El Real Madrid Femenino está un paso más cerca de Champions
Fuente: Alejandro Sancho oficial

El Real Madrid Femenino se preparaba para recibir en el Alfredo Di Stéfano al Granadilla Tenerife, su perseguidor más directo en la Liga Iberdrola. La sorpresa estaba ya en la convocatoria, en la que no entraba una de las estrellas del equipo, Kosovare Asllani. La sueca finaliza su vinculación con el club merengue esta temporada, y su renovación es todavía una incógnita. 

Por lo tanto, Alberto Toril apostó por un ataque formado por Esther González, Nahikari García, Möller, y Athenea de apoyo en la banda.

Quien tampoco estaba en el XI titular era la recién renovada Olga Carmona, a la que sustituiría Sofie Svava.  

Vuelven a brillar 

Las merengues llegaban al encuentro con un mal sabor de boca tras haber sido derrotadas la pasada jornada por el Barça Femení. Derrota que, además, otorgaba el título liguero a las culés. Tras el varapalo del clásico, las cosas tenían que cambiar y las blancas eran conscientes de ello. 

En los primeros minutos del encuentro, las blancas se propusieron que el juego del partido fuese al ataque. Con ello, la estrategia sería subir balones a Esther o Möller, además, las tinerfeñas estaban mejor colocadas en el centro del campo que en defensa

La primera amarilla del encuentro la veía Rocío en el minuto 13, con una falta inteligente para cortar el ataque de las visitantes. Intentar desbordar en velocidad no fue algo que solo se le ocurriese a Toril, ya que las de Francis Díaz también tenían jugadoras muy buenas en velocidad. 

La ocasión más clara de gol la tuvo, como no, Athenea del Castillo en el minuto 15. Tras correr más de medio campo, la cántabra se lanzaba sola a por la portería de Noelia Ramos, en manos de quien acabaría el esférico. 

En el centro del campo se notó el regreso de Claudia Zornoza al terreno de juego luego de cumplir su sanción. La centrocampista ponía orden en la sala de máquinas y facilitaba la subida tanto de Athenea como de Svava por las bandas. 

A partir del 19', las vikingas comenzaron a presionar sin piedad en el área de Ramos. La mayoría de las jugadas de peligro las firmaban el tridente; Athenea-Möller-Esther. Hasta tres ocasiones de gol tuvieron las locales en a penas 5 minutos. La última, a disparo directo de la capitana, Ivana Andrés, que acababa a en manos de Noelia Ramos. 

En el 25', Nahikari le hacía un caño a Natalia Ramos que acabaría con un disparo de Athenea, provocando el córner a favor de las blancas. Tras infinidad de avisos, el gol llegó en el 29', luego jugada aérea y gracias a un remate de Rocío

Quien no tuvo mucho trabajo en la primera mitad fue Misa Rodríguez. El gran trabajo defensivo de las blancas impedía que muchas jugadas de las tinerfeñas supusiesen peligro para el área de Misa.

En el 40', Nahikari intentaba un disparo letal a la portería de Ramos desde casi el centro del campo. Disparo que terminó fuera por muy poco. La desesperación entre las visitantes comenzaba a ser notoria, y es que llegar al área de Misa semejaba imposible. 

El encuentro se iba al descanso con el 1-0 en el marcador y las blancas con muy buenas sensaciones. 

Segunda mitad 

Los últimos 45 minutos comenzaron con la misma intensidad con la que finalizaron los primeros. En el 51’, Esther ya había tenido dos claras ocasiones para sentenciar el encuentro. 

En el 56’, Blom veía la amarilla luego de una falta sobre Athenea. El dominio blanco seguía siendo más que palpable, lo que desesperaba a Francis Díaz

Quien también se desesperaba era Esther, que por mucho que insistía, su gol no llegaba. 

En el 65’, Toril comenzaba a mover el banquillo. Maite Oroz y Olga Carmona saltaban al césped en lugar de Möller y Nahikari. Con estos cambios, Toril pretendía aportar más amplitud en el centro del campo y defensa, dado que en ataque Esther y Athenea estaban cumpliendo con nota. 

En el 82’, tras una falta sobre la 2 tinerfeña, Svava recibía tarjeta amarilla. 

El segundo gol de las merengues lo firmaba Maite Oroz en el 85’. Una genialidad de tanto, golpeado por Oroz desde la derecha e incapaz de parar para Noelia Ramos.

VAVEL Logo