Guía VAVEL NBA 2016/17: Golden State Warriors

Después de la mejor fase regular de la historia y dilapidar la chance de ser bicampeón frente a Cleveland, el equipo de Steve Kerr es el gran candidato. Conservó a sus grandes figuras y sumó a Kevin Durant, quien tuvo una controversial salida de Oklahoma City Thunder. Además del ir en busca del título, Stephen Curry buscará retener por tercera ocasión el premio de MVP.

Guía VAVEL NBA 2016/17: Golden State Warriors
Fotomontaje de Santiago Foa

Una palabra que podría definir la última temporada de Golden State es ‘inolvidable’. Después de ser campeón en la edición 2014/2015, el equipo de California fue el más visto durante la anterior campaña porque no solo intentó defender su corona, sino también porque tuvo un paso récord.

El gran factor fue Stephen Curry. El base registró 402 triples (el máximo valor para un jugador en la historia), promedió 30,2 puntos y 2,1 robos (la máxima de su carrera); básicamente hizo lo que quiso en un equipo que registró la mejor marca de una fase regular al ganar 73 juegos y caer en tan sólo 9 ocasiones (superó el 72-10 de los Bulls del 95/96 liderados por un tal Michael Jordan).

Sin embargo, luego de que Curry fue reelecto como MVP, y en esta ocasión unánime (el primero de esta manera), Golden State fue bajando su nivel. Tras vencer sin problemas a Houston Rockets en la ronda inicial (4-1), el armador se lesionó en el tercer juego ante Portland y luego volvió para sacar de la pelea a los Blazers con un nuevo 4-1.

Pero el jugador no se recuperó al 100% y la historia arrancó mal en la final de conferencia frente a Oklahoma. El trío de Durant, Westbrook e Ibaka emergió con todo para que el Thunder se ponga al frente 3-1, con la chance de liquidar la historia en casa en el sexto encuentro de la serie.

Allí Draymond Green sacó pecho para sacar de las penumbras a un equipo que entraba en el terreno del fracaso. La labor del ala-pívot tanto en los rebotes como defensivamente fue vital para que Oklahoma pierda su rumbo. Los tiradores terminaron elevando su nivel para acabar la historia 4-3.

Irónicamente la franquicia, que luego de su remontada fue nominada como gran candidata a ser campeona, tomó de su propia medicina frente a Cleveland en la definición. El equipo ganó los primeros dos con comodidad, perdió el primero en Ohio, pero se recuperó en la misma ‘Q’ para ponerse al frente 3-1.

Ahí Curry nuevamente sintió la lesión y también la presión de un creciente LeBron James. Acompañado por buenos niveles de Thompson, Love y, sobre todo, Kyrie Irving (estos dos últimos no habían estado en la final del 2015) el equipo del este tuvo su venganza para quedarse con el añillo.

Durant y mucha experiencia

La charla entre Curry y Durant luego que Golden State fue campeón del oeste. Foto: Fox Sports
La charla entre Curry y Durant luego que Golden State fue campeón del oeste. Foto: Fox Sports

Entre críticas por la falta de nivel para cerrar una historia que parecía sentenciada, la franquicia hizo varios cambios durante el verano estadounidense. Su principal idea fue fichar a Kevin Durant, quien se convirtió en villano por dejar Oklahoma para sumarse al equipo que lo marginó en los Playoffs. Para su llegada el equipo se tuvo que desprender de varios hombres claves en la rotación para generar el espacio salarial necesario. Por eso, también sumó a otros veteranos por montos menores para no perder el nivel de contendiente.

Kevin Durant

El alero de 28 años llegó tras tener que enfrentar los malos comentarios por dejar a su ex equipo después de nueve temporadas. Durantula promedió 28 puntos y 8 rebotes tanto en la fase regular como en los Playoffs, aunque la performance ante su nuevo elenco fue una de las principales razones por la cual Oklahoma no pudo estar en la definición. Para dejar atrás este mal momento, la mega estrella tuvo un gran consuelo: fue ‘el’ jugador del equipo de Estados Unidos que se quedó con el oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Su adición generará en Golden State una mayor rotación de tiros, aunque también le dará espacios al resto de los excelsos lanzadores.

