Con mucha intensidad y fútbol de primer nivel

Arsenal sumó su quinta victoria consecutiva y  pelea el liderato de la Premier League.

Con mucha intensidad y fútbol de primer nivel
Mesut Ozil (Fotografía: Getty Images Europe)
Arsenal
3 2
Swansea City
Arsenal: Cech, Monreal, Koscielny , Mustafi, Bellerín,Xhaka, Cazorla, Walcott, Ozil (Gibbs, min. 83), Iwobi (Coquelin, min. 68), Sánchez (Chamberlain; min. 82)
Swansea City : Fabianski, Naughton, Fernández, Amat, Taylor, Barrow (Rangel, min. 83), Britton, (Bastón, min. 60) Cork (Sung Yong, min. 71), Routledge, Fer, Sigurdsson
MARCADOR: 1-0, min. 26, Walcott. 2-0, min. 33, Walcott. 2-1,min. 38 Sigurdsson. 3-1, min. 57, Ozil. 3-2, min. 66, Bastón.
ÁRBITRO: Jonathan Moss (ING) amonestó a Taylor (min. 48) y expulsó a Xhaka (min. 70)
INCIDENCIAS: Partido válido por la octava jornada de la Premier League 2016/2017 disputado en Emirates Stadium

Inicio intenso de los gunners, que se mostraron más decididos y anhelaban su sexta victoria consecutiva. Mientras, los cisnes aún no entraban en juego, tampoco se animaban a romper el esquema y su necesidad para no complicarse más con la zona de descenso lo obliga a sumar de a tres.

Arsenal en cada llegada al área demostraba su poderío ofensivo y dejaba expuestas las falencias defensivas del Swansea. Partido parejo con pocos espacios, con mucha intensidad y buen fútbol.

Los cisnes no desentonaban pese a estar necesitados de resultados, aunque la irregularidad colectiva siempre fue un dolor de cabeza. Swansea tiene plantel como para concretar su  permanencia en primera.

Arsenal siempre la tuvo clara y aprovechaba al máximo un partido clave en casa de cara a la pelea por el título. Los gunners han mejorado muchísimo, son letales cuando juegan de contragolpe y con mucha velocidad. Tuvo las ocasiones más claras, aunque se le notó muy impreciso en definición.

Los cisnes sufrieron en algunos tramos, les costaba mucho recuperar la posesión de balón desde el mediocampo y su última línea siempre quedaba en jaque. Un partido típico de la máxima categoría del fútbol inglés, estaba para cualquiera, no hubo un dominador absoluto.

Alex Iwobi estuvo cerca de anotar el primero, tampoco tuvo fortuna. Fue uno de los jugadores más activos en el primer tiempo. En comparación a la temporada pasada, Arsenal tiene un estilo de juego que sólo debe saber capitalizarlo en momentos claves.

Swansea estaba en una etapa de transición, entrenador nuevo, se le notó más acoplado colectivamente y por momentos respondió. Leroy Fer se animó y generó la más clara para los cisnes.  Era la oportunidad perfecta para que tomara distancia del fantasma del descenso.

Alexis Sánchez tuvo una ocasión más para los gunners, pero no la concretó porque el bloque defensivo del Swansea lo anuló a tiempo. Arsenal animaba el partido cada vez que intentaba romper el empate transitorio, Swansea era consciente y anhelaba mantener su historial favorable.

Mesut Ozil Nacho Monreal también fueron claves en la verticalidad que mostró el conjunto local en el primer tiempo. Aunque por momentos la ansiedad hacia que se apresuraran un poco más de la cuenta en el último pase.

A los 26 minutos llegó la tranquilad a Emirates Stadium, Theo Walcott anotó el primero. El resultado parcial era justo, Arsenal lo intentó y dio un golpe de autoridad en el momento más inesperado.

Siete minutos después, Walcott anotó su doblete y estiraba el marcador. Swansea perdió el control parcial del partido y no encontraba la manera para revertir su crisis de resultados.

A los 37 minutos, los cisnes no bajaron los brazos y Gylfi Sigurdsson descontó. Un partido muy cambiante, los gunners estaban en el ojo de la tormenta por errores claves en defensa que tranquilamente podían haberle costado el empate.

En el complemento, la tónica del no cambió y Arsenal se mostraba más decidido en comparación al primer tiempo. Mientras, Swansea intentaba equiparar la situación y algunos detalles le pasaban factura al momento de defenderse.

Los gunners estaban más dinámicos y precisos, el tercero fue una obra de arte a los 57 minutos de Ozil. Los cisnes agonizaban, se complicaban aún más y un calvario completo pese a no haber desentonado en algunos tramos del partido.

Swansea intentó reponerse por todos los medios, asociándose y aprovechando alguna contra.  Su situación era muy compleja, las dos victorias del inicio de la presente temporada quedaban muy lejanas. Un partido reñido, intenso, ambos regalaron un espectáculo deportivo de primer nivel.  

A los 66 minutos, Swansea descontó por segunda vez a través  de Borja Bastón. En el mejor momento de Arsenal, cuando dominaba claramente el partido, Modou Barrow le dio una asistencia.  Fue un partido muy equilibrado, ninguno de los dos desentonó.  Los gunners se quedaron con 10 jugadores tras la expulsión de Xhaka. En la novena jornada, que se jugará entre el sábado 22 y domingo 23 de octubre, Arsenal será local ante Middlesbrough, mientras Swansea City recibirá a Watford.