Impotencia

Temperley cayó por 3 a 0 ante un Estudiantes con ideas claras que aprovechó las ocasiones que tuvo. Esta derrota complica a los del sur.

Impotencia
La gente ante Estudiantes. Foto: Prensa Temperley

Temperley visitaba el Único de La Plata en busca de arrebatarle el invicto a un equipo que venía de ganar todos sus encuentros, sumado a la nula cantidad de goles recibidos, y de crecer en el juego, principal inconveniente del plantel, para alejarse del descenso.

Errar y recibir

Durante la primera parte, Estudiantes se dedicó a cortar el circuito de juego que proponía Mayor mediante el tándem Arregui-Sanchez en el mediocampo y un Lucas Mancinelli incisivo por la banda derecha.

Poco pasaba en el partido, pero era Temperley quién buscaba hacerse dueño del encuentro con algunas llegadas de poco peligro para el arco de Mariano Andújar. Pero en el mejor momento para los de Turdera, un falla de Aguirre posibilitó a los locales tener un córner para abrir el marcador mediante Schunke.

El resultado en contra imperó negativamente en el visitante que salió desesperado a conseguir el empate, cometiendo errores en defensa que hubiesen posibilitado aumentar el marcador, si no fuese por la falta de puntería del equipo Pincha.

Los cambios que introdujo Mayor para este encuentro no resultaron como se lo esperaba. Alexis Zárate acaso tuvo un nivel aceptable y pudo contener a los volantes del León; Matías Sanchez cerró un balance malo que fue de mayor a menor; y Gastón Aguirre no tuvo una mala tarde pero el error en el primer gol lo dejó marcado.

Para la segunda parte, el encuentro no varió demasiado en cuanto a las disposiciones que cada equipo realizaba dentro del campo. El Gasolero seguía intentando con triangulaciones pero los de Vivas estaban firmes en defensa, con un Ascacibar impoluto, y no corrían peligro ante los débiles ataques visitantes.

El primer cuarto de hora del complemento notaba a un Temperley más asentado y con posibilidades de encontrar el empate pero un gravisimo error de Matías Ibañez, saliendo a cortar un centro y quedándose a mitad de camino, le permitió a Auzqui anotar el segundo gol.

La desventaja percutió en los once Celestes, entonces el técnico decidió realizar algunos cambios en busca de un milagroso empate. Esto nunca llegó, el desconcierto y el desorden se hizo general, terminando de ver un equipo completamente desdibujado.

Estudiantes, por su parte, aprovechó los espacios que dejaba el contrario en defensa y pudo conseguir el tercer gol gracias a una buena jugada colectiva rematada por Augusto Solari (el rebote en Bogino descolocó al arquero Ibañez) decretando el 3 a 0 final.

Ahora los de Carlos Mayor deberán analizar los errores cometidos y lograr aprovechar las ocasiones para convertir, gran déficit en este equipo, para empezar a desprenderse de la zona baja, gran preocupación para el hincha Celeste.

Siempre están

La posibilidad que los equipos lleven hinchas visitantes es cada vez más posible y durante esta fecha uno de los equipos beneficiados fue Temperley, quién desde 1987 no tenía esa posibilidad. En dicho año el encuentro correspondió a una fecha del Metropolitano que tuvo al conjunto del sur visitando tierras cordobesas para enfrentar a Talleres.