Zaza Pachulia

La salida de Andrew Bogut generó en Golden State la necesidad de traer un pívot que pueda ser titular sin exceder el monto salarial, y que aporte en el costado defensivo. Como si hubiese sido un intercambio, Bogut recayó en Dallas mientras que el del estado de Georgia dejó la franquicia texana para sumarse a Golden State. A sus 32 años, y con 13 campañas de NBA en el lomo, el interno logró su temporada más productiva en la edición anterior: sumó 26 doble-dobles, y promedió 8,6 puntos y 9,4 rebotes. Además es de buen marcaje, lo que le dará balance a un quinteto claramente tirador.

JaVale McGee

Otro que dejó Golden State fue Festus Ezeli, quien partió a Portland. Por eso, más allá de contar con Anderson Varejao, el equipo sintió la necesidad de sumar otro interno de buena aptitud defensiva y rebotera. Con esta idea llegó McGee, un interno que en Dallas no pudo desplegar su nivel por las lesiones (apareció en 36 de los 82 encuentros).

La intención del de 28 años es dejar atrás esa imagen que lo tiene en constantemente en los bloopers del segmento Shaqtin-A-Fool, para demostrar que es un jugador potente, con gran capacidad para cambiar encuentros con su marcaje. Superó el corte del Training Camp y ahora va por todo.

David West

El ala-pívot de 36 años llegó desde San Antonio para rotar con Draymond Green. Sin Speights, quien se fue a Los Ángeles Clippers, el interno intentará aprovechar una de sus últimas chances para retirarse con un añillo de NBA. Después de una larga trayectoria en Nueva Orleans, además de cuatro años en Indiana, estuvo una temporada en la franquicia texana. Allí sumó 7,1 puntos y 4,6 rebotes en 18 minutos por partido.

Dejaron el plantel: Harrison Barnes (Dallas Mavericks), Andrew Bogut (Dallas Mavericks), Festus Ezeli (Portland Trail Blazers), Marresse Speights (Los Ángeles Clippers), Leandro Barbosa (Phoenix Suns) y Brandon Rush (Minnesota Timberwolves)

Summer League: McCaw, el recambio

El base intentará ganarle la pulseada a Livingston en el afán de rotar con Curry
El base intentará ganarle la pulseada a Livingston en el afán de rotar con Curry

La franquicia se presentó en Las Vegas junto a otros 23 equipos. Su andar por la primera fase no fue bueno: debutó con caída por 63-61 ante San Antonio, luego no pudo ante Los Lakers (78-65) y cerró con un triunfo por 85-77 sobre Philadelphia. De esta manera, afrontó la primera ronda de los playoffs en la que venció por 80-76 a Houston.

En la segunda ronda llegó la mejor noticia para el equipo. Si bien el mismo se despidió de sus chances de ser campeón tras un adverso 75-69 frente a Toronto Raptors, Patrick McCaw, base suplente del equipo en la actividad regular, dio una gran muestra de crecimiento. Sumó 28 puntos y organizó bien el ataque para dejarle en claro a Kerr que tiene una buena opción en el caso que Curry o Livingston se lesionen.

La actividad de la franquicia en Sin City (la ciudad del pecado) acabó con una caída 80-74 ante Dallas Mavericks para finalizar el certamen en la 16° posición.

