Otra vez ganaron los violentos

A los 22 minutos del primer tiempo se suspendió el partido entre Colón de Santa Fe y Vélez Sarsfield, luego de que la parcialidad local arrojó tres bombas de estruendo al campo de juego.

Otra vez ganaron los violentos
La segunda bomba arrojada cayó muy cerca del arquero César Rigamonti | Foto: Olé / José Almeida

En una nueva fecha de la Superliga, Vélez Sarsfield enfrentaba a Colón en el Brigadier General Estanislao López pero el partido debió ser suspendido a los 22 minutos de la primera parte por los incidentes causados por la hinchada del Sabalero. Estos arrojaron tres bombas de estruendo al campo de juego y debido a esto, el árbitro Andrés Merlos decidió detener el partido en Santa Fe.

En el estadio del barrio Centenario, el Fortín y el Sabalero se disputaban tres puntos importantísimos para los objetivos que persiguen ambas instituciones. Sin embargo, los violentos impidieron que se desarrolle el partido desde el comienzo del mismo, cuando a los pocos minutos cayó una bomba de estruendo desde la tribuna local.

El encuentro continuó con su curso, pero a los 12’,  un nuevo proyectil fue arrojado al campo de juego y a pocos metros de donde se encontraba César Rigamonti. Ante esto, el árbitro Andrés Merlos advirtió que ante un nuevo hecho se suspendería, algo que no tardó en producirse.

Tras la suspensión del partido, Merlos explicó los motivos de su decisión y argumentó: "Habíamos hecho una advertencia por los altoparlantes y las bombas siguieron cayendo. No se pudo hacer más nada. Agotamos todas las instancias y como no había garantías de los responsables del operativo, no nos quedó otro camino que suspender el cotejo. Esto da mucha bronca porque hay un sacrificio grande de jugadores, técnicos, dirigentes y los árbitros. No sabemos qué puede ocurrir, elevé el informe al Tribunal de Disciplina y ahora la decisión está allí".

Con la suspensión tomada, ahora resta saber que medidas tomará la Asociación del Fútbol Argentino con respecto a este episodio y cuando se reprogramará el encuentro entre el Fortín y el Sabalero, seguramente con la decisión de disputarse a puertas cerradas y alguna sanción para el club santafesino.