Mayora completa un ciclo olímpico perfecto
Foto: Olympics

Venezuela está de fiesta y no es para menos, la delegación que se encuentra representando al país en los Juegos Olímpicos de Tokio, este miércoles cosechó su primera medalla del certamen, de la mano de Julio Mayora. El guaireño se consagró subcampeón olímpico tras una actuación casi perfecta en el Foro Internacional de Tokio. 

Antes del inicio de la competencia, estaba claro que conseguir la medalla de oro era una tarea titánica, y es que dentro de la categoría se encontraba nada más y nada menos que el plusmarquista mundial, el chino Zhiyong Shi quien poseía las tres marcas de la categoría de los 73 kgs. En arranque la marca es de 169 kgs, en envión 198 kgs y en el total 364 kgs.

Con este panorama llegaba Julio a la cita olímpica con las esperanzas puestas en lograr un podio. En la competencia había atletas con mucho nivel como: Calja (ALB), Andreev (BUL) y Ben Hnia (TUN) que hacían más complicada la hazaña del nativo de La Guaira. Sin embargo Mayora no se rindió ante su objetivo que lo tenía entre ceja y ceja.

Una competencia de infarto

Comenzó una competencia marcada el nivel parejo que se mostró por los atletas en la modalidad de arranque, Julio demostró mucho tenor y consiguió tener los tres intentos válidos, mostrando su gran nivel y concentración. Con 150 kgs arrancó esta complicada travesía que hacía ilusionar al pueblo venezolano que siempre se mantiene unido ante las adversidades. En su segundo intento Mayora iba a levantar con éxito 154 kgs, llenándose de confianza para su tercer intento. En éste, el criollo se despedía del arranque con un levantamiento válido de 156 kgs, ocupando la segunda casilla, por detrás del representante de China, quien alzó 166 kgs.

Tras el descanso, Mayora regresaba repotenciado, los ánimos se habían triplicado luego de ir segundo en la competencia y llegar a la modalidad donde se siente más cómodo, a sabiendas de que arrancaba el envión con la segunda mejor marca (185 kgs), solo superado por Shi (190 kgs)

Mayora esperaba impaciente, viendo como sus rivales acertaban y fallaban sus intentos. Sus principales rivales tambaleaban y eso beneficiaba y mucho, por lo que la ansiedad aumentaba, las ganas de salir a demostrar que quería colgarse el metal plateado se incrementaban y eso se vio plasmado en su actuación. Su primer intento en el envión lo hizo con 186 kgs y su levantamiento fue correcto. Los venezolanos se frotaban las manos y veían como Julio confirmaba que estaba en la pelea. 

Su segundo intento se hizo esperar, sus rivales comenzaron a fallar sus levantamientos y eso retrasaba la actuación de Mayora. Finalmente llegó su turno, la petición a la mesa técnica fue por 190 kgs, y Julio se subió a la plataforma. Sus ganas se notaban y así lo demostró, el criollo logró su levantamiento con relativa facilidad y los rivales ya lo comenzaban a ver de lejos.

Foto: AFP - Vicenzo
Foto: AFP - Vicenzo

El momento de la consagración

Hubo un momento de la competencia en que se puso un poco en duda el oro de Shi, y es que el Chino falló en su segundo intento con 192 kgs y además se le vio con un poco de dificultad al subir el peso, y le quedaba una última oportunidad. El cuerpo técnico venezolano se vio con posibilidad de atacar la medalla de oro, ya que estaba a tan solo 8 kgs, y aumentó el tercer intento a 198 kgs, un peso nunca levantado por el criollo y que además era la marca mundial. 

Ante esta posibilidad, el chino se vio en la obligación de aumentar el peso y asegurar la medalla, con el riesgo de fallar y dejar servida la medalla de oro para Mayora, el chino no falló a la cita e igualó su récord mundial en 198 kgs. Sin embargo esto no hizo más que enojar a Julio, ya que no podía ganar la medalla de oro, al menos intentaría batir el récord mundial, por lo que le solicitó a la mesa técnica 199 kgs. El empuje del venezolano no pudo con este peso y se retiró con un 5 de 6 levantamientos correctos y con una medalla de plata en el pecho para su casa. 

Un ciclo perfecto

Si hay un atleta de la delegación venezolana del que hay que estar orgullosos, ese es Julio Rubén Mayora Pernía, el pesista criollo hizo un ciclo olímpico muy cercano a la perfección, aunque digan que la perfección no existe. Consiguió oro en los Bolivarianos de Santa Marta 2017, Oro en los Suramericanos de Cochabamba 2018, oro en los Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018, oro en los Panamericanos de Lima 2019 y plata en Tokio 2020.

Nada que reprochar, Julio es un atleta intachable, un modelo a seguir, un ejemplo de disciplina, constancia y educación. Un ejemplo de que si las cosas se hacen bien, salen bien, y los resultados lo avalan.

Gracias Julio, gracias por llevar tantas alegrías a un país que tanto lo necesita, gracias por hacer olvidar las diferencias en unos momentos en el que Venezuela está tan separado políticamente. Y es que esto es el deporte, eso es lo bonito del deporte, el deporte une, el deporte cambia, el deporte alegra. Aunque no siempre los resultados acompañen a tus favoritos, el deporte siempre será una alternativa para olvidar todo y disfrutar. 

Una actuación histórica

Con esta medalla de plata, Julio se convierte en el segundo venezolano en la historia en conseguir una medalla olímpica en la disciplina de Halterofilia, luego de Israel Rubio que había conseguido una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Además Mayora entra en un selecto grupo de atletas que han conseguido una medalla de plata en unos Juegos Olímpicos para Venezuela, en esa lista están: Pedro Gamarro (Boxeo) en Montreal 1976, Bernardo Piñango (Boxeo) Moscú 1980, Yoel Finol (Boxeo) y Yulimar Rojas (Atletismo) en Rio 2016.

VAVEL Logo