Ricciardo arrancó con todo

El viernes en el trazado de Budapest tuvo dueño: Daniel Ricciardo, con su Red Bull RB13 dominó sendos entrenamientos para poner al coche de la casa austríaca como favorito de cara al Gran Premio de Hungría.

Ricciardo arrancó con todo
El RB13 de Ricciardo en acción | Foto: Fórmula 1

Daniel Ricciardo se quedó con la referencia en la práctica libre 1, tras marcar un tiempo de 1m 18s 486, para sacarle 234 milésimas a Kimi Raikkonen, quien fue su escolta. Lewis Hamilton fue tercero a menos de cuatro décimas del australiano.

Sebastian Vettel tuvo que lidiar con los problemas de subvirancia de su Ferrari SF-70H, que constantemente se volvía indócil. Pese a ello, el alemán fue sexto por detrás de Valtteri Bottas. En un excelente trabajo, ambos McLaren Honda fueron séptimo y octavo, con Fernando Alonso por delante de Stoffel Vandoorne.

Jolyon Palmer finalizó de forma prematura el entrenamiento libre, producto de un pichazo y daños en el alerón delantero. El británico intentó llegar a los boxes, pero tuvo que dejar el Renault RS17 a un costado de la pista.

En el equipo Force India, los dos pilotos mexicanos salieron a pista: Sergio Pérez terminó 12º, mientras que Alfonso Celis Jr (reemplazando a Esteban Ocon en la FP1) concluyó 17º. Antonio Giovinazzi, que se subió al Haas de Kevin Magnussen, perdió la parte trasera del VF-17 y terminó contra la barrera de contención, causando una bandera roja.

La segunda sesión de entrenamientos tuvo al mismo dominador. Daniel Ricciardo marcó un tiempo de 1m 18s 455, para situarse 183 milésimas delante de Sebastian Vettel. Valtteri Bottas, Kimi Raikkonen y Lewis Hamilton, completaron los cinco primeros del FP2.

Los dos coches de la escuadra de Woking no están mal en cuanto a ritmo y nuevamente se metieron en los diez primeros: Fernando Alonso fue octavo y Stoffel Vandoorne, 10º. Esteban Ocon se subió al Force India VJM10 y terminó 11º, por delante de Sergio Pérez.

La sesión estuvo marcada por dos accidentes fuertes. El primero fue el de Pascal Wehrlein. El hombre de Sauber perdió el control del C36 en la curva 11 y se fue contra los neumáticos en un golpe demasiado fuerte. Pese a ello, el alemán pudo salir por sus propios medios y fue llevado al centró médico para comprobar su estado. El otro que también se pegó fuerte fue Joylon Palmer. El británico chocó en la última curva y redondeó un viernes negro. Por ambos golpes, la dirección de carrera sacó la bandera roja.


Share on Facebook