"The Southampton Way": los santos del futuro
Southampton posee una de las canteras más famosas del continente, algo esencial en su exitoso modelo. (Foto: NBC Sports)

En el fútbol actual, ser un club que genere dinero por medio de la compra y venta de jugadores y se mantenga a un nivel competitivo es quizá una de las tareas más difíciles que existen. Año tras año, los medios de comunicación gozan reportando las estratosféricas cifras que se manejan en el mercado de fichajes y generando rumores sobre millonarios traspasos de jugadores que aún no se han probado al máximo nivel. Sin embargo, hay un club que ha sido capaz, mediante una brillante gestión ejecutiva, de amaestrar el negocio de los fichajes, en especial gracias a dos aspectos clave: un gran equipo de ojeadores, capaz de descubrir joyas ocultas a precios módicos, y una excelente academia que produce jugadores de primer nivel cada temporada. Este equipo no es otro que el Southampton FC, una institución que desde su retorno a la máxima categoría del fútbol inglés se ha instaurado como una de las más competitivas, y que ha abrazado su filosofía, popularmente conocida como “The Southampton Way”, para consolidarse en Premier.

Parte esencial del corazón de Southampton es el talento joven. Una cantera prodigiosa, capaz de producir talentos como Gareth Bale, la gran figura del Real Madrid, o Alan Shearer, máximo goleador de la historia de la Premier League, ha sostenido a un equipo que sufre los mismos problemas que la mayoría de las escuadras de mediano nivel: no tener dinero para fichajes estelares. Así, el club ha seguido promoviendo el talento joven, pero se ha llevado también gran parte de los contras asociados a este tipo de organización, ya que los clubes generadores de talento suelen ser clubes vendedores. Por esta razón, jugadores como Adam Lallana, Morgan Schneiderlin, Luke Shaw, Calum Chambers y muchos más, han abandonado el equipo de la costa sur de Inglaterra en busca de contratos jugosos y equipos que aseguren portadas de diarios.

Parte esencial del corazón de Southampton es el talento jovenEvitar que sus productos se escapen a otros equipos de mayor renombre es una de las principales tareas de este tipo de club, y eso en Southampton lo saben perfectamente. No por nada, en Staplewood hay un nombre que es adorado casi de forma divina y que se adhiere a todo lo que un club podría esperar de un jugador salido de su cantera: Matt Le Tissier. Un jugador brillante, capaz de cambiar partidos de un momento para otro, de esos de los que no se puede hacer una compilación de sus diez mejores goles, porque sería quedarse corto, y más importante que nada, un jugador con lealtad a prueba de balas. Catorce años de carrera, catorce años los que pasó en Southampton, batallando con el descenso y anotándole golazos a los grandes. No por nada era conocido como “Le God” en el puerto sureño de Inglaterra. Ese es precisamente el tipo de identificación que el club busca conseguir en los productos de su academia, algo cada vez más difícil, a medida que los cheques van sumando ceros a la derecha y se hacen cada vez más jugosos.

Matt Le Tissier, uno de los emblemas de la institución. (Foto: Sky Sports)

Durante las últimas temporadas, Ronald Koeman fue el encargado de liderar el proyecto de los saints. El ex central del FC Barcelona declaró desde el primer minuto que no se encontraba conforme con el rendimiento de los jóvenes del equipo, y que no estarían considerados hasta que demostraran lo contrario. Esto le valió cierta resistencia por parte de la hinchada, ya que contraviene directamente una doctrina histórica del club y una de las particularidades que le otorgan prestigio a nivel mundial, pero todo quedó en un segundo plano gracias a los buenos resultados del holandés en su etapa en Hampshire.

