo, mientras el Espanyol dio un paso atrás y replegó el bloque entero buscando salir al contrataque. 

Se salvó el Espanyol de que el conjunto culé volviera a adelantarse en el marcador tras un gol anulado a Gavi por fuera de juego de De Jong. El Barça estaba monopolizando el juego y las ocasiones desde el inicio de la segunda mitad y el Espanyol estaba siendo arrinconado en su propio campo. 

Raúl De Tomás pone su sello y el Espanyol remonta

Agitaría la coctelera Xavi para intentar poner el 1-2 en el marcador con el ingreso al campo de Aubameyang, buscando tener más verticalidad cuando el FC Barcelona llegaba al área contraria. Sin embargo, sería el Espanyol el que ser conseguiría ponerse por delante gracias a un buen tanto de Raúl De Tomás, tras ganarle a la perfección la posición a un Eric García que pareció estar muy dubitativo sobre el verde. 

Conseguía remontar el partido el Espanyol a pesar del dominio claro del equipo culé sobre el terreno de juego del equipo perico. El equipo culé necesitaba reaccionar si quería llevarse algo positivo del derbi de Barcelona y el técnico egarense no dudo en dar entrada al campo a Nico y Dembélé. El internacional francés volvía a jugar después de toda la polémica que rodeaba su posible salida del club azulgrana. 

Los minutos pasaban y el combinado culé se encontró con una rocosa defensa perica que no permitía dejarles progresar hacia zona de peligro, el gol motivó al Espanyol para proteger el marcador hasta el final. El resultado era histórico para el equipo blanquiazul, ya que hacía 16 años que no conseguían ganar al eterno rival en liga, algo que veían muy cerca llegando al tramo final del encuentro. 

Locura final y empate heroico del Barça

Sería en los últimos minutos del partido cuando la locura se apoderó de un derbi que lo tuvo todo, incluidas dos expulsiones. Piqué y Nico Melamed se fueron antes de tiempo al túnel de vestuarios por un encontronazo entre ambos y un posterior enfrentamiento cabeza contra cabeza. Barça y Espanyol se quedaban con 10 a tan solo tres minutos de acabar el duelo. 

Para redondear un derbi para recordar el Barça consiguió el ansiado gol del empate en la última jugada del choque, gracias a un buen remate de Luuk De Jong, que superó a un Diego López que rozó el balón. El conjunto azulgrana logró poner el 2-2 en el luminoso cuando se cumplía el minuto 96, y la alegría se apoderó de los jugadores azulgranas. 

El encuentro acabó con el resultado final de empate a 2 y con la sensación para el Barça de haber salvado los muebles de manera épica, gracias a ese gol de Luuk De Jong. El Espanyol por su parte también acabaría satisfecho el duelo ante su rival, aunque con el sabor agridulce de no haber podido ganar el derbi cuando tan sólo quedaban segundos para su finalización. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VAVEL Logo