New York City mete miedo
@NYCFC

Victoria incontestable del equipo neoyorkino ante un Real Salt Lake que no consiguió plantarle cara en ningún momento del encuentro. En la primera mitad, el equipo local demostró una superioridad ofensiva incontestable, superando a su rival en innumerables acciones donde todos los jugadores demostraron un altísimo rendimiento. En la segunda mitad, con el marcador decantado para los neoyorkinos, los visitantes trataron de conseguir un gol que maquillase el sonrojante resultado, pero fue algo imposible. Su rival consiguió mantener el control de la pelota, pudiendo haber aumentado su ventaja en los últimos minutos.

Voracidad ofensiva

Gran inicio de partido en el que ambos equipos buscaron con intensidad el gol durante los primeros minutos. Los locales fueron los primeros en conseguir tener una ocasión clara con un balón a la espalda de la defensa en el que Berget no pudo superar al portero con su primer mano a mano. La respuesta visitante no se hizo esperar y en la siguiente jugada puso en problemas a los neoyorkinos con un disparo desde fuera del área, que puso en aviso a estos.

Tras unos minutos de insistencia por parte de los locales, a su tercer acercamiento peligroso, Ismael Tajuri volvía a demostrar su gran estado de forma, anotando un nuevo gol. Fue en una acción muy elaborada donde los neoyorkinos sumaron una nueva llegada, en la que la defensa rival erró en el despeje, dejando el balón suelto en la frontal del área. Por esa zona apareció el futbolista de origen suizo para colocar el balón en la escuadra, lejos del alcanza del guardameta, poniendo así a su equipo por delante en el marcador.

New York City FC estaba desatado, detectó la debilidad de su rival en banda izquierda y constantemente percutió esa zona del campo con un Medina superlativo. Las acciones continuaron llegando y Matarrita estuvo cerca de aumentar la ventaja en el luminoso. El futbolista costarricense controló un balón rechazado de un saque de esquina, y desde la frontal del área estrelló un zurdazo en el larguero.

@NYCFC

El equipo local estaba completamente desatado ante un rival que no sabía por dónde le llegaban. De manera constante era superado por un equipo que se encontraba cada vez más cerca del gol.

Y este llegó de nuevo cerca de la media hora. Fue tras una confusa acción en el interior del área en la que Moralez fue derribado por Glad, llevando al árbitro a señalar la pena máxima. El mismo futbolista argentino fue el encargado de definir desde los once metros, anotando así el segundo gol de la noche.

Los minutos pasaban y los locales continuaban percutiendo la portería de un rival que estaba siendo superado en todos los aspectos, y que desde los primeros minutos, no había conseguido acercarse a portería.

Con este panorama, a falta de cinco minutos para el final del partido, los locales lograron anotar un tercer gol que parecía dar por finiquitado el partido, a falta de otros 45 minutos. En una acción a la contra, Medina dio un pase a Berget para dejarle solo ante el guardameta y el delantero definió con gran sutileza, anotando el tercer gol.

Seriedad defensiva

En la segunda parte, Real Salt Lake salió con mayor intensidad en su juego, espoleados por un resultado muy en contra. En los primeros minutos consiguieron generar la primera ocasión clara de peligro con un balón en el que el atacante visitante se quedó solo ante Johnson, pero no consiguió definir con solvencia.

Tras este arreón inicial del conjunto visitante, los neoyorkinos volvieron hacerse con el mando del partido, y con el resultado a favor, comenzaron a tener mayor control de la pelota con el que buscaron amplios tiempos de posesión. Una constante circulación en la que trataron de crear espacios en una defensa muy débil.

Sobre el ecuador de la segunda parte, en la primera ocasión en la que los locales aumentaron la intensidad de su juego, anotaron el que fue su cuarto y definitivo gol. Con una acción individual, Moralez llegó hasta la línea de fondo para poner un balón en el punto de penal. Por esa zona se incorporó Ofori para sólo tener que empujar el balón a gol.

@RealSaltLake

A partir de ese momento se comenzó a ver un partido más abierto en el que los dos equipos se disputaron la posesión del balón. Esto llevó a que se viesen acercamientos de peligro en ambas áreas, aunque ninguna de ellas se convirtiese en ocasiones manifiestas de gol.

En los últimos diez minutos, la seriedad defensiva quedó de lado, y todas las ocasiones que no hubo en con anterioridad, llegaron por parte de ambos equipos. Cada llegada al área tanto de los neoyorkinos como de los ‘Royals’ se convirtió en una ocasión para aumentar el tanteo en el marcador. Sin embargo, por errores de los delanteros, ninguno de los dos equipos acertó de cara a portería, dejando un marcador que ya no se movería.

Con esa goleada, finalizó uno de los partidos más completos el New York City FC, que sacó provecho de las dudas de un equipo que le había ganado en todas las ocasiones que se habían enfrentado hasta el momento.

VAVEL Logo