Pese a todo, a Almada solo le faltó el título
El domingo, Almada dirigió ante Tigres su último partido al frente de los Guerreros (Foto: Club Santos).

El lunes se confirmó el cese de la dirección técnica santista de Guillermo Almada, estratega charrúa que clasificó a sus cuatro liguillas disputadas, obtuvo el liderato general en su primer torneo y perdió contra Cruz Azul la final del Clausura 2021, marchándose con números positivos pero sin un campeonato que coronara su labor.

Cuando asumió las riendas de los Guerreros, Almada debutó con una victoria sobre Querétaro en el ocaso del Clausura 2019, preparó al plantel para el Apertura 2019 y elevó al equipo al superlíderato general, para ser eliminados en la fase de cuartos de final por Monterrey, escuadra que a la postre culminaría la temporada coronándose.

El 2020 tuvo una labor aceptable y en el torneo cancelado por la pandemia de la Covid-19, terminó situado en los primeros ocho lugares de la tabla. Para el Apertura 2020 acabó en la octava posición y quedó eliminado contra Pachuca en la ronda de repechaje en el partido único disputado en el TSM.

En las dos temporadas del 2021 culminó en la quinta posición general, y mientas en el primer torneo le alcanzó para obtener el subcampeonato en la final contra Cruz Azul, en el segundo lo eliminaron los Tigres de Miguel Herrera en cuartos de final.

Foto: Club Santos
Foto: Club Santos

Puntos positivos

Durante su mando, los Guerreros se convirtieron en un equipo protagonista que buscó al arco rival cuando tenía la posesión de pelota y cuando no era así, presionaba desde la parte ofensiva a sus rivales para ocasionar errores. Tanto aficionados como comunicadores quedaron maravillados con su vistoso estilo ofensivo que llevó al equipo al primer lugar del Apertura 2019.

Cuando su estilo fue predecible y neutralizado por sus rivales, acudió a la cantera para buscar variantes, proyectando el potencial de los jóvenes: Omar Campos, Alan Cervantes y Alberto Ocejo, ocasionando que se lucieran, al grado de dejar bien parados a Santiago Muñoz y Gerardo Arteaga, para que partieran rumbo a Europa.

Elevó el nivel de Eduardo Aguirre, Brian Lozano, Diego Valdés, Matheus Dória, Fernando Gorriarán y Ayrton Preciado. Le aumentó la confianza a Félix Torres y confió en el arquero local Carlos Acevedo, quien acabó ganándose la capitanía y sublimándose como el mejor arquero mexicano del fútbol mexicano.

Es decir, mientras a unos les regresó el nivel que alguna vez mostraron, a otros les dio la proyección suficiente para que volvieran a ser convocados por sus selecciones, demostrando que su labor táctica también se complementaba con la mental en sus muestras de apoyo.

Aunque dejó que desear en sus partidos de visita, supo compensarlo con sus 34 victorias en 53 partidos en casa, lugar en el que solo perdió en cuatro ocasiones, recuperándole a los laguneros el poderoso estatus local que históricamente han tenido.

Foto: Club Santos
Foto: Club Santos

Puntos negativos

Almada defendió a muerte su estilo ofensivo y a pesar de que le dejó buenos dividendos, su falta de variantes para asegurar los resultados favorables en el cierre de los partidos, el no ser tan precavido y el no saber realizar los cambios a tiempo en la liguilla le costaron caro.

Por ejemplo, en la final contra Cruz Azul, su rival le cerró los espacios y el uruguayo no supo cómo abrirlos; frente a Rayados buscó ofender cuando el partido estaba igualado a 2 tantos y atacó con tanta ambición que acabó siendo derrotado en cuartos, 5-2; y en la eliminación más reciente jugó con tres centrales ante Tigres en lugar de ofender cuando lucía más factible el tercer gol albiverde que el primero de los felinos en los primeros 60 minutos de los cuartos de final.

En ocasiones, su enfrascamiento con las decisiones arbitrales repercutió en el descontrolado desempeño de los jugadores dentro del campo. También, sus disputas con elementos como Andrés Ibarguen y Alessio da Cruz ocasionaron que los castigara en sus indisciplinas, relegándolos de juegos importantes.

Eso no era del todo malo, pero resultó incongruente cuando pasó por alto los reclamos airados de futbolistas como el andino Valdés, quien dicho sea de paso, elevó su nivel a raíz de dichas confrontaciones. A pesar de que esto funcionó, fue evidente que se desgastó su relación con parte de la plantilla y que ya no se sentían cómodos.

Recientemente se barajó la posibilidad de que dejara el banquillo santista para irse a dirigir a la Selección de Uruguay, y aunque constantemente dijo estar enfocado con los Guerreros, era evidente que sus días estaban contados en el equipo lagunero.

Foto: Club Santos
Foto: Club Santos

Finalmente, la eliminación contra otro equipo regio fue el último clavo que culminó con la relación que alcanzó su punto máximo de desgaste cuando pretendió tener injerencia en las áreas de medicina deportiva y rehabilitación cuando no era esa su función.

De acuerdo a David Medrano, de Récord, la directiva albiverde intervino en esas situaciones y le informó que en su función de técnico sí podía opinar, pero que la decisión final en esos departamentos la tenía el responsable de cada puesto.

Esto mismo había ocurrido con su Preparador Físico, Rubens Valenzuela, quien un torneo antes acabó siendo despedido sin que Almada intercediera por él, algo que los medios locales cuestionaron por quedar expuesta su falta de empatía y lealtad con quien pertenecía a su cuerpo técnico.

Todos estos factores culminaron con una etapa que pudo ser exitosa y que aunque dejó grandes partidos con una ideología ofensiva bien definida, al final se quedó corta a la hora de levantar el trofeo de campeón, algo que hace una década también le había ocurrido al argentino Rubén Omar Romano que jugó vistoso pero que se fue sin ganar el título.

Foto: Solo Santos
Foto: Solo Santos

El intento de empoderamiento en las entrañas del club, las disputas con futbolistas que ocasionaron el desgaste de las relaciones y su planteamiento infructuoso en partidos importantes pesaron más que su estilo vistoso y sus números sobresalientes.

Mientras Santos ya encontró reemplazo en un estratega de características similares como Caixinha, es probable que Almada reciba ofertas de parte de varios equipos que admiran el futbol ofensivo, que también valoran su trabajo con los jóvenes de fuerzas básicas y que podrían ver en él al arquitecto que encabece proyectos destacados como el que comandó durante dos años en La Laguna.

VAVEL Logo