Parte II: Spoelstra y Miami, una bonita historia de amor
Vía: Getty Images

Tras tocar el cielo y el infierno a partes iguales, Lebron volvía a Cleveland para conseguir el anillo que un día prometió, dejando a Wade y a Bosh como estrellas en la reconstrucción de los Miami. 

Primeros años sin Lebron

Con la salida de Lebron se iban muchas más cosas de las que podía parecer en un momento; casi 30 puntos por noche, el control y la distribución del juego, una más que correcta defensa en el poste... características posibles de encontrar, pero no todas en un solo jugador.

El primer paso que dieron los Heat fue la contratación de Luol Deng. A primera vista era un fichaje entendible pero escaso. Deng aportaba puntos, defensa, jugaba como 3...,pero ni se acercaba al rey. El alero llegó acompañado del MIP de la temporada 2009, Danny Granger, venido a menos cada día que pasaba. A estos fichajes hay que sumar las elecciones en el Draft, los Miami Heat seleccionaron a Napier y a Ennis, rookies ilusionantes, que a la postre han acabado como piezas de rol en la liga sin llegar a catar la miel de la gloria que un día los expertos les proyectaron.

Un rookie llamado a hacer grandes cosas | @MiamiHeat
Un rookie llamado a hacer grandes cosas | @MiamiHeat

Era un gran cambio, pero seguía el lider, seguía Wade. Ya sabía lo que era echarse el equipo a las espaldas o que se lo pregunten a Dallas en el 2006. A pesar de las llegadas y del liderato de Wade, la temporada 14-15 fue desastrosa. El cuadruple finalista se quedó fuera de los playoffs tras firmar un global de 37-45. Cada día que pasaba, cada derrota que se consumaba hacía que el fantasma de Lebron acampase por Florida. Tocaba reinventarse, porque como dice el dicho español "Reinventarse o morir"

El verano siguiente comenzó con las adquisiciones de Dragic y Hassan Whiteside, ambos por trade. La llegada del esloveno proporcionó al equipo el control del juego que faltaba desde la salida del rey. A su vez, Dragic reducía la carga ofensiva de Wade. Por su parte, el pívot Whiteside, conocido más por sus problemas extra deportivos con los Kings y Grizzlies que por sus actos deportivos, llegó al equipo para fortalecer la zona y formar dupla con Bosh, dupla que no se acabó consumando por los problemas de salud de Bosh. Por otro lado, la mala temporada anterior le proporcionó a Miami un pick del Top 10, pick que fue utilizado para la adquisición de Justice Winslow, un 3 con grandes capacidades físicas. En segunda ronda de ese mismo Draft, los Miami Heat escogieron a Josh Richardson.

La temporada superó con creces a la anterior. Los Heat consiguieron un global de 48-34 que les permitió entrar en los playoffs sin problemas. Las piezas empezaban a encajar y cada día la sombra de Lebron se alejaba un poco más, todo lo contrario a lo sucedido en la 14-15. La mejoría del equipo también vino provocada por la llegada del veterano Joe Johnson. El alero, procedente de los Nets, llegó a los dos días de ser cortado por la franquicia de Brooklyn. La temporada acabo con las semifinales de conferencia, en las cuales unos Raptors liderados por DeRozan superaron a Miami por un global de 3-4. 

Semifinales de conferencia este | @EstadaoEsporte
Semifinales de conferencia este | @EstadaoEsporte

Fin del big three, salidas de Wade y Bosh

Esta serie, sería el último servicio que Wade haría para los Heat en su primera estancia. El 6 de Junio del 2016, Wade anunciaba que se marchaba a la casa de Michael Jordan, a los Bulls de Chicago. Con la marcha de "the flash" Miami se quedaba huérfana de estrellas.

Pero tú pensarás, "¿por qué huérfana de estrellas, si queda aún Bosh? Pues la respuesta es sencilla, el pívot americano de los Heat vio como su carrera se acababa de la noche a la mañana por problemas de salud que le impedían completar con éxito los exámenes de salud del club. 

Con estas dos bajas, el panorama para Pat Riley no era sencillo. Debía confeccionar un equipo competitivo a la vez que asentaba las bases de la reconstrucción. Ese mismo verano, Miami se hizo con los servicios de Dion Waiters, James Johnson, Willie Reed y Wayne Ellington

A pesar de los numerosos fichajes, la primera parte de la temporada fue bastante mala. Miami se plantó antes del parón del All-Star con un global de 11-30. Pero afortunadamente para los intereses de la franquicia, la situación dio un giro de 180º. Los pupilos de Spoelstra tiraron de orgullo para realizar una segunda parte de temporada perfecta. Esta gran remontada vino provocada por grandes actuaciones de Dragic, Deng y Whiteside. 

@MiamiHeat
@MiamiHeat

Gracias a estas actuaciones, se consiguió acabar la temporada con un récord de 41-41 y con opciones de entrar en playoffs hasta el último momento. La no derrota de Indiana y de Chicago, provocó que Miami se quedase a las puertas de los playoffs de 2017. Como se suele decir "remar tanto para acabar en la orilla".

