Gallos al rojo vivo
Aljamain Sterling será el primer retador del futuro campeón de las 135 libras (Foto: Jeff Bottari - Zuffa LLC)

Este sábado por la noche se llevó a cabo el UFC 250, evento que se desarrolló en el UFC Apex de la ciudad de Las Vegas y en el que la brasileña Amanda Nunes defendió por primera vez el título de peso pluma femenino, luego de derrotar sin inconvenientes a la canadiense Felicia Spencer en una amplia decisión unánime.

Más allá de la victoria de la doble campeona, la cartelera estuvo marcada por una fuerte presencia de los peleadores de la categoría gallo, que dejaron finalizaciones espectaculares y demarcaron lo que será el futuro de la divisional en el corto plazo.

En primer lugar y en la pelea co-estelar, el estadounidense Cody Garbrandt volvió al camino del triunfo, luego de propinarle un tremendo nocaut en el primer round al brasileño Raphael Assuncao. Luego de un primer asalto parejo, donde ambos peleadores se mantuvieron en la distancia y hubo poco volumen de golpes, Garbrandt tomó la iniciativa en el segundo, a base de buenas combinaciones y patadas a las piernas y en el último segundo de la vuelta, conectó una potente derecha que noqueó instantáneamente a Assuncao. No Love volvió a ganar un combate después de tres años y medio, cuando en diciembre de 2016, venció por decisión unánime a Dominick Cruz en el UFC 207, para obtener el cinturón de las 135 libras.

Por otra parte, en la contienda de mayor relevancia por la ubicación de los peleadores en el ranking (de discutida utilización), el estadounidense de descendencia jamaiquina, Aljamain Sterling tuvo una excelente labor y sometió con un mata león a Cory Sandhagen en el primer asalto. Sterling tomó las riendas de la pelea desde el primer segundo, llevó rápidamente a Sandhagen al piso y en el tercer intento de finalización, logró un perfecto mata león, que obligó a su rival a tapear rápidamente. Un triunfo de vital importancia para Funkmaster, ya que según palabras del presidente de UFC, Dana White, el ganador de este enfrentamiento se enfrentará al vencedor del combate por el título vacante de la divisional (que resignó Henry Cejudo debido a su retiro de la actividad), que disputarán en el corto plazo, el ruso Petr Yan y el brasileño José Aldo.

En otra pelea de las 135 libras, pero con una mirada en el futuro de la categoría, el prometedor Sean O'Malley venció con un gran nocaut, al experimentado Eddie Wineland, ex-campeón gallo de WEC, en el round inicial. A pesar de la corta duración de la contienda, el trámite fue frenético, con varios intercambios de golpes, hasta que O'Malley conectó una gran derecha a la mandíbula de Wineland, que decretó el final de la acción. Este fue el triunfo más importante hasta el momento en la carrera de Sugar, quien avisó que ya piensa en peleas más importantes: ''Una pelea estelar suena bien. Suena como algo que probablemente debería hacerse. Ya veremos. Espero sentarme con Sean Shelby (matchmaker de UFC) para ver que es lo que sigue, pero espero que sea un evento estelar, porque me gusta esa idea”. afirmó O'Malley en la conferencia de prensa post-combate.

Cabe destacar que los tres peleadores (junto a Alex Pérez) obtuvieron las bonificaciones por "Performance de la Noche", con lo que se llevaron 50 mil dólares extra de premio. 

En resumidas cuentas y luego del evento, Cody Garbrandt está preparado para volver a la élite de la divisional; Aljamain Sterling esperará una futura pelea por el título con el vencedor de Yan-Aldo y Sean O'Malley esperará una contienda de mayor relevancia para empezar a asomarse al top-ten del ranking. En definitiva, las 135 libras están al rojo vivo, lleno de grandes peleadores y combates prometedores

VAVEL Logo