Orlando se desmelena en la fiesta del gol
@OrlandoCitySC

La primera parte del partido fue una auténtica fiesta goleadora, en la que los visitantes consiguieron demostrar una gran solidez de juego, pero dos despistes defensivos permitieron a su rival igualar el marcador antes del descanso. En la segunda mitad, los locales consiguieron colocarse por delante en el marcador, lo que les permitió jugar con mayor libertad. Un gol de los visitantes a pocos minutos del final les pudo costar la victoria, pero finalmente, un gol con suerte de Colmán, les dio los primeros tres puntos a Orlando.

Bacanal goleadora

Fue el conjunto visitante el que comenzó el partido llevando la iniciativa y teniendo un mayor número de acercamientos al área. Esto les permitió sorprender a su rival a los seis minutos de partido y adelantarse en el marcador. ‘Kaku’ Gamarra recibió en el lateral del área un balón sin ningún defensor que le marcase y centró un balón al segundo palo, donde apareció Valot para de cabeza, adelantar a Red Bulls.

El Orlando City, estaba siendo un mero espectador en el que no conseguían pasar del centro del campo con el control de balón, y lo único que podían hacer era defenderse de las acometidas de su rival. Pero el fútbol es caprichoso, y en ocasiones sorprendente. En la primera llegada de peligro de los locales, estos consiguieron anotar un gol, que volvía abrir de nuevo el partido. Meram consiguió internarse hasta el interior del área y cedió un balón al segundo palo en donde Johnson sólo tuvo que empujarlo al fondo de la red.

Tras unos minutos de igualdad entre ambos equipos, en donde ninguno de ellos consiguió demostrar superioridad sobre el rival, llegó un nuevo gol para los locales que volvía a ponerles en ventaja. Ettiene Jr. recibió un balón al espacio y aprovechándose de su velocidad, encaró al portero con opciones de anotar. Ante la salida del guardameta, batió a este con un disparo entre las piernas.

Sin embargo, pocos minutos volvió a durarle la alegría al equipo visitante. En la siguiente acción, en un saque de esquina, el equipo local consiguió igualar de nuevo el marcador. Yotún puso el balón al primer palo en donde Dwyer, anticipándose al portero, mandó el balón al fondo de la red.

A partir de ese momento, el encuentro enloqueció. Ninguno de los equipos fue capaz de hacerse con el control del balón, y las llegadas en ambas áreas fueron cayendo de manera constante. Muchas llegadas el área, pero apenas se generaron ocasiones manifiestas de gol. La velocidad y las imprecisiones, hizo que el marcador llegase al descanso con el empate a dos goles.

Orlando saca ventaja

La segunda mitad no pudo tener mejor inicio para el equipo local. Dom Dwyer se aprovechó de un despiste en la defensa de los Red Bulls para recibir un pase de El Munir que le dejaba solo en el área. A la media vuelta y de volea, logró superar al portero, poniendo por primera vez en el partido en ventaja a su equipo.

Ese gol tuvo un efecto revitalizante en Orlando City, que empezó a controlar la pelota y a llevar la iniciativa en del partido. Mantuvo la posesión del balón y con la circulación del mismo, trató de generar espacios en una defensa que con los minutos estaba teniendo más problemas.

Los minutos pasaban y ambos entrenadores comenzaron a realizar variaciones en sus onces titulares, con muchas sorpresas. El New York Red Bulls dio entrada a jugadores de corte defensivo a pesar de encontrarse por detrás en el marcador, mientras que su rival, viendo estos movimientos, introdujo mayor pólvora en el ataque.

Mediada la segunda mitad, el Orlando City SC estaba completamente desatado. Mantuvo un asedio constante sobre la portería rival, llevando a estos a tener apenas posibilidades de salir de su propio campo con el balón controlado. Durante estos minutos, el conjunto ‘púrpura’ tuvo una doble ocasión para haber aumentado su ventaja. La ocasión más clara fue un remate de Meram a escasos metros del área, pero que Robles consiguió sacar a córner, salvado a su equipo.

Con el partido entrando en los minutos finales, el conjunto ‘taurino’ logró lo que parecía imposible, igualar el marcador. En un saque de esquina, Long remató el balón al fondo de la red, poniendo un resultado que parecía definitivo.

Pero antes de que el colegiado señalase el final y el camino de los vestuarios, Orlando City anotó un gol que, esa ve sí, fue definitivo. Sutter se incorporó al ataque desde segunda línea y tras encarar portería, disparó desde media distancia. El balón golpeó en Colmán engañando al portero y anotando así el cuarto gol de la tarde.

A la desesperada, los neoyorkinos buscaron empatar de nuevo el partido, pero les fue imposible y cayeron después de haber estado por delante en el marcador en dos ocasiones.

VAVEL Logo