Marcus Rashford, ¿ha nacido una estrella?
Marcus Rashford celebra su primer gol | Foto: Sky Sports

¿Quién es Marcus Rashford? Es muy probable que la mayoría de ustedes cuando han leído el titular de este artículo se hayan hecho esa pregunta. Pero no se preocupen, no son los únicos. Probablemente antes de este partido casi nadie conocía a este futbolista. Por ello, comenzaremos desde el principio.

Nacido en Manchester un 31 de octubre de 1997, Marcus Rashford es un joven delantero de 18 años que fichó por el Manchester United en el año 2014. Comenzó jugando en el equipo juvenil, pero pronto dio el salto al segundo equipo del Manchester United a causa de su gran proyección. Poco tiempo después, comenzó a llamar la atención de Louis van Gaal con sus actuaciones y el holandés le fue incorporando progresivamente a algunos entrenamientos del primer equipo. El joven jugador de 18 años realizó una primera parte de la temporada soberbia alternando partidos entre el equipo sub 19, con quien jugó la UEFA Youth League y el segundo equipo del Manchester United. Su primer gran día con los diablos rojos llegó, precisamente, ante el PSV en la UEFA Youth League, donde marcó dos goles. Marcus Rashford ha hecho algo espectacular este año: ha marcado para el Manchester United sub 18, sub 19, sub 21 y ante el Mitdjylland hizo un doblete con el primer equipo.

Marcus Rashford en un partido de la UEFA Youth League | Foto: Mirror
Marcus Rashford en un partido de la UEFA Youth League | Foto: Mirror

¿Cómo juega?

Marcus Rashford juega como delantero centro y sus principales cualidades son su potente disparo y su explosividad. Es un jugador tremendamente hábil para buscarse espacios en el área y tiene mucho talento rematador. Además, suele ser una amenaza a balón parado, y es capaz de adaptarse a varios estilos de juego, ya que puede actuar como referencia o incluso de diez.

Un sueño hecho realidad

Cosas del fútbol, fue por la lesión de uno de sus ídolos, Wayne Rooney, la causa por la que el joven futbolista ingresó en la convocatoria para el partido de vuelta ante el Midtjylland.

El sueño del debut estaba cerca. Rashford iba a vivir su primer partido en el banquillo de Old Trafford y, como no podía ser de otra manera, los nervios estaban a flor de piel. Marcus salió al césped de Old Trafford mientras sus compañeros calentaban y miraba de arriba a abajo el escenario, lo contemplaba como si de un templo se tratara. Pero de repente, todo cambió. Anthony Martial se lesionó en los instantes previos al partido y Louis van Gaal no lo dudó, se giró hacia el banquillo y gritó su nombre: "¡Marcus!"

En ese momento, nadie sabe qué se le pasó por la cabeza al canterano. Un niño de 18 años estaba a punto de debutar como titular en un Old Trafford abarrotado, en una noche europea en la que el Manchester United debía remontar. Las opciones de un club con más de 400 millones de euros de presupuesto y miles y miles de fans por todo el mundo recaían en un futbolista que nunca había saltado al césped de Old Trafford con la camiseta del primer equipo del Manchester United.

La hora del partido se acercaba y el chico no parecía estar excesivamente preocupado. Salió por el túnel de vestuarios erguido, asimilando lo que le estaba ocurriendo. Con el dorsal 39 a la espalda, se giraba y contemplaba la multitud en el estadio aplaudiendo a sus ídolos. Él, en esa ya inolvidable noche del 25 de febrero de 2016, era uno de ellos.

Con el pitido inicial, el estruendo era aún mayor en el Teatro de los Sueños. Sin embargo, parecía que Marcus Rashford llevaba jugando toda la vida con la camiseta roja. Desde el primer minuto de juego mostró un aplomo difícil de creer, y la gente en el estadio estaba expectante por ver cómo jugaba aquel niño, que no tardó en hacer una demostración. A los pocos minutos, recibió fuera del área, se quitó a un rival con una gran bicicleta y provocó la primera parada del portero rival. Era el primer "¡Uy!" que hacía retumbar el estadio. Rashford había tenido la más clara ocasión del Manchester United. Su entrega estaba siendo impresionante, no paraba de correr y de luchar por cada balón, por díficil que fuera, se estaba dejando la vida en el césped.

Rashford tuvo la primera ocasión clara del partido | Foto: The Guardian
Rashford tuvo la primera ocasión clara del partido | Foto: The Guardian

Sin embargo, el Mitdjylland marcó el 0-1 y Old Trafford enmudeció. Por suerte para los locales, tras unos minutos de incertidumbre Depay hizo una gran jugada y, con fortuna, el balón entró en la portería y el United empató. Además, antes del descanso, Mata tuvo tiempo de errar un penalti que igualaría la eliminatoria.

Ambos equipos se fueron a los vestuarios dubitativos, pero Marcus Rashford estaba convencido de que su noche no acabaría así. Él no iba a dejar que acabara así. El Manchester United necesitaba dos goles para pasar la eliminatoria, y los diablos rojos salieron tras el descanso arrolladores. Rash saltó al campo con tanto ímpetu, que Louis van Gaal, en la rueda de prensa posterior al partido, admitió que tuvo que decirle en el descanso que "debe estar dentro del área e intentar marcar", porque "estaba corriendo demasiado hacia todos los lados". Así es, hasta el propio entrenador tuvo que frenar las tremendas ganas de triunfar de este precoz futbolista.

La magia del fútbol hizo acto de presencia

Corría el minuto 63 en Old Trafford cuando el sueño de un niño iba a hacerse realidad. Tras una jugada trabada, Juan Mata asistió y Rashford chutó con el alma y envió el balón dentro de la portería. No era un gol cualquiera, era el gol que llevaba el partido a la prórroga, el gol de la salvación del United. Imagínense cómo lo celebró el joven Marcus.

Diez minutos más tarde, Rashford redondeó su debut perfecto marcando el 3-1 que daba el pase al Manchester United. De nuevo, una buena colocación de puro delantero centro le permitió estar solo dentro del área y marcar casi a placer el tercero del United, el segundo en su cuenta particular. En aquel momento, el estadio enloqueció. Un chaval de 18 años acababa de salvar al Manchester United, acababa de salvar a van Gaal y acababa de hacer gritar de emoción a millones de personas. El sueño de un niño se hizo realidad y la muchedumbre no daba crédito. En ese instante, todos coincidían en algo: había nacido una estrella.

Marcus Rashford anotando su primer gol | Foto: BBC
Marcus Rashford anotando su segundo gol | Foto: BBC

Finalmente, el partido terminó 5-1 para el Manchester United, pero Marcus Rashford había marcado los dos goles más importantes del partido, los dos goles más importantes de la temporada del United; los dos goles más importantes de su vida. Parece una historia sacada de un cuento de hadas, pero es que a veces, y sólo a veces, los sueños se hacen realidad. Algunos ya comparan su debut al de Van Nistelrooy, Crisitano, Scholes, Rooney... Pero aún está por ver si llega a ese nivel. De momento, lo cierto es que el Manchester United se gastó millones y millones en delanteros y un chico de 18 años con más ilusión que todas las estrellas juntas salvó a los diablos rojos de la eliminación. Recuerden su nombre.​

Foto: BBC
Foto: BBC


VAVEL Logo