Anuario ATP: Key Nishikori, el regreso del Samurái
El gran regreso de Kei. Imagen: Zimbio

Anuario ATP: Key Nishikori, el regreso del Samurái

El año del tenis ya ha acabado y en VAVEL te traemos el repaso de la temporada de los mejores jugadores del circuito, en esta recorrida te entregamos el regreso del samurái, Kei Nishikori, quien desde el puesto 47, regresó al Top Ten en una escalada memorable que tuvo comienzo en Montecarlo y terminó en el Masters de Londres.

rodrigodesmedt
Rodrigo Desmedt

Tras seis meses en fuera de juego por lesión, el tenista asiático no se veía con la confianza necesaria para partir desde la misma línea de salida que el resto en la presente temporada, así que decidió irse a jugar Challengers.

En el primero cayó en primera ronda y en el segundo (Dallas) salió campeón. ¡Nishikori ganando una final! Sí, pero no a nivel ATP. Pudo desquitarse en Montecarlo en una semana de confirmación y esperanza, pero el Rey Nadal dijo que mejor levantar su undécimo entorchado. Luego en Tokio su casa, fue Daniil Medvedev el hombre designado para boicotear su fiesta en la capital de Japón. Una semana perfecta que se vio truncada en un último partido plagado de errores y nervios. Luego viajó al indoor de Viena donde también en una semana casi perfecta, perdió ante Anderson una nueva posibilidad. Nueve finales ATP perdidas de manera consecutiva, increíble.

Un comienzo de año inseguro

Tras haber terminado su temporada 2017, en agosto por una lesión en la muñeca, Kei intentó buscar en el 2018 recuperar su mejor nivel. El japonés comenzaba la temporada fuera del Top20 y se veía obligado a defender una final de ATP 250 y una cuarta ronda de Grand Slam (unos 300 puntos) en el primer mes del año. Sin duda el objetivo de Nishikori en 2018 era volver a estar dentro de los mejores del mundo y desde las “Divisiones Inferiores” del tenis el Samurái lo logró.

Kei, en Oceanía debía defender en el ATP 250 de Brisbane el haber llegado a la final donde había perdido contra Dimitrov y luego cuartos de final donde había jugado un partido memorable contra Roger Federer, luego campeón del torneo. Pero la muñeca del japonés no podía entra a pista, Nishikori quien defiende como un animal desde el fondo de la cancha, debiendo sus muñecas traer pelotas que vienen a una tremenda velocidad.

Por ello su arma estaba descargada y como buen oriental, hizo bien los deberes, por ello al anunciar que no jugaría en Australia el japonés manifestó: "El Abierto de Australia es mi torneo favorito (...) y duele que vaya a perdérmelo este año", publicó el nipón en su aplicación personal para móviles inteligentes, Keisapp. Nishikori sostuvo que su rehabilitación iba por buen camino pero que todavía no estaba para disputar un torneo de tal exigencia y a cinco sets.

El buscar buenas sensaciones lo llevó a jugar torneos Challenger, algo que a muchos jugadores estrellas no lo harían, en el primero solamente pudo mostrar su magia desde el fondo de cancha pero no le alcanzó para superar la primera ronda. Tras viajar a Dallas, ya con más entrenamiento y sin dolores se enfrentó nuevamente con Denis Novikov quien lo había vencido hacía una semana, y esta vez ya no se dejó sorprender. El japonés superó no solo la primera ronda sino que además se llevó el torneo, venciendo en la final al norteamericano Mackenzie Mcdonald por 6-1 y 6-4.

Nishikori regresa al tour ATP haciendo final en Nueva York

Era cuestión de ajustar la muñeca, Kei quien había caído al puesto 27 del ranking mundial, empezaba de a poco su escalada. El nipón volvió a disputar un torneo perteneciente al circuito ATP, luego de seis meses, y marcó su retorno con una victoria. Doblegó al jugador local Noah Rubin, por 7-5 y 6-3, para acceder a la siguiente instancia. Con la mano dúctil, Kei se hizo cargo del ruso Donskoy, luego en un duro partido venció al siempre temible el moldavo Radu Albot un jugador que plantea los partidos a todo o nada y que le fue difícil derrotarlo tras tres sets.

Tras la batalla con Albot, Kei tuvo que enfrentarse con uno de los jugadores más regulares de la temporada, el sudafricano Kevin Anderson, donde después de remontar un 6-1 en el primer set, se quedó con el segundo y perdió en la muerte súbita del tercero. El maleficio no se rompía, Nishikori seguía sin ganar un título ATP y en esta temporada con todo lo que logró fue la deuda pendiente.

