El Atleti despega rumbo a Manchester
Twitter: Atlético de Madrid oficial

Una noche más, las luces rojiblancas volvían a iluminar el césped del Metropolitano, los aficionados se volvían a enfundar sus bufandas del Atleti y los jugadores se volvían a preparar para jugar frente a sus seguidores. Esta nueva jornada de liga arranca con el partido entre el Atlético de Madrid y Cádiz, en el que el primero parte como favorito teniendo en cuenta la clasificación y sobre todo, el nivel que viene demostrando el equipo del Cholo, pero de poco sirvió hacer presuposiciones sobre candidatos a llevarse la victoria en un partido como este.

Igual de rápido que vino, se fue

El partido empezaría muy bien para los locales, la idea era recrear el juego que se consiguió contra el Betis en el Benito Villamarín y se consiguió, durante 5 minutos. Con la puntualidad de un reloj suizo, Joao Félix acudió a su cita con el gol, otra vez en los primeros minutos de partido anotó el gol que abriría el marcador para el equipo colchonero. El tanto fue tan rápido que muchos aficionados ni lo pudieron ver porque aún no habían entrado al estadio. El portugués está de dulce y qué mejor momento para conseguir su máximo nivel que en este, cuando el Atleti se juega todo en liga y Champions.

Mucha fiesta y mucha alegría en el campo, el Atleti se ponía por delante pronto y parecía que los aficionados iban a poder disfrutar de un gran partido de su equipo en directo, pero ilusos ellos, acabaron sufriendo mucho más que lo que se esperaban al entrar al Metropolitano.

Después del gol de O’Menino, el Atlético de Madrid dio un paso atrás y el Cádiz dos adelante. Los del Cholo estuvieron encerrados en su propio campo durante lo que restó de tiempo, mientras que el Cádiz buscaba cómodamente su forma de hacer daño al actual campeón de liga. El planteamiento cambió para los colchoneros, explicado de forma no irónica: pelotazos y que invente el que recoja el balón, por otro lado, el Cádiz empezó a oler la sangre y poco a poco empezó a hacerse dueño del partido.

La afición se desesperó con la primera parte de su equipo, era difícil de asimilar que un equipo luchando por no descender de categoría estuviese dando una clase de fútbol a uno de los aspirantes al título, además en su propio campo.

Y como era de esperar, llegó el empate de los gaditanos. La jugada consistió en un balón en profundidad por la banda que dejó un centro medido a la cabeza de Negredo, pudiendo rematar sin ningún tipo de oposición rojiblanca. Hacía mucho que no se veía a un Atlético de Madrid tan desordenado y sin ideas, ese equipo irregular de hace unos meses había vuelto al Metropolitano.

Lo mejor que le pudo pasar al Atleti es que el gol fue justo antes del descanso y pudieron reordenarse con calma y plantear una buena segunda parte, pero sin dejar de recalcar que otra vez tiraron a la basura los primeros 45 minutos.

La segunda parte ya tuvo otro color, aunque tampoco fue una cambio radical. Koke se quedó en el vestuario y salió en su lugar Lodi, el capitán estaba haciendo un partido muy por debajo de su nivel y parecía que los problemas en el juego del Atleti eran por su culpa. A partir de la sustitución, los rojiblancos empezaron a coger sitio en el campo, aun así, el Cádiz no bajaba los brazos y seguía intentándolo.

Más carbón al fuego puso el Cholo cuando metió al campo a Suárez y Correa, ese combustible prendió y el Atlético volvió a ponerse por delante. De Paul recogió un rechace en el área que muy amablemente le cedió Ledesma y reventó el balón hasta el fondo de la red. Volvía a estar por delante el Atleti.

Este es el nivel

Tras el segundo del campeón, el fútbol pasaría a un segundo plano para dejar como protagonista a González Fuertes, aunque es más correcto usar el término antagonista. El colegiado ya en la primera parte dejó detalles de que el partido iba a ser movido: tarjetas amarillas muy tempranas a los jugadores del Atleti, todas las jugadas de duda iban en contra de los locales, incluso expulsó a Reinildo, pero desde el VAR le dijeron que cambiase el color de la tarjeta. Pero la primera parte se quedó en un tráiler en comparación a la segunda. González Fuertes se propuso abrir las portadas de los diarios y así lo. Iba a hacer, desesperó al feudo rojiblanco y todos a una empezaron a mostrar su descontento con el colegiado, pero el momento cumbre de su noche fue la expulsión de Javi Serrano —que no era suficiente para una roja directa—, a partir de ese instante, la afición rojiblanca decidió que el árbitro no les iba a amargar la noche y alentó al equipo con todas las voces al unísono para hacer contrapeso de la actuación arbitral.

El partido finalizó, el Atleti venció a pesar de haber tenido absolutamente todo en contra y sigue en su lucha por alcanzar sus objetivos de la temporada con la mente centrada ya en Manchester. Pero por desgracia, no todo fue alegría, durante los primeros minutos del partido falleció un aficionado rojiblanco, que seguro que alentó como uno más desde el tercer anfiteatro y ayudó al equipo a conseguir la victoria, allá donde esté, que descanse en paz.

VAVEL Logo