Pero las cosas comenzarían a cambiar de cara a esta nueva temporada. Koeman decidió partir, atraído por la jugosa cuenta bancaria de Farhad Moshiri, nuevo dueño del Everton FC, y en su reemplazo llegó el francés Claude Puel. Tiempo atrás, fue nombrado por Thierry Henry como uno de los entrenadores que más lo influyó en sus tiempos como joven jugador en el Mónaco, pero eso no eliminaba su completo anonimato para el público inglés. La gran carta de presentación del estratega francés era el fútbol ofensivo y asociativo, que llevó al Niza, su ex equipo, a un sorpresivo cuarto puesto en Ligue 1. Pero además, Puel es conocido por ser un promotor del desarrollo del talento joven, algo totalmente coherente con la filosofía saint.

Las categorías inferiores vieron en la llegada de Puel una nueva chance de acceder al primer equipo, y actualmente están aprovechando su oportunidadLas categorías inferiores vieron en la llegada de Puel una nueva chance de acceder al primer equipo, y actualmente están aprovechando su oportunidad. La sub-23 del club, dirigida por Radhi Jaïdi, marcha en el segundo puesto de la Premier League 2 (el nuevo campeonato sub-23), y anota solo una derrota a su cuenta, habiendo vencido al Manchester United y al Liverpool. De la gran campaña realizada por la inferior del Southampton, se desprenden una serie de jugadores promisorios que asoman como los próximos nombres que pueden dar el anhelado salto al primer equipo.

Claude Puel es conocido por dar oportunidades a los jóvenes. (Foto: Rex)

En primer lugar, está Jake Hesketh. Uno de los pocos juveniles considerados por Koeman, cuyo debut en el primer equipo se produjo en el 2014 ante el Manchester United, por Premier. Un buen partido le permitió comenzar desde el arranque el duelo siguiente de aquella temporada, frente al Burnley, pero una lesión tempranera lo apartó del juego por un tiempo. Hoy, Hesketh regresa con fuerza a las bocas de los aficionados. Un jugador de gran inteligencia, un exquisito remate de distancia, excelente visión de juego y elegancia impropia de su edad, que se ha convertido en el motor del equipo de Jaïdi. Convirtió un golazo que le permitió llevarse el galardón al gol del mes del club en Agosto y se estrenó en las redes con el once adulto de los saints, ante el Crystal Palace, por Copa de la Liga. El inglés se ha convertido rápidamente en uno de los favoritos de Puel, que no duda jamás en dar oportunidad a lo jóvenes, y no se resistió a darle su primera titularidad en Europa League, enfrentando al Hapoel Be’er Sheva israelita. Treinta serían los minutos que duraría Hesketh en cancha, antes de abandonar a modo de precaución, en un duelo friccionado que podría haberle costado una dura lesión al joven talento. Lo cierto es que Hesketh parece listo para dar el salto, y Puel, con tantas competencias, necesita alternativas, y el joven no lo está decepcionando.

Luego, aparece el nombre de Josh Sims. Probablemente se trate de la gran figura del equipo sub-23, con números que resaltan de inmediato (6 partidos, 4 goles, 2 asistencias) y que sirven de muestra de que estamos hablando de un jugador que se puede convertir en el siguiente gran nombre del fútbol inglés. A sus 19 años de edad, Sims ha mostrado cosas de lo más interesantes por la banda derecha del mediocampo, posición donde se desempeña. Gran presencia ofensiva y buena habilidad para el pase son las características que lo han transformado en uno de los jugadores esenciales del esquema de Jaïdi en el campeonato, y que lo puede transformar en el próximo jugador en dar el salto al primer equipo. Claude Puel ha implantado el sistema del diamante en el centro del campo, mismo despliegue táctico que utilizó en el Niza, y Sims probablemente deberá ser reubicado para entrar en el sistema del adiestrador galo. Sus números ofensivos lo postulan como alternativa para Dusan Tadic en la punta del diamante, posición en la que tendría que competir con Jake Hesketh y con el fichaje récord del club, Sofiane Boufal, que se encuentra en la última fase de recuperación de su lesión y debería estar listo para debutar tras el parón de selecciones. También, Puel ya tuvo que ajustar la posición de otro punta a su sistema. Nathan Redmond ha sido utilizado por el francés como delantero centro, lo que hace pensar que Sims podría ser utilizado ahí eventualmente, aunque no existen certezas al respecto.