New York y su primera final perdida. Imagen: @ATPWorld
New York y su primera final perdida. Imagen: @ATPWorld

El jugador nipón tras perder contra Anderson, viajo a México, mas precisamente a la playa de Acapulco, y en la previa del torneo su entrenador Dante Bottini, manifestó: "Lo más importante es que Kei está en Acapulco sin dolores. Así que todo está muy bien. La semana pasada participó en Nueva York y por suerte terminó bien. Vamos a ver cómo le va en este torneo, pero está trabajando de manera muy dura para volver al nivel que mostró hace algunas temporadas".

En Acapulco no la tuvo fácil, ya que terminó perdiendo en la primera ronda en tres set contra Shapovalov. En un partido que el japonés tomó la delantera en un ajustadísimo parcial decidido en favor suya en la muerte súbita. El norteamericano reaccionó para anotarse la segunda manga y forzar un tercer parcial en el que pudo aprovecharse de la falta de ritmo de partidos del asiático, quien acusó un partido alargado y con momentos de presión Shapovalov terminó venciendo (6-7 6-3 6-1).

Luego de caer en Acapulco, el ritmo de partidos que traía le dio un pequeño susto, y en el entrenamiento previo al torneo, se dio cuenta que no estaba en su mejor nivel y Kei Nishikori se bajó del torneo de Indian Wells horas antes del debut que tenía programado ante Leo Mayer. El de Shimane, quien defendía cuartos de final, con este retiro, provocó su salida del top30 cuando finalizó el torneo.

El salir de los top 20 ya era un problema, el viajar al mundo del top 30 ya fue al principio una tortura, ya que en Miami fue su último bye en primera ronda y luego se enfrentó al atlético John Millman a quien venció en extenso partido y luego en tercera ronda recibió una paliza de quien sería campeón del torneo, el argentino Juan Martín Del Potro.

Arcilla divina, tierra roja

En el Principado de Mónaco, donde podes ser rey en una semana, Kei jugó un torneo magnífico, su periplo comenzó con un desmejorado Thomas Berdych, a quien venció entre set luego de perder el primero. Tras el partido el japonés manifestó: “He estado jugando, lo suficiente después de regresar de una lesión. Es el primer torneo en tierra batida, especialmente hoy es el primero, así que fue bastante difícil entrar en ritmo. Tomas estaba jugando bien luchando hasta el segundo set donde encontré ritmo y pude sacar adelante el partido”.

Tras el triunfo, tomó confianza, y empezó a vencer rivales de alta talla más en arcilla, primero se deshizo de la nueva figura del tenis ruso, Daniil Medvedev. Luego se venció al italiano Andreas Seppi un todo terreno, en cuartos batalló lucho y venció al número 3 del mundo en ese momento, el croata Marin Cilic.

Montecarlo el gran despegue. Imagen: Zimbio
Montecarlo el gran despegue. Imagen: Zimbio

En semifinales llegaba Alexander Zverev, la nueva joya del tenis, quien ya había llegado al top ten para quedarse y que una de las virtudes del alemán es que cuando está embalado, es muy difícil de derrotar. En cuartos se había cargado al tres del momento y en semis el “Samurai” se iba a cargar al cuatro del mundo.

El día y el escenario eran espectaculares para mostrar definitivamente que estaba nuevamente listo para grandes cosas. En la final esperaba un Rafael Nadal que había arrollado con todo lo que tuvo enfrente, y aunque cedió el primer set, nunca se rindió y desde el segundo set, Kei Nishikori jugó un match tan estratégico como ambicioso que logró revertir ganar los sets siguiente y acceder a la final.

Nishikori estaba de vuelta. Luego de largos meses de inactividad y un regreso con un andar irregular, el asiático había logrado demostrar a lo largo del torneo que estaba nuevamente para cosas serias. En la final lo esperaba nada más y nada menos que Rafael Nadal, por ello acá el karma de las finales perdidas, no entraba en juego, enfrente en el principado tenía al Rey de la arcilla y el resultado fue contundente.