El último baile de Wade

Tras un paso sin pena ni gloria por Chicago, Wade volvía a su casa para su último baile. El verano comenzó con la llegada, a parte de la de Wade, del pivot Bam Adebayo. Con ellos dos llegó, aunque más tarde ya que se le firmó en enero, Derrick Jones JR. 

Con estas adquisiciones, Miami volvía a tener una estrella como faro del equipo, mientras que a su vez se iba haciendo con jugadores jóvenes de cara a la reconstrucción. Fue una buena temporada para Miami ya que entraron en playoffs. Miami acabó con un global de 44-38 y 6º en la conferencia este. No obstante, los últimos playoffs de Wade no acabaron de la mejor manera, los 76ers vencieron cómodamente 4-1 a los pupilos de Spoelstra.

La siguiente temporada sería una de las más "tristes" de la franquicia. Se trataba de la última temporada de Wade en la liga. Dejaba la liga, tras 15 temporadas, el máximo anotador histórico de los Miami Heat. La temporada fue un continuo homenaje a Wade. Allá donde iba recibía aplausos y ovaciones de un público agradecido, Los cambios de camiseta con veteranos y rookies al finalizar los partidos se convirtieron en una tradición. Todos querían llevarse a casa la camiseta de "The Flash"

A pesar de la marcha de Wade, fue un buen año en lo que respecta a la reconstrucción. Los jóvenes como Adebayo, Richardson, Winslow subieron sus puntos por partido y sus prestaciones en el campo. El escolta poco a poco se consagraba como uno de los mejores defensores de perímetro de la liga. Por su parte, Adebayo mostraba unas buenas capacidades en la zona que hacían a la hinchada soñar con un Bosh 2.0. Lo único malo de la temporada fue la no consecución de los playoffs. Miami Heat quedó 10º en la Conferencia Este con un global de 39-43.

El último baile de Wade | @NBA
El último baile de Wade | @NBA

Llegada de Butler y situación actual

Tras la retirada de Wade, la directiva barajaba dos opciones. La primera de ellas consistía en mantener el equipo como estaba y seguir reclutando jóvenes. Pero la segunda, la cual consistía en fichar una estrella sobre la cual construir, acabo ganando. En el verano del 2019, Miami se hizo con los servicios de Jimmy Butler procedente de los 76ers a cambio de Josh Richardson. Jimmy Butler, llegaba a Florida para ser el nuevo faro que iluminase el proyecto.

El fichaje de Butler no fue el único acierto de la franquicia. Miami realizó una gran actuación en el último Draft. En el puesto 13º escogieron a Tyler Herro, un escolta con gran capacidad para anotar y un futuro brillante. A parte de la firma de Herro, Miami se hizo con los servicios de Kendrick Nunn, base anotador no drafteado.

Antiguo y nuevo lider de Miami | @MiamiHeat
Antiguo y nuevo lider de Miami | @MiamiHeat

Estos dos jovenes se sumaban a Bam Adebayo, a Duncan Robinson, Winslow... Con estas adquisiciones equipo de Florida se convertía en uno de los equipos más interesantes a medio-largo plazo.

Pero el impacto de los jóvenes no se ha hecho esperar. Miami, liderado por Butler y muy buen secundado por los jóvenes, estaba realizando un campeonato muy correcto llegando a colocarse 4º detrás de los Bucks, Celtics y Raptors. Uno de los motivos de este gran juego ha sido el despertar de Adebayo. El pivot, en su tercera temporada, está siendo de lo mejor del equipo en ambas partes de la canasta. Su gran capacidad para anotar en la zona se une a su gran defensa en el poste, o sino que se lo pregunten a Giannis Antetokounmpo.

Otro de los motivos que hacen soñar a la hinchada con existos a medio-largo plazo son las erupciones de Herro, Duncan Robinson desde la linea de 6,75. El joven escolta, procedente de la universidad de Kentucky se ha convertido en un 6º hombre de maravilla, capaz de abrir defensas debido a su constante amenaza exterior. Y si Tyler Herro es una amenaza desde el triple, no hablemos ya de Duncan Robinson. El escolta/alero se ha convertido en uno de los mejores tiradores en "catch and shoot" con una mecánica muy depurada. A estos dos puñales desde el triple hay que sumar la figura del base Nunn. El novato no drafteado está siendo una de las sensaciones de la temporada siendo un candidato al ROTY, aunque un poco alejado de Zion y Ja.

Todas estas piezas hacen que Miami poco a poco vaya recobrando la fama y prestigio que un día tuvo. Pat Riley está haciendo bien las cosas, está sabiendo ver que necesita el equipo en cada momento y lo más importante, muestra año tras año la enorme confianza que tiene en Spoelstra, el artífice en la sombra de esta maravillosa década en Florida. Solo el tiempo nos dirá si los tiempos de Lebron, Wade, Bosh... se repetirán.

Los jovenes Heat asaltando Brooklyn | @MiamiHeat
Los jovenes Heat asaltando Brooklyn | @MiamiHeat

 

VAVEL Logo