Otro jugador que ha brillado con luces propias es el delantero Olufela Olomola. El inglés-nigeriano, ex cadete del Arsenal, ha visto puerta en cuatro ocasiones y es el goleador del equipo junto a Sims. Un delantero rápido y potente, de aquellos que trabajan más que cualquier otro jugador en la cancha, y que ha visto premiado sus esfuerzos de cara al arco. Olomola estuvo en la banca del duelo de Europa League en Israel, pero a diferencia de Hesketh, no debutó, como tampoco lo ha hecho por el equipo adulto a nivel local. La posición de la delantera en el once adulto ha quedado algo huérfana esta temporada tras la partida de Graziano Pellè al fútbol chino. Si bien Charlie Austin ha recuperado su espectacular ritmo goleador, es un jugador con tendencia a lesionarse y hasta ahora las alternativas son Shane Long, que hace rato que parece peleado con el gol, aunque corra, trabaje y sude como solo él lo hace, y Nathan Redmond, que no es un delantero natural y ha desperdiciado oportunidades importantes producto de esto. Así que, todo hace pensar que Olomola está para pelear la posición, y ya se encuentra en el radar de Puel, a cuyo sistema le viene a la perfección un delantero de sus características.

La posición de la delantera en el once adulto ha quedado algo huérfana esta temporada tras la partida de Graziano Pellè al fútbol chinoA estos jugadores, hay que sumar aquellos juveniles que ya son miembros del primer equipo y poseen cierta experiencia en Premier, pero que buscarán asegurar un puesto en el once inicial de los saints. Ahí encontramos a James Ward Prowse, jugador de gran talento que irrumpió en el primer equipo en el proyecto de Mauricio Pochettino, pero que fue menos considerado por Ronald Koeman. Sin duda, existen grandes expectativas sobre el trabajo que Puel pueda hacer con este jugador, que tiene todo para convertirse en piedra angular del proyecto futuro de Southampton.

Ward Prowse es uno de los juveniles más consolidados en el primer equipo. (Foto: Getty)

También, entre los más consolidados en el primer equipo, encontramos a Harrison Reed. El joven jugador pelirrojo ha demostrado una madurez bastante avanzada cada vez que salta al campo, haciéndose con el mediocampo de su equipo y moviendo los hilos desde el centro. Buena recuperación de balón e inteligente en la toma de decisiones, Reed también vio su progresión frenada por la desconfianza de Koeman, pero ahora con Puel en el banquillo y las rotaciones por Europa League, se espera que tome un rol más relevante en el plantel

Y el otro que está bastante consolidado en el primer equipo es el lateral izquierdo Matt Targett. Jugador de gran potencial defensivo, pero que no posee mucha vocación en ataque, ha tenido minutos en los primeros duelos de las últimas dos temporadas, que han comenzado con Ryan Bertrand apartado de los terrenos de juego por lesión. Siempre correcto en el quite y en la marca, sus presentaciones han sido bastante buenas y promete convertirse en el dueño de la banda izquierda en los próximos años, aunque en el presente está claro que el titular indiscutido es Bertrand.

De esta forma se viene una nueva camada de jugadores procedentes de una de las canteras que más prestigio guarda en el continente. Por primera vez en muchos años, Southampton regresa a Europa, y por ello enfrenta varias competencias de manera simultánea, lo que abre la puerta a jugadores antes relegados a un rol mucho más secundario a pelear por un puesto cuando tengan la oportunidad.

Un modelo que le ha dado éxito al Southampton, basado en la promoción de los jóvenes talentos y un ojo espectacular al momento de fichar con los recursos limitados que sus estándares le otorgan. Da para pensar, e incluso admirar, que clubes armen modelos tan sólidos, mientras otros solo tengan como preocupación invertir millones y millones en jugadores creados por otros, haciendo que el deporte rey gire cada vez más entorno al dinero. El fútbol sigue vivo por clubes como este, que crean jugadores, y más importante todavía, crean identidad bajo un sello, bajo el sello de “The Southampton Way”.

VAVEL Logo