El rookie: Damian Jones

El pívot puede llegar a ser clave tras las salidas de Bogut y Ezeli
El pívot puede llegar a ser clave tras las salidas de Bogut y Ezeli

Durante el Draft del 2016, Golden State tuvo sólo una elección (Damian Jones con el 30° puesto) ya que su restante ‘pick’ fue vendido en junio del 2013. Por aquel entonces, el equipo de California realizó un intercambio a tres bandas con Denver y Utah para lograr el desembarque de Andre Igoudala en la franquicia. Allí perdió a Andris Biedrins, Richard Jefferson y Brandon Rush -quien luego volvió-, además de la 60° selección.

El pívot de 21 años pasó tres años en la Universidad de Vanderbilt y fue electo como el mejor jugador de su posición en la conferencia SEC durante los últimas dos temporadas. El gigante de 2,13 mts se destaca por su capacidad física para imponerse en la pintura tanto a la hora de anotar (14 por partido) como rebotes (7).

Además en defensa posee una gran capacidad para efectuar bloqueos, ya que promedió 1,69 durante su carrera y además fue el segundo mejor de la historia de la universidad con 167 en 99 partidos (sólo superado por Festus Ezeli con 204).

Si bien todo parecía indicar que el jugador iba a ser electo por Orlando, una lesión en sus pectorales necesitó de una cirugía que le hizo perder terreno. Su aparición durante la temporada 2016/2017, tanto por sí mismo como por la rotación que tiene jugadores de veteranos, se ve muy complicada más allá que podría sumarle en defensa a un equipo muy agresivo ofensivamente hablando.

Media Day

Foto: NBA
Foto: NBA

Cuando llegó el día de enfrentar a los medios, todos apuntaron a Kevin Durant y Stephen Curry. El alero mencionó sobre el cambio que fue un momento “difícil, pero que hay que superarlo y aprovechar la chance para mejorar”. También expresó que es está listo “para ser agresivo dentro de la cancha y ayudar a mis compañeros lo mayor posible. Quiero dejar mi marca en esta franquicia”. “Este equipo mueve muy bien la pelota y la idea es mantener eso, circular y que tire el mejor posicionado”, añadió sobre la cantidad de lanzamientos que espera tomar durante los partidos.

Foto: NBA
Foto: NBA

Por el otro lado, el MVP hizo a un lado el objetivo de retener su cetro sino que mencionó que la meta es justamente recuperar el perdido ante Cleveland. “Tenemos la chance de lograr algo especial, tenemos que pelear para ser campeones”, soslayó el base. Y sobre su nuevo compañero dijo: “Durant es un gran jugador, pero va a haber oportunidades para todos, el estilo no va a cambiar”.

Foto: NBA
Foto: NBA

El plantel del Training Camp

Draymond Green es el alma de estos Warriors. Foto: Hondusports
Draymond Green es el alma de estos Warriors. Foto: Hondusports

Bases: Stephen Curry, Shaun Livingston, Patrick McCaw y Phil Pressey

Escoltas: Ian Clark, Cameron James y Klay Thompson

Alero: Kevin Durant, Andre Igoudala, Kevon Looney, James Michael McAdoo y Elliot Williams

Ala-Pívot: Draymond Green y David West

Pívots: Damian Jones, JaVale McGee, Zaza Pachulia y Anderson Varejao

Pretemporada: seis victorias y una derrota

Sábado 1/10: Toronto Raptors 97-93 Golden State Warriors (Patrick McCaw 11 puntos y cinco rebotes)

Martes 4/10: Golden State Warriors 120-75 Los Ángeles Clippers (Kevin Durant 21 puntos, siete rebotes y siete asistencias)

Jueves 6/10: Golden State Warriors 105-96 Sacramento Kings en San José (Kevin Durant 25 pts y cinco rebotes)

Viernes 14/10: Denver Nuggets 128-129 Golden State Warriors (OT) (Patrick McCaw 18 puntos y seis rebotes)

Sábado 15/10: Los Ángeles Lakers 107-112 Golden State Warriors en Las Vegas (Klay Thompson 24 puntos)

Miércoles 19/10: Golden State Warriors 123-112 Los Ángeles Lakers en San Diego (Stephen Curry 32 puntos y cinco asistencias)

