Previa de la jornada: El Este manda en esta noche NBA

¡Qué bonitos están los playoff! Franquicias que dominan como se esperaba, sorpresas mayúsculas y competitividad, mucha competitividad. Que se lo digan a los Cavs de LeBron James, que han viajado a Indiana para disputar un partido contra los Pacers que deshará el empate a uno que marca ahora la eliminatoria. Toronto Raptors y Boston Celtics tratarán de dejar a un paso su clasificación para las semifinales de la conferencia Este.

Cleveland Cavaliers - Indiana Pacers

La eliminatoria con más morbo de playoff. LeBron James está demasiado solo. El Rey salió desbocado en el Game 2, anotando los primeros 16 puntos de su equipo para un parcial de 16-1 de inicio. Él solo pudo con los Pacers, terminando el partido con unos números magníficos: 46 puntos, 12 rebotes y cinco asistencias con un 17/24 en tiros de campo. A pesar del ritmo que tenía LeBron, Indiana siempre estuvo en disputa por el partido.

Únicamente Kevin Love (15) y Kyle Korver (12), secundaron a LeBron con doble dígitos en su anotación. El resto parece no haber centrado su cabeza en que se están jugando la postemporada. Poco ritmo, pocas ideas. Es la primera vez que se ven en esta situación para varios jugadores de Cavaliers, pero ya va a empezar el tercer partido, es hora de despertar y aportar.

Por parte de Indiana Pacers tienen una oportunidad de oro en estos playoffs. Frente a la mejor versión de LeBron James solo perdieron de tres puntos. Son capaces de poner contra las cuerdas a uno de los mejores jugadores de todos los tiempos y lo saben. Victor Oladipo está a un gran nivel, frenado en el último partido a las primeras de cambio por dos faltas tempranas.

Pero sabiendo reponerse a lo largo del choque. Bojan Bogdanovic no ha estado acertado, pero no hay que descartarle. Han demostrado ser más equipo que Cavs en lo que llevamos de eliminatoria y con más armas para poder terminar pasando a semifinales de Conferencia Este. La tercera batalla puede impulsar a unos u otros, jugar en Indiana puede ser decisivo.

Toronto Raptors - Washington Wizards

Los Raptors han llegado más descansados a estos playoffs. Es lo que tiene tener un banquillo tan potente como el de los canadienses. No defraudan. No son los de siempre en estas fechas. Estos Raptors sonríen. Al terminar el Game 2 eran todo risas. Las ruedas de prensa de Kyle Lowry y DeMar "Neo" DeRozan, que la hicieron juntos, y la de Jonas Valanciunas, demuestran como están los ánimos en Toronto. Todo son bromas tras el trabajo bien hecho.

En el Game 2 dieron una gran imagen los Raptors, batiendo dos récords de franquicia. Nunca antes habían conseguido llegar al descanso de un partido de playoff anotando 76 puntos ni metiendo 11 triples.

El pasado encuentro sucedió, además de que sus estrellas empataron los topes máximos de playoff en asistencias para Kyle Lowry con 12 y en anotación para DeMar DeRozan con 37 puntos. Este año están preparados los canadienses para retos mayores. Serge Ibaka y Jonas Valanciunas conforman un juego interior titular que cumple a las mil maravillas su objetivo. Intimidan, rebotean, anotan, defienden.

Su gran banquillo completa una larga plantilla, con la que dominaron el Game 2 hasta el último cuarto, momento en el que reaccionaron los Raptors a las ganas de remontar de Washington.

Los Wizards se están viendo superados por los Raptors en esta eliminatoria. Han bajado el nivel respecto a la temporada regular. O, más bien, su ritmo no se adecua a lo que son unos playoffs.

El pasado partido respondió mejor el banquillo de Washington, imponiendo su aportación al de Raptors: 63 puntos frente a los 42 de los secundarios canadienses. Pero no fue suficiente. Los titulares no estuvieron a la altura. Solo John Wall con 29 puntos y nueve asistencias parecía entonado.

Si no suben el nivel Bradley Beal (9), Marcin Gortat (0), Markieff Morris (6) y Otto Porter Jr. (12), que combinándose anotaron 27 puntos, no tienen demasiadas opciones de disputarle un partido a los Raptors. En el Game 3, en Washington, se espera algo más de ellos vitoreados por su público.

Boston Celtics - Milwaukee Bucks

¿Quién daba por muertos a los Celtics? Los orgullosos verdes sacan estrellas a cada partido que pasa. Jayson Tatum estuvo discreto en el Game 2 con solo cuatro puntos, pero Jaylen Brown y Terry Rozier no se arrugaron un partido más. El alero se convirtió en el jugador más joven de la historia en la franquicia de Boston Celtics en anotar 30 puntos en un partido de playoff, a sus 21 años.

El base, que está supliendo a la perfección a Kyrie Irving, volvió a superar la veintena de puntos. Anotó 23 y se quedó otra vez sin perder un solo balón. Ellos dos están siendo decisivos, complementando su aportación a la organización de juego que garantiza Al Horford y los buenos minutos de sus secundarios, Marcus MorrisGreg MonroeShane Larkin, que anotaron 41 puntos entre los tres en el Game 2.

A partir del segundo cuarto, Milwaukee Bucks se fue desinflando en el partido. Tienen un buen roster que no están aprovechando. Las estrellas del equipo asumieron su parte de responsabilidad de las dos derrotas sufridas y dijeron que subirán el nivel.

Pero Giannis Antetokounmpo y Khris Middleton no están en un mal momento. El griego se fue hasta los 30 puntos y el de Charleston hasta los 25. Su aportación es buena, pero no están bien secundados. Jugadores como Malcolm BrogdonJohn Henson deben subir el nivel. Jabari Parker ya ha mostrado su frustración por no jugar lo que él quiere. Promedia 12 minutos por partido en unos playoff que, en sus palabras: "llevo esperando desde hace dos años".

Pero el que debería dar más de sí es Eric Bledsoe, que salió de Phoenix al empezar esta temporada para ser pieza importante de Bucks y competir en postemporada. Pero sus 12 puntos y siete rebotes del Game 2 distan mucho de lo que se pretende que aporte en estos momentos de la temporada. En Milwaukee, con su público, o despiertan estos jugadores o se quedarán a un paso de terminar su temporada.

VAVEL Logo