Un líder infalible
Vini besándose el escudo I Imagen: Getty Images

El pinchazo del Sevilla en Vallecas, donde el conjunto hispalense sumó un punto que supo a poco, permitió al Real Madrid acercarse más al título liguero.

El líder no falló

El cuadro madridista llegaba al encuentro sabiendo que el Sevilla había pinchado y que el Barça había dado un golpe encima de la mesa antes del clásico. Por tanto, no podían fallar y no lo hicieron.

Parecía un partido complejo de desatascar, el Mallorca supo defenderse bien y concedió pocas ocasiones. El Real Madrid dominaba y se sentía superior, pero no era capaz de reflejar esa superioridad en el luminoso. Finalmente, en la segunda parte, un error en la salida de balón de la zaga balear supuso el 0-1 de Vini. Desde que el brasileño abrió la lata, el partido se decantó por completo. El Mallorca trató de volcarse sobre la meta de Courtois, pero no generaron peligro. En contraposición, el Real Madrid supo replegarse y hacer lo que más le gusta: correr a la contra. En una de ellas, una combinación entre los dos mejores futbolistas de LaLiga, Vinicius y Benzema, provocó el penalti sobre el joven brasileño. Karim no se puso nervioso, esperó a que el guardameta se venciera y lanzó al lado opuesto para subir el segundo al marcador. Pocos minutos después, el propio Benzema anotaría el segundo en su cuenta particular y el tercero del partido. Esta vez sería tras una jugada ensayada. Los merengues ejecutaron un córner en corto, Marcelo la puso medida a la cabeza del galo y Karim soltó un testarazo imposible de detener.

Karim Benzema celebrando I Foto: Getty Images
Karim Benzema celebrando I Foto: Getty Images

Una sentencia a LaLiga

Tras la victoria del día lunes, el Real Madrid se sitúa a 10 puntos de su principal perseguidor, el Sevilla, y a 15 de sus rivales históricos, Barça y Atlético de Madrid. Este colchón en la tabla clasificatoria supone una sentencia a LaLiga. Cabe tener en cuenta que ningún líder en toda la historia de LaLiga (93 años) ha desaprovechado una ventaja de 10 puntos con respecto al segundo clasificado. Además, este Real Madrid se ha mostrado como un líder sólido en la competición doméstica. Ha logrado vencer a sus rivales directos y no pinchar en partidos de trámite contra equipos de mitad de tabla.

Este próximo domingo, el líder de LaLiga se verá las caras contra su máximo rival, el FC Barcelona. Este último clásico de la temporada puede parecer insípido teniendo en cuenta que ambos conjuntos llegan, a priori, sin jugarse nada. El Real Madrid tiene LaLIga en el bolsillo y solo ellos podrían perderla; mientras que los culés han conseguido, finalmente, situarse en puestos Champions y tratarán de mantenerse ahí hasta el final de la campaña.

No obstante, este partido puede suponer un antes y un después en las dinámicas de ambos equipos. El Barça parece haber encontrado un equilibrio con el método impuesto por Xavi. A pesar del pinchazo y la falta de fútbol en el enfrentamiento europeo contra el Galatasaray, el conjunto azulgrana atraviesa un gran momento de forma. Una victoria el domingo ante un Real Madrid que parte como favorito supondría un fortalecimiento del club y la figura de su entrenador.

Por su parte, el club merengue no puede llegar en mejor estado de forma tras la noche histórica ante el PSG. Los futbolistas de Ancelotti no han borrado de sus cabezas lo vivido en Champions y cuentan con confianza de sobra para vencer al Barça. El Real Madrid podría permitirse un pinchazo y seguiría con una ventaja más que notable en la clasificación, pero un clásico es un clásico y Ancelotti va a salir con todo. Una victoria del cuadro blanco supondría otro mazazo a LaLiga que quedaría más sentenciada si cabe y, del mismo modo, permitiría al Real Madrid centrarse en la Champions.

No todo fueron alegrías en San Moix

Pocas horas antes del partido, la entidad blanca hacía oficial la baja de Eder Militao para el choque. La baja del brasileño no es una ausencia cualquiera. El ex del Oporto es uno de los líderes de este Real Madrid y aporta una solidez, contundencia y seguridad defensiva que no puede suplirse con ningún otro futbolista. Además, ya en el partido, Rodrygo se marchó tocado y Benzema tuvo que abandonar el partido lesionado. Lo de Rodrygo parece tan solo un golpe y estará a disposición de Ancelotti para el clásico. Sin embargo, lo de Karim parece más preocupante y el madridismo se encuentra en vilo a expensas de los resultados de las pruebas realizadas.

Carleto espera poder contar con todos sus efectivos para encarar el tramo determinante de la temporada. Al técnico italiano solo le falta la competición liguera para haberlo ganado todo con el club madridista. En su primera etapa como entrenador madridista al bueno de Ancelotti solo le quedó la liga para conseguir todos los títulos posibles. Además, en esta segunda etapa, él mismo ha reconocido que, aunque la Champions es un sueño, su gran objetivo es LaLiga. Como el técnico italiano ha reconocido, la competición doméstica se traduce en solidez, gestión de minutos y de plantilla, pero, sobre todo, regularidad. Todo ello es lo que está demostrando el Real Madrid en esta temporada 21-22.  

VAVEL Logo