La final fue paliza, una misión imposible que debió encarar, pero el Mundo del tenis hablaba ya de su regreso. Tras la misma el nipón con cabeza alta, manifestó ante los medios: “Hay que felicitar a Rafa por volver a ganar este increíble torneo. Hoy ha jugado muy bien, ha jugado muy bien a lo largo de toda la semana y su dominio ha sido absoluto. Agradezco también el trato a toda la organización, para mí ha sido una gran semana después de una lesión que me tuvo parado mucho tiempo en 2017, llevaba muchos meses sin jugar y aquí he podido volver a disfrutar de una final de Masters 1000. Ojalá que en el futuro pueda volver a enfrentarme a Rafa aquí y ofrece un mejor partido”.

Y sobre su lesión aquella que lo mantenía preocupado también habló: “Mi muñeca no está todavía al 100% preparada para competir sobre tierra batida, pero de momento lo estoy manejando lo suficientemente bien, me hago pruebas todas las semanas. Noto unas sensaciones de mucha pesadez al comienzo de los partidos, también un poquito de dolor. Lo malo es que ese dolor se acaba extendiendo por todo el brazo”, subrayó un Kei que había empezado la gira de arcilla con un rendimiento notable.

En España no tuvo un buen rendimiento

Luego de su memorable actuación en Montecarlo, ni en Barcelona, ni en la Caja Mágica el japonés pudo volver a repetir. En Barcelona cansado, cedió ante el español Guillermo García López, quien le ganó el primer set, para que luego Kei decida retirarse por dolores en la muñeca.

Tras el retiro en Barcelona, el viaje continuó en Madrid, donde se enfrentó en primera ronda a quien sería el mejor jugador de la temporada, el serbio Novak Djokovic, quien en el juego físico desde el fondo fue muy superior venciéndolo en dos sets.

El hecho de no ser cabeza de serie perjudicó al japonés, que tuvo la mala fortuna de cruzarse con Djokovic en primera ronda. "Me esperaba un cuadro muy complicado porque este año no era cabeza de serie. Además sabía que Novak no estaba jugando bien en las últimas semanas. Pero en el momento que su mentalidad vuelva a ser la que era, su nivel de top-10 volverá. Ha jugado mejor tras el primer set, y yo he perdido algunos puntos importantes. Sé que puedo jugar un poco mejor, pero pienso que hoy jugado a un buen nivel", comentaba Nishikori al finalizar el partido.

Todos los caminos conducen a Roma

Tras haber pasado sin pena y ni gloria por España, el japonés ajustó la muñeca. La arcilla para las lesiones de miembros superiores es muy complicada, ya que los jugadores al poder resbalar, muchas veces juegan al límite forzando su brazo para al máximo.

Kei tras la tremenda faena de Montecarlo debió reacomodarse, fue así que en Roma el nipón logró otra gran actuación. Nuevamente dentro de los treinta del mundo, en primera ronda se deshizo de Feliciano López, luego se encargó de Dimitrov quien ya empezaba a tener un año para el olvido y en la tercera ronda al alemán Philipp Kohlschreiber con un 6-1 y 6-2 que asustaba.

Pero en cuartos se volvió a encontrar con Nole, quien ya estaba en modo top ten, y en esta oportunidad aunque Nishikori le arrebató un set, no pudo controlar en el tercero la intensidad que le puso el serbio al partido.

París, otra buena actuación

Para un jugador que venía de lesiones, llegar alto en los torneos más importantes, fue una caricia para su tenis. Y París no fue la excepción de la regla, Kei se encargó de vencer fácilmente en primera ronda a Máxime Janvier, luego la tuvo que batallar en cinco set ante otro jugador galo Benoit Paire, para luego atravesar la tercera ronda sin problemas ante Giles Simón.

Tremenda actuación en Roland Garros. Imagen: @Getty
Tremenda actuación en Roland Garros. Imagen: @Getty

Pero en la cuarta ronda lo esperaba Dominic Thiem, el heredero al trono de la arcilla y Kei tras sufrir dos palizas descomunales en los dos primeros set, logró salir a flote se quedó con el tercero pero la nafta le alcanzó hasta ahí y terminó cayendo en el cuarto por 6-4.

Buen torneo, gran gira por la arcilla, que le permitió ponerse a las puertas del top 20 y comenzar a escalar en el ranking.

La hierba de Wimbledon lo enfrenta de nuevo con Djokovic

El césped para un jugador que hace de sus piernas un apostolado, se torna difícil y por ello Kei intentó buscar control primero en Halle, donde se topó en segunda ronda ante Karen Khachanov quien lo venció en dos sets por un doble 6-2.

