Se apagó el motor de 'Ale Jet'

En el Colle delle Finistre no solo se vio la única debilidad de Alberto Contador en el Giro de Italia de 2015, sino que fue testigo de las ultimas pedaladas como profesional de Alessandro Petacchi.

Apodado Ale Jet o Mister Sprint se ganó el corazón del mundo ciclista con su elegancia, fuerza y determinación a la hora de realizar un sprint. Fue el encargado de destronar al gran Mario Cipollini en las llegadas masivas, erigiéndose en el nuevo rey de las 'volatas' en la primera mitad de la década del 2000.

Con casi 50 victorias en las grandes vueltas, Ale Jet presume de ser de los pocos ciclistas en ganar la clasificación de la regularidad en todas ellas, solo al alcance de corredores de la talla mundial de Laurent Jalabert o Sean Kelly.

Demostró su amor a dos carreras durante toda su vida ciclista: la Milán-San Remo, destacando su victoria en 2005 y su segundo puesto al año siguiente, y el Giro de Italia donde se adjudico 22 etapas.

1996-2002: años de aprendizaje

Tras destacar en las categorías inferiores con 26 victorias dio el salto al ciclismo profesional en el equipo italiano Scrigno con el que ganó una etapa en el Tour de Langkawi en 1998. Una única victoria en tres años pero el por entonces joven italiano se dejaba ya ver en las primeras posiciones de las llegadas masivas del Giro y Vuelta. Giancarlo Ferreti, se fijó en el potencial de joven italiano y lo fichó en el año 2000 para su nuevo equipo, Fassa Bortolo.

Así Ale Jet, daba un salto de calidad a una estructura importante con ciclistas de la talla de Wladimir Belli, Dimitri Konyshev o Fabio Baldato. Ya en su primer año en la escuadra italiana dejba destellos de su clase y se impuso en dos etapas de la Vuelta a España. Una joven promesa de la velocidad estaba naciendo.

En los dos siguientes años, su palmarés se incrementa con victorias de etapa en vueltas menores de España e Italia. Vuelve a repetir triunfo en la Vuelta a España en 2002.

2003-2005: la consagración

La eclosión de Petacchi sucedió en 2003 y en una de sus carreras fetiche, el Giro de Italia. Mario Cipollini, el 'Rey León,' parte como el gran favorito en las llegadas masivas tras un 2002 espectacular por parte del italiano (Campeonato del Mundo, 6 etapas en Giro y 4 en Vuelta ). Alessandro Petacchi era uno más en la nómina de los rivales de 'SuperMario'.

Sin embargo, el joven italiano no se dejó acobardar y desde la primera etapa impuso su ley. Venció en la primera etapa por delante de 'SuperMario', vistiéndose así con la maglia rosa. Prenda que mantuvo hasta la séptima etapa, añadiendo dos etapas más a su palmarés. Abandonó el Giro debido al fuera de control en la 18ª etapa pero con 6 victorias de etapa.

La gran exhibición en el Giro le hizo ser partícipe del equipo en el Tour de Francia. El italiano no defraudó y se adjudicó 4 llegadas masivas en tan solo 8 etapas que disputó. Con un merecido descanso, se presentó en la Vuelta a España ya coronado como el hombre más rápido. De nuevo, triunfó al vencer en 5 etapas y la clasificación por puntos. Terminó la temporada con 26 victorias y dejando claro que era el mejor sprinter de la actualidad.

Comenzaba la temporada del 2004 con la vitola de nuevo rey del sprint y por lo tanto el rival a batir. Se quedó a las puertas del pódium en la Milan-San Remo, edición en la que Oscar Freire venció a un Erik Zabel que festejaba su 'victoria'. Apabulló en el Giro llevándose 9 etapas, record de la prueba, y la clasificación por puntos. En Francia no tuvo suerte, volviéndose de vacío. Se desquitó en la Vuelta a España adjudicándose 4 etapas.

En 2005, repitió éxitos en Giro (4 etapas) y Vuelta (5 etapas más la clasificación por puntos). Sin embargo, su gran éxito deportivo ocurrió en el mes de Marzo adjudicándose la Milan- San Remo. Ale Jet cumplía uno de los sueños de su infancia. Se mantuvo intratable durante todo el año venciendo en Tirreno, Andalucía o Romandía.

2006-2009: comienzo de la decadencia

Con la desaparición del Fassa Bortolo, Petacchi tomó rumbo al equipo alemán Milram. Allí compartió protagonismo con un Erik Zabel ya en decadencia. El cambio de aires hizo que su resultados no fueran los esperados en su primera temporada, destacando su segundo puesto en la Milán-San Remo. En 2007 volvió por sus fueros venciendo en 5 etapas del Giro y la clasificación por puntos, 2 etapas en la Vuelta a España y la Paris-Tours.

Sin embargo, los resultados del Giro fueron anulados por dar positivo por salbutamol en el mismo Giro. Petacchi defendió su inocencia pero finalmente fue castigado durante un año y despedido del Milram. Tras su sanción, corrió en el equipo LPR Brakes donde en 2009 venció en dos etapas del Giro como resultados más destacables. Aunque vencía, el italiano ya no era el dominador de antaño.

2010-2013: pódium en París y primera retirada

Tras el convulso periplo alemán, Petacchi recaló en la estructura del Lampre. Tres temporadas estuvo en el equipo siendo su primer año el mas destacado con 2 victorias de etapa en el Tour y la clasificación por puntos. Con ello, entraba en selecto grupo de ganadores de la clasificación por puntos en las Tres Grandes. Repitió éxitos en Giro y Vuelta pero ya se adivinaba el fin de su carrera deportiva a pesar de que seguía siendo competitivo.Vencedor de la

En abril de 2013, el italiano anunció su retirada del ciclismo profesional. Sin embargo, una llamada del director del Omega Pharma, le hizo cambiar de opinión y volvío a la competición en el mes de Agosto. En este caso, Petacchi dejaba su papel de sprinter para ser el lanzador de su sucesor, Mark Cavendish.

2013-2015: el 'profesor' Petacchi

Perdida ya su explosividad para pelear con los nuevos dominadores del sprint, Petacchi se dedicó a ser el lanzador de Cavendish. Aun así, aprovechó sus oportunidades y consiguió vencer en lugares como Alemania o Bélgica. Tras terminar contrato con la estructura de Lefebvre, decidió vincularse al Southeast en 2015, cuya misión fue la de aportar toda su experiencia los jóvenes talentos italianos.

Con la retirada de Alessandro Petaccchi se va uno de los mejores velocistas de todos los tiempos y el último gran sprinter italiano. El tiempo dirá si el ciclismo volverá a ver a un ciclista de la talla mundial del italiamo. Grazie per tuttto, Ale Jet.

VAVEL Logo