Antonio Brown: entre la lesión y el enigma del MVP
Foto: Pittsburgh Steelers

La derrota de los Pittsburgh Steelers ante los New England Patriots fue dolorosa por varios motivos. Además de haber dejado escapar la victoria en los últimos segundos del partido, la lesión de Antonio Brown supuso una baja sensible a la ofensiva, aunque pudieron adaptarse a ella en el partido de la Semana 15. 

La imagen del receptor siendo auxiliado para salir del terreno de juego, sin poder apoyar el pie izquierdo, suponía lo peor. Minutos después de haberle realizado los primeros análisis, se descartó cualquier fractura, así que no todo estaba perdido. Sin embargo, Brown fue llevado al hospital para continuar con las evaluaciones de la lesión, lo que terminó arrojando que se trataba de una contusión en la pantorrilla derecha que lo mantendrá fuera por el resto de la temporada regular. De esta manera, el número 84 de los Steelers no verá acción en las últimas dos semanas del calendario, aunque se espera que pueda volver para los playoffs. 

De por sí, la carrera por el premio del Jugador Más Valioso es un tanto incierta. Uno de los principales candidatos al galardón, Carson Wentz, vio el fin de su temporada en la Semana 14; Russell Wilson, el líder de los Seattle Seahawks, ha entrado en una racha de partidos negativos, y el siempre candidato Tom Brady, que continúa con buenas estadísticas pero que parecen no ser suficientes para asegurarle el trofeo. Todo ello en "una liga de quarterbacks", tal y como la definió el propio Antonio Brown en la atención a los medios después de su segunda victoria del año ante los Baltimore Ravens

La perspectiva de Brown no es del todo errónea, y menos cuando se habla del MVP. De los últimos 10 ganadores, nueve de ellos fueron mariscales de campo, únicamente con la excepción del corredor Adrian Peterson en el 2012, cuando regristró 2,097 yardas terrestres. Además, parece ser que la posición de receptor no entra en la plática del Jugador Más Valioso de la temporada, ya que ningún receptor en la historia ha ganado dicho reconocimiento. 

Ni la temporada de 22 atrapadas de touchdown de Randy Moss en el 2007, ni la campaña de 1,964 yardas recibidas (récord histórico de la NFL) de Calvin Johnson en el 2012 parecieron haber sido dignas para asegurarles el premio a dichos receptores. Aún así, Antonio Brown continúa escribiendo su nombre en la historia de la liga, pues a pesar de haber dejado el partido ante los Patriots relativamente temprano, se convirtió en el único receptor de la historia en registrar cinco temporadas consecutivas con al menos 100 recepciones en cada una de ellas. 

Todos los factores parecen jugar en contra de Brown. Más por un factor de salud que de amplio dominio en la liga, todo pareciera indicar que Brady se adjudicaría su tercer galardón como MVP de la NFL. De cualquier manera, el hecho de que el 84 de los Steelers se encuentre en el debate, y su amplio dominio en relación con el resto de jugadores por cada posición, pudieran otorgarle un reconocimiento histórico. Hasta que el veredicto sea oficial, sigue siendo muy incierto el tema del Jugador Más Valioso de la temporada 2017. 

VAVEL Logo