La Catedral era su próxima parada y en declaraciones previas Kei indicaba de cómo se sentía para este nuevo reto: "Tuve lesiones en hierba últimamente, pero llevo tiempo probado muchas opciones y me encuentro bien. La bola en hierba va muy rápido, bota más que en tierra batida. Creo que soy más fuerte que en otras ocasiones y espero que por fin me vaya bien este año”.

Control mental oriental, se notaba que ya no iba a mostrar más sus debilidades. En primera ronda venció a su amigo el estadounidense Cristhian Harrison en duros cuatro sets. El norteamericano quien entrena frecuentemente con Kei, sabia como debía jugarle y en muchos pasajes del partido lo complicó.

Luego de pasar a su amigo, venció en serie a los dos australianos más conflictivos del circuito, primero en cuatro set le ganó a Bernard Tomic y luego en tres a un desconocido Nick Kyrgios. Luego en cuarta ronda debió batallar con la violencia de Ernest Gulbis, donde su muñeca resistió y mucho a los misiles que tiraba el lituano y lo venció en cuatro sets, dando muestras que ya estaba afinado con su físico.

Wimbledon una imagen de fortaleza. Imagen: @Wimbledon
Wimbledon una imagen de fortaleza. Imagen: @Wimbledon

Pero en cuartos, nuevamente estaba el, Novak Djokovic y aunque Kei se quedó con el primer parcial, luego Nole, sacó todo su arte y le gano con facilidad los otros tres set, terminando con el viaje del nipón en Londres.

Estados Unidos también lo lleva a Novak

Kei llegó a Norteamérica con la meta de hacer un buen USOpen, la previa fueron partidos donde buscaba sensaciones nuevamente en el cemento. Pero en Washington no tuvo solo una participación decorosa, ya que llegó a cuartos donde perdió en tres set contra Alexander Zverev. De la capital de los Estados Unidos, viajó a Canadá, mas precisamente en Toronto, en donde el “fantasma” Robín Haase lo complicó en primera ronda, despachándolo rápidamente.

El paso previo a New York fue Cincinnati, con un buen comienzo venciendo en dos set al Next Gen Rublev, luego tuvo una vieja batalla contra Stan Wawrinka con quien perdió en tres set, en partidazo memorable.

Ya afianzado sobre el cemento y metido en el top 20, llegó al duro calor de New York, y el gastar menos energías era fundamental para la supervivencia, por ello un sencillo triunfo ante el alemán Marterer y el retiro en segunda ronda de Monfils, le aliviaron el camino.

Pero a partir de la tercera ronda comenzaron las batallas, primero fue el Peque Schwartzman a quien doblegó contundentemente recién en el cuarto set, luego venció en un partido complicado aunque el marcador no lo indique así al alemán Kohlschreiber y después en una batalla épica y caliente venció nuevamente a Marin Cilic.

En un partido en el que Nishikori aguantó bien el aluvión de golpes ganadores de Cilic (57, 19 de saque directo) y jugó con inteligencia, defendiendo y generando errores no forzados en su rival (70). Nunca perdió la fe cuando cedió el primer parcial con claridad y se puso a trabajar para remontar hasta llegar a una victoria que le colocaba por tercera vez en la semifinal del US Open.

En semis la historia se repitió, se volvió a enfrentar a Nole, pero esta vez no pudo hacer nada, el serbio ya estaba en modo Rey del Año y lo aniquiló en sets corridos.

El USOpen un viaje que se cortó en Nole. Imegn: @USOpen
El USOpen un viaje que se cortó en Nole. Imegn: @USOpen

Gracias a su actuación en el USOpen el japonés llego a las puertas del Top ten, ascendiendo 7 lugares, luego de haber tocado el puesto 50, de a poco fue abriéndose paso y con gran actitud llegó al puesto doce del ranking ATP y desde ese momento ya no descendió más en el escalafón mundial.

Kei se sigue llenado de Bandejas

En casa con todo su público expectante por volver a ver al ídolo japonés, Kei no decepcionó tuvo un torneo fantástico en el ATP 500 de Tokio, donde se cargó a su compatriota Sugita en primera ronda, venció a Paire que venía en remontada.

Luego de vencer al francés, se encargó fácilmente del mejor de la nueva generación el griego Stefanos Tsitsipas, dando muestras de la gran motivación que tenia de jugar en su país, para luego con ese impulso llevarse por delante al francés Richard Gasquet.

Pero, no pudo romper el maleficio, ya que el ruso Daniil Medvedev, que había salido de la fase previa, se hizo con el tercer título al vencer al japonés por 6-2 y 6-4, y dejarlo nuevamente con una bandeja en la mano.

