Después de unas semanas caóticas con el equipo al borde del precipicio, el Chelsea se dio un banquete en Villa Park y firmó una de sus mejores actuaciones de la temporada. El equipo de Mauricio Pochettino, a raíz de varios ajustes por parte del entrenador argentino, finalmente sacaron a relucir sus capacidades, su talento, y ocultaron sus falencias ante un Aston Villa que llegaba inspirado y como gran favorito a pasar de ronda, pero los locales no estuvieron a la altura y se despiden de la FA Cup en una noche para el olvido.

Si bien los aspectos positivos de los londinenses son muchísimos, el protagonista del encuentro no es otro que Enzo Jeremías Fernández. El campeón del mundo se quitó las cadenas que lo ataban en los últimos partidos y lideró al equipo con un rendimiento maravilloso, a la altura de lo que esperan de él los aficionados 'blues'. No sólo le dio luz a la salida de balón de los visitantes y fue influyente en los dos primeros tantos, sino que además dibujó uno de los grandes goles de la temporada para sentenciar el pasa a la siguiente ronda de la copa, donde enfrentarán al Leeds United. 

Primer tiempo

La noche en Villa Park comenzó con una intensidad altísima, con ambos equipos dispuestos a correr, aceptando un juego de 'golpe por golpe', midiendo fuerzas. Bajo ese escenario, en escasos minutos se dieron las primeras llegadas peligrosas tanto para los locales como para los visitantes; por parte del Chelsea, obligaron a intervenir al 'Dibu' Martínez con un cabezazo de Benoit Badiashille en el área chica, aunque el remate del francés fue flojo y muy centrado; el Villa también tuvo las suyas y Petrovic, al igual que el 'Dibu', tuvo protagonismo desde temprano mandando más de un disparo al córner.

Tras ese arranque alocado, el Chelsea bajó una marcha buscando dominar al Villa con posesiones más largas. Los 'blues' se hicieron amos y señores del juego a partir de Enzo Fernández; el argentino, con una libertad posicional de la que no gozaba desde hace muchas semanas, fue el guía de su equipo en todas las zonas del campo: cuando lo veía necesario bajaba a liderar la salida de balón, recibía y marcaba el ritmo en campo contrario, aparecía en el último cuarto e incluso tuvo acciones claves presionando y recuperando el balón.

El de San Martín fue influyente en los dos goles suyos en el primer tiempo; en el primero ganó un balón dividido en el mediocampo y dejó de cara a Gallagher, quien fácilmente encontró a Nico Jackson por banda izquierda para que éste llegara al área, conectara con Madueke en el corazón del área y el extremo inglés se encargó de cederle la pelota nuevamente a Gallagher para que adelantara a los londinenses; luego, en el segundo tanto, Enzo resolvió una difícil salida de balón con un cambio de banda que desarticuló por completo la presión rival y, a partir de ahí, el Chelsea contó con muchos espacios en campo contrario para que Jackson ampliara la diferencia con asistencia de Malo Gusto.

Conor Gallagher celebra su gol - Chelsea FC
Conor Gallagher celebra su gol - Chelsea FC

Además de Enzo, otra de las grandes noticias para los 'blues' en la primera mitad fue Moisés Caicedo. El ecuatoriano y el argentino por fin pudieron imponerse en esa dupla que tanto ilusiona en Stamford Bridge; Caicedo lució dominante en el aspecto defensivo y, con Enzo jugando más cerca de él -ergo,más opciones de pase- lució muy diferente en salida con respecto a las últimas jornadas, dejando atrás las dudas y el nervio. A ese dúo lo complementó de gran manera Conor Gallagher, cumpliendo como el pulmón del equipo, corrigiendo en las pérdidas de balón comprometedoras y aportando en ofensiva con el gol.

Por su parte, el Aston Villa jugó -muy probablemente- sus peores 45 minutos en lo que va de temporada. Los de Birmingham no pudieron competir en ningún momento. Totalmente desconcertados, incapaces de seguirle el ritmo al Chelsea, inefectivos y descoordinados en la presión y muy superados tanto a nivel colectivo como individual en ciertos duelos, como el Diego Carlos-Nico Jackson.

Segundo tiempo

Los ajustes del Aston Villa ni se hicieron sentir para la segunda mitad y el Chelsea continuó escribiendo el monólogo que empezó antes del descanso. El dominio era absoluto y los 'villains' eran incapaces de generar peligro para la zaga visitantes; no registraron un disparo, ni a portería ni desviado, durante más de veinte minutos de juego tras volver de los vestuarios. Y en defensa seguían siendo maniatados por un Chelsea capaz de dominar, ya fuese a partir de posesiones largas o contraataques muy veloces.

Contrastando con la pésima imagen de los locales, del otro lado Enzo Fernández seguía dirigiendo el juego a placer y tuvo su premio final a un gran partido al 54'. El mediocentro provocó una falta en la frontal del área y él mismo se encargó de patearla; si bien, la distancia era considerable, Enzo dio muestra de su inagotable calidad técnica desenfundando un remate fantástico. La pelota caía conforme se acercaba al arco. El 'Dibu' Martínez se lanzó y estiró su cuerpo lo máximo posible. Los intentos del arquero argentino no fueron suficiente; el envío de su compatriota y compañero en la Argentina campeona del Mundo se coló por la escuadra de su valla. Estalló la euforia en los jugadores y aficionados visitantes; el tercer gol drenó la frustración acumulada. Un absoluto golazo, candidato a todos los premios imaginables esta temporada.

Con el Chelsea enmarcando una goleada sorpresiva, el Aston Villa empezó a responder a partir de la urgencia. Los dirigidos por Mauricio Pochettino no tenían problema en retroceder unos metros y los locales los terminaron hundiendo durante algunos minutos cerca de su propia área. Los de Emery tiraron de orgullo y así llegaron sus mejores minutos en el compromiso, con una seguidilla de remates llenos de peligro que se terminaron yendo desviados, algunos de ellos por muy poco.

No obstante, Mauricio Pochettino supo responder al intento de resurrección local y anestesió el partido con los ingresos de Thiago Silva y Alfie Gilchrist. De esa forma, el Chelsea fortaleció su retaguardia y el Aston Villa ya no llegaba con la facilidad que le hizo durante algunos minutos. De hecho, los locales, si bien dominaban la posesión de balón en el último tramo de encuentro, lo hacían usualmente más cerca del mediocampo que del arco defendido por Petrovic. Finalmente, en el primer minuto del tiempo agregado, Moussa Diaby descontó con un remate lejano y, si bien le metieron el miedo en el cuerpo al Chelsea con alguna llegada más, los visitantes lograron resistir y asegurar su pase a la siguiente ronda de la FA Cup.

Ficha técnica

 

VAVEL Logo
Sobre el autor