El crack: Suso Fernández
Suso, una de los principales bazas del Almería. (Foto: Carla Cortés | VAVEL).

No está siendo un inicio de competición nada fácil para los almerienses. A pesar de lograr su primera victoria de la temporada la pasada jornada ante el Valencia y mejorar sus sensaciones, el quipo va colista de la Liga en solitario con únicamente 6 puntos de 33 posibles. A los de Francisco Rodríguez les está costando asentarse en 1ª División y tras las primeras jornadas no parecen encontrar un estilo propio ni cierto equilibrio en el terreno de juego. Sin embargo, no todo son malas noticias para la Unión Deportiva Almería. Entre sus filas, destaca un jovencísimo centrocampista que ha cogido las riendas del equipo y hace las delicias de sus aficionados. Su nombre es Jesús Joaquín Fernández Sáez de la Torre, más conocido como Suso. Procede del Liverpool en calidad de cedido y se ha convertido en la principal atracción de este equipo lleno de urgencias. Afortunadamente para los andaluces, Suso, que vio la quinta amarilla la jornada anterior en Mestalla, podrá jugar ante el Real Valladolid este sábado ya que el Comité de Competición no se reúne hoy por ser día festivo.

Una promesa que quiere convertirse en realidad

Suso empezó a deslumbrar con su fútbol desde que era poco más alto que el propio balón. En la cantera del Cadiz F.C. empezó a pulirse esta joya que en edad cadete ya era una de las promesas más codiciadas por los equipos “grandes” del panorama internacional. Con un regate refinado y un desparpajo impropio de su edad, atrajo el interés de Real Madrid, Barcelona y Manchester United entre muchos otros, pero fue el Liverpool el que en verano de 2010 consiguió hacerse con sus servicios gracias a la insistencia de su valedor, Rafa Benítez, quién le convenció tras llamarle personalmente. Desde su llegada a Anfield Road, con apenas 16 años, su progresión fue meteórica, convirtiéndose en uno de los jugadores más destacados de la cantera “red”.

La temporada pasada debutó con el primer equipo en partido oficial, el 20 de noviembre ante el Young Boys en la Europa League, y posteriormente disputó 19 partidos más entre Liga, Copa y Europa League en los que demostró tener cualidades para, en un futuro más cercano que lejano, convertirse en un jugador de máximo nivel. Con la Selección española también alcanzó el éxito rápidamente; ha formado parte de todas las categorías inferiores desde su convocatoria con la Sub 16 hasta su participación con la Sub 21 el pasado noviembre a la sorprendente edad de 18 años. Cabe destacar también que se proclamó Campeón de Europa Sub 19 el verano de 2012 con los Jesé, Deulofeu y compañía.

Esta temporada, el Liverpool, sabedor de su enorme proyección, lo ha cedido al conjunto andaluz con el objetivo de que el chaval coja minutos y gane madurez en una Liga tan exigente como la española. El jugador sabe que si quiere ganarse un puesto en el club inglés y forjarse un nombre en el mundo del fútbol debe cumplir con las expectativas y hacerlo francamente bien en Almería.

Un auténtico jugón

Suso es uno de esos jugadores por los que vale la pena pagar el precio de la entrada. Es un futbolista impredecible, eléctrico, descarado, ágil, pillo... Cuando él tiene el balón no sabes por dónde te va a sorprender. Su repertorio de habilidades técnicas es infinito; igual se mofa del rival con un caño, que se marca una ruleta (la de Zidane) para zafarse de otro. Tiene un centro de gravedad bajo, por lo que resulta muy difícil de alcanzar por los jugadores rivales, y su conducción de balón es bárbara; por momentos parece que lleve éste pegado al pie. Si le meten la pierna, regatea, y si vienen varios a por él y parece que la posesión está perdida, se saca de la manga un pase al compañero. Es complicadísimo robarle un balón. Y no solo conduce el balón de manera brillante, sino que también lo distribuye con maestría. Si tiene que mantener él el cuero, perfecto; si tiene que tocar de primeras, genial también. Sabe dar pausa al partido cuando el quipo lo necesita, y sabe acelerarlo cuando se requiere. Tiene una inmensa facilidad para asociarse con sus compañeros, para tirar paredes, para formar rondos en el centro del campo... Visualiza muy bien el fútbol, se anticipa a las jugadas, siempre sabe lo que quiere hacer en el momento que recibe el esférico.

Cualquiera que haya visto jugar más de 5 minutos al joven Suso sabe que el gaditano tiene una zurda de “oro”. Una de sus principales virtudes es la capacidad innata que tiene para asistir a sus compañeros. Con sólo 19 años se ha convertido en uno de los máximos asistentes de la competición liguera, con 4 pases de gol. Su extraordinaria visión de juego le permite ser un especialista del último pase y eso los delanteros que tiene a su lado lo agradecen. Su gran golpeo de balón, le convierte en un jugador utilísimo a balón parado, ya sea en libres directos, libres indirectos, saques de esquina o penaltis. También posee un buen disparo a media distancia y no duda en tirar a puerta si es viable -e aquí su desparpajo antes mencionado-, de hecho ya se ha estrenado como goleador en Liga. Por si todo esto fuera poco, maneja ambas piernas (un tercio de todos los tiros a puerta que lleva con el Almería son con la diestra).

Todas estas cualidades le otorgan por derecho propio la denominación de “jugón”. Su movilidad y dinamismo hacen de él un infierno para las defensas rivales, Juan Ignacio Martínez y sus hombres deberán tener mucho cuidado con él. Rinde a la perfección en cualquier posición de tres cuartos de campo, ya sea en la media punta o en cualquiera de las dos bandas, e incluso podría jugar de interior. En los últimos partidos viene jugando en banda izquierda así que lo más probable es que este sábado sea Rukavina el encargado de la difícil tarea de frenarle.

Por ponerle algún “pero”, hay que decir que se encuentra muy a gusto con balón, por lo que sufre si su equipo no tiene la posesión. Como les pasa a todos los jugones, su fuerte no es el físico. Si el Real Valladolid quiere evitar problemas mayores, le debe mantener alejado del balón. El chico es bueno, muy bueno, y tiene ganas de demostrarlo.

Fotos: Intereconomía | Marca

VAVEL Logo