Viernes 21/10: Golden State Warriors 107-96 Portland Trail Blazers (Stephen Curry 35 puntos)

El plantel para la temporada

Cuando Durant salga de la cancha, Iguodala, figura de las Finales del 2015, aparecerá desde el banco. Foto: Washington Post
Cuando Durant salga de la cancha, Iguodala, figura de las Finales del 2015, aparecerá desde el banco. Foto: Washington Post

Bases: Stephen Curry, Shaun Livingston y Patrick McCaw

Escoltas: Ian Clark y Klay Thompson

Aleros: Kevin Durant, Andre Iguodala, Kevon Looney y James Michael McAdoo

Ala-Pívots: Draymond Green y David West

Pívots: Damian Jones, JaVale McGee, Zaza Pachulia y Anderson Varejao

Un equipo de francotiradores

Los Splash Brothers forman el perímetro más temible de la liga. Foto: Wallpapers DSC
Los Splash Brothers forman el perímetro más temible de la liga. Foto: Wallpapers DSC

Si a cualquiera de los restantes 29 equipos le preguntasen cuál será el equipo más difícil de defender por su capacidad anotadora, todos (o casi todos) eligirían a Golden State.

El mero hecho del quinteto, formado por Stephen Curry, Klay Thompson, Kevin Durant, Draymond Green y Zaza Pachulia, habla de un equipo de cuatro jugadores capaces de anotar desde cualquier lado de la cancha, mientras que los últimos tres pueden ser extraordinariamente efectivos en la zona pintada.

Por esto el equipo de Steve Kerr tendrá dos puntos sobre los que trabajar para conseguir sus objetivos: la rotación de pelota y el ingreso de los suplentes. En cuanto al primero, Stephen Curry tendrá la labor de ser el encargado de ordenar la ofensiva después de ser el jugador que más tiros tomó en la temporada pasada. Si bien Steph se mostró contento con su nuevo rol, el ego será algo que todo el quinteto tendrá que dejar de lado para tomar una equitativa cantidad de tiros. Si esto se logra, más del 70% de la meta se verá cumplida.

Por el lado de la rotación, todo parece indicar que Shawn Livingston y Andre Igoudala serán los principales hombres a aparecer en cancha desde el banco, mientras que David West y JaVale McGee ocuparán un eslabón más bajo. A diferencia de la edición pasada, Golden State no cuenta en sus cambios una destacada artillería externa aunque sí una mejora en el poderío interno y la capacidad defensiva. Por esto, la juventud (Kevin Looney y James McAdoo entre otros) tendrá que dar un salto de calidad para no perder el fuego desde lejos y permitir que los titulares tengan un descanso clave.

La meta de Golden State es muy clara. Al igual que en las últimas dos temporadas, aparece como el gran contendiente al título y más ahora que tiene un equipo plagado de estrellas. Cualquier resultado que no sea ver al equipo levantando el trofeo en junio significará un fracaso. La idea de juego está y el acompañamiento del Oracle Arena también. Sólo el tiempo dirá si el objetivo se cumple o no.

El calendario

La figura: Stephen Curry

El base fue electo MVP de la 2015-2016 de manera unánime. Foto: NBA
El base fue electo MVP de la 2015-2016 de manera unánime. Foto: NBA

Después de un olvidable paso por las finales del 2016, el dos veces MVP buscará retener su cetro en una temporada que buscará el cambio de mando. “Si llega el tercero será algo lindo. Pero mi idea siempre es mejorar para darle una mano al equipo. El año pasado se nos escapó el campeonato y, si bien tenemos que ver cómo se da todo, tenemos un equipo para hacer algo muy especial”, afirmó durante el media day. Después de ser el máximo triplero de la historia en una fase regular con 406 conversiones, el base mencionó que todavía tiene espacio para el crecimiento y que su foco de preparación pasó por el físico.