Gales rescata un punto y Suiza deja escapar dos
Akanji y Bale durante el Gales-Suiza disputado en Bakú. Foto: Getty Images.

Reparto de puntos en el segundo partido del grupo A de esta recién empezada Eurocopa. Suiza y Gales se dieron cita en el Estadio Olímpico de Bakú, que pudo contar con la presencia de aficionados, destacando entre ellos los galeses, siempre ruidosos y pasionales, que tiñeron de rojo el coliseo azerí. Suiza mereció más, pero Gales supo reponerse y dejar sus opciones de clasificación intactas.

  • Primera parte de dominio suizo

Los de Rob Page no entraron mal al partido, pero el combinado suizo logró hacerse con el control del balón, aprovechando la buena salida de balón de sus tres centrales, la amplitud y profundidad de sus dos carrileros y la pausa de Freuler en mediocampo. No obstante, la primera gran ocasión del duelo fue para Gales, tras una buena acción de James por banda izquierda, cuyo centro remató el gigante Moore con la testa. La parada de Sommer entrará sin lugar a dudas en los vídeos de mejores intervenciones de la jornada.

La afición de Gales dio colorido al enorme y frío Estadio Olímpico de Bakú.
La afición de Gales dio colorido al enorme y frío Estadio Olímpico de Bakú.

Pasado ya el minuto 20 respondió finalmente Suiza. A la salida de un córner apareció el ex-deportivista Schär con un bellísimo remate de espuela en el aire que obligó a Ward a demostrar que anda bien de reflejos. Escasos minutos después fue Seferovic quien, tras una media vuelta, disparó desviado por poco, incrementando la sensación de superioridad del cuadro helvético.

Gales a duras penas salía a la contra a través de destellos de James. Bale estaba perdido y desaparecido, muy escorado en banda derecha, sin entrar en contacto con el cuero. En frente, Suiza llegaba cada vez más fácilmente al área galesa, forzando numerosos córners y obligando a la defensa a emplearse a fondo. Antes de llegar al descanso, Seferovic volvió a disfrutar de dos ocasiones: primeramente, con un disparo seco y duro desde la frontal con su pierna derecha que salió rozando el travesaño, y ya al borde del descanso mandando arriba un balón franco dentro del área que le cedió Embolo. Hay que remarcar que el delantero del Gladbach fue claramente agarrado en esa acción. De haberse dejado caer, el VAR hubiera tenido trabajo. 

  • Embolo golpea tras el descanso

La segunda mitad arrancó como terminó la primera, con un claro dominio y empuje de Suiza. El combinado dirigido por Vladimir Petković encontró el premio pronto, tras 3 minutos de juego. Un córner botado por Xhaka fue rematado con seguridad por Embolo, batiendo al portero galés. El 1-0 parecía el resultado más justo a tenor de lo visto en Bakú hasta el momento. A partir de ahí, Embolo se creció y cuajó unos minutos formidables, sentando a numerosos rivales con sus potentes carreras, que a punto estuvieron de suponer un nuevo gol para su equipo en dos ocasiones. En la primera, Ward respondió con una gran mano y en la segunda el del Gladbach cedió al balón a Mbabu, que la mandó demasiado cruzada.

Embolo festeja su tanto con alegría. El del Gladbach cuajó un partido sensacional. Foto: Getty Images.
Embolo festeja su tanto con alegría. El del Gladbach cuajó un partido sensacional. Foto: Getty Images.
  • Reacción de los dragones

Tras el gol y los minutos de conmoción posteriores, Gales optó por presionar un poco más arriba la salida de balón suiza y por centrar la posición de Bale, que empezó a entrar en contacto con el balón y a combinar con un incansable James. Davies tuvo la primera para los británicos en una jugada a balón parado. Pese a algunas contras suizas, como una más de Embolo que culminó con una bicicleta y un disparo con rosca lamiendo el poste, Gales parecía más entera y dentro del partido. Nada que ver con lo que se había visto sobre el verde durante la primera hora de juego.

Una de las máximas del fútbol es que si perdonas lo pagas. Y, como de costumbre, se cumplió. Corría ya el minuto 73 cuando una jugada de pizarra en un córner concluyó con un plástico remate de cabeza de Kieffen Moore al palo largo que hizo inútil la estirada de Sommer. Empate en el electrónico y 15 minutos por delante. 15 minutos que fueron bastante entretenidos y abiertos. Gales continuó apretando en busca de un segundo gol y Suiza sacó su orgullo para reaccionar ante lo que veían como la pérdida de 2 puntos que merecían. Fruto de esta situación pudimos presenciar ocasiones en ambas áreas, si bien los helvéticos acabaron inclinando el campo a su favor en los minutos finales. Incluso tuvo que intervenir el VAR para anular por fuera de juego un gol de un muy activo Gavranovic (quien había entrado en el campo apenas diez segundos antes) que el árbitro había inicialmente validado. Embolo pudo también reeditar su gol en una acción idéntica que esta vez tuvo un desenlace diferente: paradón de Ward.

Moore celebra con Bale el tanto del empate. Foto: Getty Images
Moore celebra con Bale el tanto del empate. Foto: Getty Images

Con esta incertidumbre final se llegó al final del partido en Bakú. Con este empate, ambos equipos mantienen intactas sus opciones de avanzar de fase. Los dos conjuntos deberán medirse ante Italia, que parece ahora mismo intratable, y ante Turquía. Probablemente en sus duelos contra los otomanos se dilucidará quién abandona la Eurocopa a las primeras de cambio en este grupo A. Habrá que estar atentos.

VAVEL Logo