Un Lowry imperial guía a su equipo a forzar el séptimo partido
Fuente: Toronto Raptors

Una eliminatoria así no merecía otro final que decidiendo el ganador en un Game 7. Dos equipos que anoche dieron un espectáculo sobre la cancha con actuaciones asombrosas de sus estrellas, pero que cayó del lado de los campeones tras jugarse dos prórrogas.

Este resultado final no habría sido así de no ser por Kyle Lowry. El base de los canadienses, que llegó a los 53 minutos y medio de juego, acabó con 33 puntos (12/20 en tiros de campo y 6/10 en triples), 8 rebotes y 6 asistencias para liderar a los suyos en la lucha por no caer eliminados. Como ya es costumbre, metió tiros decisivos en los momentos más importantes del partido, y sacó faltas en ataque claves, una de sus principales especialidades.

Pero el héroe en la segunda prórroga fue Norman Powell. Con 23 puntos, anotó ocho puntos seguidos que impulsaron a su equipo en los minutos finales con triples y un dos más uno que fue insalvable para unos Celtics que lucharon hasta el final. Los de Brad Stevens tuvieron la oportunidad de empatar el choque en el último ataque, pero sin tiempos muertos y con un ataque precipitado, Marcus Smart, que tuvo un intercambio de palabras con Van Vleet al final del choque, no pudo anotar para forzar la tercera prórroga.

El exterior de Boston realizó un partidazo, logrando su segundo triple doble en toda su carrera NBA. Con 23 puntos (6/11 en tiros de tres), 11 rebotes y 10 asistencias, no sirvió para salvar a su equipo de la derrota final. Algo que Jayson Tatum trató de evitar a toda costa. Metiendo los triples al final del partido para animarlo hasta el final, la joven estrella de los Celtics se quedó a una asistencia de su primer triple doble en la NBA, con 29 puntos (4/8 en triples), 14 rebotes y 9 asistencias (su récord en su corta carrera).

Otro 'celtic' que tuvo una gran actuación en el sexto partido fue Jaylen Brown. Con 31 puntos (11/30 en tiros de campo) y 16 rebotes, el escolta tenía un récord de 15-0 en partidos donde él superaba los 25 puntos. Pues ayer se rompió este dato, siendo la primera derrota de su equipo cuando supera esta cifra anotadora.

Dos jugadores que estuvieron especialmente mal son Kemba Walker y Pascal Siakam. El primero, con 5 puntos en 2/11 en tiros de campo, cedió protagonismo a sus compañeros, aunque sus porcentajes en el tiro no fueron a los que acostumbre el ex de los Charlotte Hornets. Por la parte del 'All-Star' de Toronto, no está teniendo su eliminatoria. Acabó con 12 puntos pero un 5/19 en tiros de campo, muy desacertado en muchas ocasiones, y frustrado al no salirle el juego que a él le gustaría, en parte por la gran defensa de los de Brad Stevens.

Un último cuarto de nervios

A falta de 4:00 para el final del choque, el resultado era 98-96. El resultado final, 98-98. Tan solo Daniel Theis consiguió anotar en unos minutos que estuvieron marcados por los nervios de ambos equipos, y el miedo a no perder. Ya en las prórrogas, en muchos momentos parecía que unos parciales pequeños de Boston les guiarían a cerrar la serie, pero los canadienses, jugando los minutos finales con un quinteto de 'small-ball', siempre encontraron respuesta a esos arreones.

El Game 7, en la noche del viernes al sábado a las 03:00 horas en horario peninsular. Un partido que, sin lugar a dudas, promete a ser de los más emocionantes de los Playoffs. Y como no va a serlo, siendo un Game 7 entre los mejores equipos de la Conferencia Este.

VAVEL Logo