Chito Vera y un enorme triunfo ante ''la gran promesa''
Chito Vera consiguió un enorme triunfo en la co-estelar del UFC 252 (Foto: Jeff Bottari - Zuffa LLC)

Mucho se habló sobre la pelea co-estelar del UFC 252, que iban a protagonizar el estadounidense y hasta ese entonces invicto, Sugar Sean O’Malley y el ecuatoriano Marlon Chito Vera, en un evento en el que Stipe Miocic le ganó por decisión unánime a Daniel Cormier y retuvo el título de peso pesado, en un show que se llevó a cabo en el UFC Apex de Las Vegas.

Las provocaciones de Sugar a Chito, desde teñirse el pelo con los colores de la bandera ecuatoriana hasta menospreciar a su propio oponente, calentaron de cierta manera la previa de un combate que claramente era el que más expectativa generaba más allá del cierre de la trilogía entre Miocic y Cormier.

En el comienzo de la contienda ambos peleadores intercambiaron low kicks, aunque O’Malley dañó a su rival gracias a potentes patadas al cuerpo, pero la reacción de Vera no se hizo esperar. El ecuatoriano pateó y lastimó el tobillo del estadounidense y a partir de ahí lo castigó duramente hasta el momento de llevarlo al piso.

Foto: Jeff Bottari - Zuffa LLC
Foto: Jeff Bottari - Zuffa LLC

Una vez a ras de lona con Sugar lastimado por las patadas a las piernas, Chito propuso un excelente ground & pound, primero con una poderosa mano izquierda y después con varios codazos, que obligaron al árbitro Herb Dean a detener el pleito a 20 segundos de finalizar el asalto inicial.

Este es el mejor triunfo en la carrera de Marlon Vera, ya que derrotó a un peleador que venía invicto, con la ‘’protección’’ de Dana White y es uno de los principales prospectos dentro de la compañía. Además, el ecuatoriano llegó a su décima victoria en UFC en la 15ª presentación dentro del octágono. Con esto Chito tendrá mucho más respeto por parte de sus siguientes rivales y entrará en el ranking de las 135 libras, que tienen como flamante campeón al ruso Petr Yan.

Para Sean O’Malley, quien sigue una gran promesa dentro de la empresa debido a que solo tiene 25 años (cumple los 26 en octubre) será momento de ‘’barajar y dar de nuevo’’, luego de arrancar el 2020 con dos tremendos nocauts ante José Quiñónez en el UFC 248 y Eddie Wineland en el UFC 250. Sin ninguna duda, la derrota ante Vera lo hará replantearse algunas cosas, entre ellas no subestimar a sus oponentes y a no pensar en grandes peleas antes de tiempo.

VAVEL Logo