Análisis Vélez Sarsfield 2018/19: Heinze y Cubero creen en el Fortín

Para el comienzo de esta nueva Superliga, el D.T. y el capitán de Vélez quieren demostrar que son capaces de superar cualquier obstáculo.

Análisis Vélez Sarsfield 2018/19: Heinze y Cubero creen en el Fortín
El simbolo de Velez, Fabian Cubero, promete dar pelea hasta el final. Foto: Libre Expresion

El Director Técnico

Desde que llego a Vélez Sarsfield para dirigirlo, Gabriel Heinze demostró ser un técnico con vocación de trabajo e intenta transmitir a sus jugadores el mensaje simple y claro de jugar un fútbol ofensivo, de circulación de pelota y sacrificio hasta el minuto 90. Los resultados logrados en su primer torneo al frente del equipo lo avalan ya que en la pasada Superliga, Vélez quedo cerca de acceder a la Copa Sudamericana.

El entrerriano, de carácter fuerte, está seguro que la fórmula para conseguir los objetivos planteados pasan por convencer al jugador de su idea de juego y que la herramienta principal es atender todos los detalles necesarios para optimizar el rendimiento y potenciar la capacidad de cada uno de sus jugadores. Como referencia solo hay que observar que el equipo de Liniers es el tercer club que Heinze dirige y que los resultados obtenidos en sus clubes anteriores (Godoy Cruz y Argentinos Juniors), más lo realizado hasta ahora, son motivos suficientes para ilusionar al hincha velezano de ser la sorpresa del campeonato.

El Capitán 

Sin duda alguna que a la hora de buscar un jugador emblema actual en Vélez Sarsfield, todas las miradas apuntan a Fabian Cubero. El marplatense comenzó su carrera profesional luciendo la V azulada por primera vez en el año 1996 y desde ese momento, de no ser por su paso breve por Tigres de Mexico (2007-2008), solo vistió la camiseta del club de Liniers.

Pilar en la zona defensiva, de gran experiencia y líder por naturaleza, es el encargado de llevar la cinta de capitán. En total lleva jugados 625 partidos oficiales y es el jugador que más veces vistió la camiseta del club en la historia. Cubero dio siete vueltas olímpicas en tres décadas distintas en el club, y a los 39 años empieza a preparar su despedida, no sin antes lograr algún objetivo más con Vélez, según declaró cuando renovó su vínculo por un año más.