Bottas no encaja en el papel de escudero

Opinión | Los últimos resultados del piloto finlandés de Mercedes podrían sembrar la duda sobre su futuro y en el seno de la cúpula de la escudería de Brackley, que podría barajar la búsqueda de un sustituto.

Bottas no encaja en el papel de escudero
Bottas no encaja en el papel de escudero | Montaje: Martín Velarde (VAVEL)

Cubrir las espaldas al primer piloto de la escudería para que su rival directo no le gane la partida. Es la labor ‘sucia’ que Valtteri Bottas en Mercedes ha realizado hasta ahora para que Lewis Hamilton pueda finalizar siempre por delante de Sebastian Vettel. Sin embargo, en este último Gran Premio celebrado en Silverstone el finlandés no pudo aguantar el ritmo de carrera del tetracampeón ferrarista, que se hizo con la victoria a pocas vueltas del final.

Sin embargo, la valoración de Valtteri Bottas como piloto de Mercedes no finaliza ahí desde el punto de vista meramente deportivo. El segundo piloto de la escudería de Brackley no ha logrado ningún triunfo en las diez citas que se han disputado hasta la fecha, y su última victoria tuvo lugar en Abu Dabi, última cita de la pasada temporada. Motivo por el que, al igual que Kimi Räikkönen, su futuro podría verse alterado por el posible interés de Mercedes en buscarle relevo.

¿Es Valtteri Bottas el compañero ideal de Lewis Hamilton, o debe Mercedes buscarle un sustituto de garantías que pueda batallar con el campeón?

Bottas se está convirtiendo en un rival más

Después del Gran Premio de Silverstone el rol de Bottas como escudero está cada vez más incierto. Otro Gran Premio más en el que el finés no cumple con su rol intentando contener a Vettel para que sumase los menos puntos posibles con respecto a Hamilton y así minimizar los daños, no lo consiguió.

Pero hay que empezar por el principio, en Australia la carrera del finés se vio condicionada por su error en clasificación durante la Q3, dejando así a Hamilton en peligro ante los dos Ferrari. En carrera los Ferrari jugaron esa baza haciendo diferentes estrategias de paradas en los dos coches y, aunque ayudados por el Safety Car, Vettel consiguió salir por delante del británico y ganar la carrera.

Bottas durante la carrera en Baku | Fuente: Getty Images.
Bottas durante la carrera en Baku | Fuente: Getty Images.

Bottas no cumple con la definición de escudero

En Baréin la situación se invertía y en el tramo final de la prueba, era el alemán de Ferrari el que era víctima del acecho de los dos Mercedes con neumáticos más jóvenes y Bottas recortándole tiempo vuelta tras vuelta, llegando a las últimas vueltas en zona de DRS. Todo parecía ir en favor de Bottas pero con sus intentos algo vacilantes y poco agresivos no consiguió arrebatarle la primera plaza a Sebastian. En la cita de Shanghái tras un error de estrategia de Ferrari, Bottas conseguía aguantar a Vettel detrás de él, hasta que Verstappen le ayudó chocándose con el alemán. Al final fueron los Red Bull quienes ayudados por el safety car, consiguieron sacar ventaja a los Mercedes, Ricciardo consiguió adelantarle y el finés terminó por delante de Hamilton.

En Azerbaiyan fue toda la carrera al acecho con una buena estrategia el safety car le benefició paró y salió primero, conteniendo a Vettel, que le intentó adelantar pero se pasó de frenada. Y de no ser por el abandono causado por el pinchazo habría ganado la carrera quitándole puntos a su compañero Hamilton.

Bottas durante la carrera en Bahrain | Fuente: Getty Images.
Bottas durante la carrera en Bahrain | Fuente: Getty Images.

En el trazado español fue la primera carrera en la que hace labor de equipo pero porque los Mercedes fueron intratables toda la prueba del circuito de Montmeló, logrando así el primer doblete de la temporada. El Gran Premio de Mónaco fue una procesión para los seis primeros ya que ninguno se movió de su posición de salida. En tierras canadienses, donde Bottas, el único Mercedes cerca de los rivales directos de su compañero, no tuvo ritmo durante toda la prueba, no conseguía igualar el ritmo del Ferrari y cuando lograba recortar un poco las distancias, el alemán de Ferrari  ponía una marcha más y se alejaba de nuevo del finés, que no lograba arrebatarle la victoria al máximo rival de Hamilton por el Mundial.

Y llegan las tres citas consecutivas que acaban de terminar. En Francia el toque con Vettel les relegó a los dos a las últimas posiciones con la diferencia de que Vettel pudo remontar hasta la quinta plaza pero el finlandés de Mercedes solo pudo ser séptimo. En Austria abandonaron los dos Mercedes por fallos mecánicos y llega el pasado Gran Premio de Silverstone donde apareció otro Safety Car en la que los rivales de Mercedes, Red Bull y Ferrari pararon, pero no los alemanes. De nuevo estaba Bottas primero con los medios y Vettel segundo  con los blandos, en pocas vueltas, tras las fuertes embestidas del piloto alemán, los neumáticos de Bottas empezaron a desfallecer, Vettel logró adelantarle y el finés cayó hasta la cuarta plaza, dejando en bandeja otra vez la victoria para el alemán de Ferrari.

Bottas liderando en Silverstone | Foto: Getty Images
Bottas liderando en Silverstone | Foto: Getty Images

La labor de un buen escudero se compone de dos cosas muy sencillas pero su ejecución es muy compleja. Primero dejar que tu compañero anote los máximos puntos posibles, y segundo, hacer que el resto de pilotos y en especial los máximos rivales de cara al Mundial de su compañero, anoten los mínimos puntos posibles.

Bottas, como se ha visto, en la mayoría de carreras salvo en las que el Mercedes sea muy superior, como fue el caso del GP de España, no está consiguiendo ninguno de estos dos objetivos y por lo tanto no encaja en la definición de escudero. Además, poco a poco, se está convirtiendo en un rival más de Hamilton, ya que en resultados generales están ambos pilotos muy parejos, y ser un rival es lo opuesto a ser un buen escudero.