Lleno de bandejas. Imagen: @ATP
Lleno de bandejas. Imagen: @ATP

No es muy normal ver a un jugador de la talla de Kei Nishikori sufrir tal maldición en las finales. Hasta ocho de manera consecutiva en el máximo nivel se le han escapado al japonés desde que ganara, en Memphis 2016, su último trofeo ATP. Un bagaje que actualmente es el más amplio del vestuario masculino, superando las seis que acumulan el canadiense Milos Raonic o el chipriota Marcos Baghdatis. El tenis es 80% cabeza, los golpes están, lo importante es como uno se siente dentro de la cancha y Kei, había hecho el mejor torneo del año y en la final no pudo hacer nada ante el joven ruso.

Luego de su paso por Japón, recaló en China, donde llegó hasta cuartos donde lo esperaba su Majestad y Roger quien lo venció sólidamente, haciéndose fuerte en el primer set y trabajando en el segundo.

Luego de la gira por oriente y previo al torneo de Viena, el japonés declaró: "Me estoy encontrando con mucha confianza en los últimos meses. Me quedan dos torneos por delante, Viena y París, espero poder hacerlo bien. Uno nunca sabe lo que puede ocurrir ya que hay muchos otros que tienen opciones de clasificarse pero me encuentro muy cerca del Top 8".

Viena y una nueva Bandeja

Inexplicable e inentendible, Kei tras un comienzo difícil contra francés Tiafoe donde tuvo que trabajar bastante para vencer al estadounidense en tres set, luego llegó a la final de manera notable.

En segunda ronda, venció por un doble 6-2 al ruso Karen Khachanov, en cuartos a Dominic Thiem por 6-3 y 6-1 y en semifinales se hizo cargo del kazajo Mikhail Kukushkin a quien venció por 6-4 y 6-3.

Pero nuevamente fallo en la concreción, aunque el rival fue el durísimo Kevin Anderson, Kei volvió a quedarse con la bandeja. Miró nuevamente de reojo al campeón, ya que el jugador de Johannesburgo lo venció en set corridos por 6-3 y 7-6 (3).

Con este triunfo, Anderson se aseguraba primera vez viajar al Torneo de Maestros de Londres y Nishikori debía conseguir otro buen resultado en el Masters 1000 de París, para quedarse con una plaza.  

Obtiene su pasaje a Londres en París

Luego de absorber una nueva final perdida, viajo al último master 1000 en Paris y fue allí donde logró cerrar el año con el viaje a Londres. Kei tuvo un buen arranque venciendo al local, Adrián Mannarino es sets corridos. Tras vencer al jugador francés nuevamente se enfrentaba a Kevin Anderson reciente verdugo de la final de Viena, y fue ahí donde no solo pudo vengarse, sino que además lograr el pasaporte a Londres.

Desde París a Londres. Imagen: Zimbio
Desde París a Londres. Imagen: Zimbio

Ya con el Master asegurado, se enfrentó a Roger Federer en cuartos de final y el suizo tuvo una soberbia actuación venciéndolo en sets corridos por un doble 6-4.

El Master tuvo sensaciones distintas

Con el objetivo cumplido Kei, llegó a Londres con todas las sensaciones de realizar un buen torneo, integró el grupo junto a Roger Federer, Kevin Anderson y Dominic Thiem. En la primera parada metió un batacazo, al vencer a Su Majestad en set corridos por 7-6 y 6-3, pero la debacle vino contra Anderson, ya que el sudafricano le propinó una de las peores palizas de la historia de todos los Masters al vencerlo por 6-0 y 6-1.

Luego de esa paliza, debía enfrentar a Thiem, esperando que Anderson le gane a Roger y el vencer a Thiem por amplio margen, pero todo salió diferente, Federer le ganó a Kevin y Thiem venció fácilmente a Nishikori terminando así el año tenístico del japonés.

Kei volvió al lugar donde debía estar, junto a Novak Djokovic, los australianos Jason Kubler y John Millman, fue nominado para regreso del año. Un regreso fabuloso, que permitió que se haga cargo de casi todos los mejores jugadores del circuito y que lo llevó hasta el puesto número 9 del Ranking Mundial.

Resumen rápido:

Record G-P de la temporada: 43-21.

Premio en dinero: US$ 4.044.388.

Grand Slams: Australia: No participó.

                         Roland Garros: Cuarta Ronda

                          Wimbledon: Cuartos de final.

                          Us Open: Semifinales.

VAVEL Logo