Ceballos, otro mago para el centro del campo madridista

El centrocampista utrerano -recién fichado por el Real Madrid- despliega un fútbol elegante, sutil y muy vistoso. Con su calidad mejorará el control en la medular del conjunto blanco, aunque tendrá una competencia alta y exigente para ganarse más minutos

Ceballos, otro mago para el centro del campo madridista
Dani Ceballos intenta un regate ante Isco en un partido de Liga contra el Real Madrid I Foto: Daniel Nieto (VAVEL)

Dani Ceballos es ya nuevo futbolista del Real Madrid. Las negociaciones con el Betis han llegado a buen puerto y el jugador será madridista para las próximas seis temporadas. La inversión de Florentino es de tan solo 16'5 millones por una apuesta de futuro.

A sus 20 años fue la sensación del último Europeo sub-21, donde fue elegido mejor jugador. Con un toque de balón exquisito, una técnica admirable y una excelente visión de juego, Ceballos fue el más destacado del equipo bético la pasada temporada. Ahora quiere triunfar de blanco.

Su corta trayectoria

Ceballos es natural de Utrera (Sevilla), donde comenzó pisando el verde con el equipo local. Tras un breve paso por categorías inferiores del Sevilla FC regresó a su club natal. En febrero de 2014 firmó su primer contrato profesional con el Real Betis Balompié para jugar en el juvenil.

Dada su buena progresión, debutó en Primera División en abril de ese año en un partido que enfrentaba al Betis contra la Real Sociedad. Solo tenía 17 años, aunque continuó jugando con el filial toda la temporada. Su debut fue la noticia más positiva para la hinchada bética, que vio como su equipo descendía a la categoría de plata.

Sin embargo, al año siguiente y ya con el utrerano asentado en el primer equipo, el Betis regresó a Primera. Ceballos jugó 33 encuentros en los que marcó cinco goles.

Ese verano de 2015 disputó el Europeo de Grecia con la selección española sub-19, con quien se proclamó campeón. La nueva promesa del fútbol sevillista ya demostraba su talento. En su siguiente campaña participó en las 38 jornadas ligueras, se convirtió en un fijo.

Números de su última temporada

El centrocampista bético cumplió uno de sus sueños al instalarse en el primer equipo del Real Betis. Dani proviene de una humilde familia trabajadora que posee una churrería. Estudió peluquería pero tuvo claro que el césped era su debilidad. Siempre estará agradecido al equipo andaluz que le dio la oportunidad que deseaba.

Dani Ceballos en un partido de Liga contra Osasuna I Foto: Raúl Pajares (VAVEL)
Dani Ceballos en un partido de Liga contra Osasuna I Foto: Raúl Pajares (VAVEL)

La pasada campaña no empezó muy bien para Ceballos, pues el nuevo técnico Gustavo Poyet decidió prescindir de él. Mala decisión porque el Betis fue cada vez peor, los resultados no llegaron y la directiva terminó por destituirle. Con la llegada de Víctor Sánchez del Amo, el utrerano recuperó su mejor versión y la titularidad.

Un futbolista como él no podía estar en el banquillo. Manejo preciso con el balón pegado al pie, malabarismos en el regate, inteligente visión de juego y exquisito golpeo para asistir o marcar. Un verdadero líder. El juego del Betis se enriquecía cuando la pelota pasaba por él. 

Su balance de año acabó siendo muy positivo, incluso marcó sus dos únicos goles en las últimas jornadas. Ceballos se asentó en el centro del campo como indiscutible, disputó 31 partidos y dejó algunos éxitos individuales.

Fue el futbolista bético que más pases dio (1.388), el que más balones recuperó (255) y el jugador con más faltas recibidas (118). Además, también se convirtió en el cuarto futbolista de la Liga con más regates exitosos (80). Unas estadísticas que avalan su enorme calidad y capacidad para influir en el juego. Ídolo del beticismo.

Otro mago para Zidane

No es casualidad que Ceballos tenga por jugador referencia al mismísimo Andrés Iniesta. Cuando se habla de magos del balón los colores quedan a un lado. El nuevo centrocampista blanco atesora una técnica en sus botas que recuerdan al de Fuentealbilla. Y ahora se juntará con otro malabarista como es Isco, sucesor de Iniesta en la selección española.

El Real Madrid ha logrado acumular un centro del campo repleto de futbolistas del más puro estilo 'Zizou'. La magia del francés se traslada al campo en nombres como Isco, Asensio o Ceballos.

Sin olvidar tampoco a su propio hijo, Enzo Zidane, que en sus escasas actuaciones con la camiseta blanca ya ha demostrado haber heredado los genes de su padre. Se avecina un Madrid de auténticos magos del balón, con el mejor asesor posible.

Eso sí, Dani Ceballos deberá darlo todo si quiere ser importante para Zidane. Su posible cesión de un año parece descartada, aunque nunca se sabe.

En principio, su función será sustituir a Modric o Kroos para que descansen. Al técnico francés se le complican las rotaciones con la llegada del utrerano y Marcos Llorente. Necesitan minutos para seguir progresando porque son el futuro del Real Madrid. 

Ceballos e Isco en un partido de Liga que enfrentó al Betis con el conjunto blanco I Foto: Daniel Nieto (VAVEL)
Ceballos e Isco en un partido de Liga que enfrentó al Betis con el conjunto blanco I Foto: Daniel Nieto (VAVEL)

Aprovechar cada minuto, cada entrenamiento y aprender de los mejores. Ese es el objetivo del exbético. Los retos están para coger más fuerzas y superarlos, como hizo Isco cuando fichó por el conjunto blanco.

Con su esfuerzo día a día, demostración en el campo y regularidad logró adelantar a un James que partía con ventaja. Esta última temporada se ha visto en el malagueño el ejemplo de cómo triunfar en el Real Madrid, a pesar de la dura competencia.

Ceballos puede repetir hazaña y demostrar las razones de su fichaje. El centro del campo de Zidane se ha perfeccionado, ahora solo queda encajar al nuevo: el mago de Utrera.


Share on Facebook