Real Valladolid - Osasuna: ganar o hundirse en el fango

El enfrentamiento que abre la decimocuarta jornada de Liga BBVA se prevé como un partido tenso en el que ambos equipos saldrán a la conquista de los tres puntos que sirvan como bálsamo para las heridas que están empezando a escocer más de lo previsto. Antes de comenzar la temporada, tanto en Valladolid como en Pamplona se sabía que la temporada 2013/14 sería complicada en la búsqueda de la ansiada permanencia a la que ambos están destinados; más por plantilla y presupuesto que por el propio azar. El parón que ha sufrido la liga debido a los compromisos internacionales ha servido a unos y a otros para recuperar fuerzas y efectivos, y para aclarar conceptos mal asimilados que están costando sudores a las aficiones de ambos conjuntos.

La plantilla de Juan Ignacio Martínez llega al partido contra Osasuna con la habitual incógnita que persigue a los albivioletas desde el inicio de campaña. Antes de empezar cada partido no se sabe qué cara será la que mostrará el Real Valladolid cada semana. El equipo llega tras empatar a dos en Mestalla. Un encuentro que dejó un buen sabor de boca a los pucelanos, puesto que tuvieron al equipo de Djukic contra las cuerdas hasta el final y nunca estuvieron por detrás en el marcador. Pero ese duelo llegó después del horror alcanzado una semana antes en Almería, en lo que fue el peor partido de los castellanos en la presente temporada. Con las conexiones perdidas en ataque y la falta de intensidad a la hora de defender y de subsanar los problemas, el viaje a los Juegos del Mediterráneo fue poco más que de turismo para ver los escenarios donde se rodaron algunas de las más emblemáticas películas del oeste.

Por su parte, la situación de Osasuna es igual o más delicada. La llegada al banquillo de Javi Gracia en sustitución de Mendilibar dio cierto aire al equipo con tres victorias y un empate, ante el FC Barcelona, en seis partidos. Pero esa racha buena ha alcanzado el tope. Los rojillos llegan a Zorrilla después de perder en casa contra el antes mentado equipo almeriense. Una derrota por la mínima cosechada tras un inusual fallo de Andrés Fernández en un saque de esquina. Los de Javi Gracia acosaron de manera tímida el área del guardameta Esteban, pero no consiguieron nivelar la contienda. Una semana antes Osasuna se llevó un tremendo varapalo de Anoeta. Cinco goles y una imagen desastrosa que a buen seguro minaron la moral del equipo.

Zorrilla, una plaza propicia para Osasuna

Tanto Osasuna como Valladolid son dos de los equipos más habituales en primera división: los pucelanos con casi 1500 partidos jugados en la máxima categoría del fútbol español; y Osasuna con doscientos partidos menos que el Real Valladolid. Esta asiduidad en la categoría de oro hace que se hayan enfrentado 52 veces entre ambos conjuntos. La mitad se han jugado en la capital castellana y los otros 26 en Pamplona. En estos poco más de cincuenta partidos, el balance es ligeramente mejor para Osasuna, que ha conseguido ganar 22 encuentros por 13 del Real Valladolid.

Una de las causas de esta ventaja en el cómputo global en los enfrentamientos directos entre ambos es la buena racha con la que llega Osasuna al Estadio José Zorrilla, un estadio al que tiene cogida la medida. Y es que el equipo que ahora dirige Javi Gracia lleva once años sin conocer la derrota en Valladolid. Más de una década en la que el Valladolid ha visto como solo ha podido conseguir seis puntos de los veintisiete que se han puesto en juego.

El último encuentro que ganó Valladolid como local a Osasuna se remonta a abril de 2002. En este encuentro Tote daría la última victoria de los locales hasta la fecha. Entre ese partido y el que se disputará en la noche de hoy viernes ha habido tres victorias rojillas y tres empates. De los tres triunfos rojillos, dos se consiguieron en las dos últimas visitas. El Real Valladolid sufrió la derrota mas dolorosa (1-3) la temporada pasada en un encuentro en el que los albivioletas abrieron el marcador, pero que Osasuna contrarrestaría con tres goles en 19 minutos.

Este hecho hará que los pamplonicas lleguen a Valladolid con la lección aprendida de que históricamente el escudo de Osasuna suele salir airoso de los partidos en el verde de Zorrilla.

Temporada Partido Resultado Goleadores
2012-13 Real Valladolid - Osasuna 1-3

Rubén (p.p.) / Kike Sola x2 y De las Cuevas

2009-10 Real Valladolid - Osasuna 1-2 Diego Costa / Pandiani y Galán
2008-09 Real Valladolid - Osasuna 0-0 -
2007-08 Real Valladolid - Osasuna 0-0 -
2003-04 Real Valladolid - Osasuna 1-1 Losada / Morales
2002-03 Real Valladolid - Osasuna 0-2 Palacios y Valdo
2001-02 Real Valladolid - Osasuna 1-0 Tote

Sendas peligrosas

Son dos conjuntos que necesitan puntuar para que el hambre de puntos no les haga morir antes de tiempo. Habituales de los puestos bajos de la tabla en las últimas fechas, con la salvedad de la gran campaña de los vallisoletanos la temporada pasada, Osasuna y Valladolid saben que tendrán que pelear con uñas y dientes para quedarse un año más en Primera División.

El camino andado que llevan no es nada halagüeño para los intereses de Osasuna y Valladolid. Los pupilos de Javi Gracia, al inicio dirigidos por José Luis Mendilibar, comenzaron la temporada de manera desastrosa. Seis derrotas en sus siete primeros partidos ya dejaban ver que el año para los rojillos podía hacerse muy largo de no lograr sacar la cabeza con buenos resultados. Tres puntos cosechados de 21 posibles era un bagaje paupérrimo. Luego llegó el actual entrenador y la situación remontó ligeramente, tanto en resultados como en juego.

Las victorias contra Málaga y Rayo Vallecano y el empate contra el líder hacían que el equipo consiguiera alcanzar la cifra de 10 puntos. Pero actualmente ese puntaje se ha estancado tras dos derrotas consecutivas y Osasuna ocupa el puesto decimonoveno, un punto por encima del farolillo rojo, el Betis, y dos por detrás de los equipos que marcan el descenso (Rayo, Almería, Celta y Valladolid). Así juega Osasuna.

Por el otro lado, el Real Valladolid es el equipo de los altibajos, de los claroscuros. Su irregularidad en el juego es la seña de identidad del equipo de Juan Ignacio, que entre lesiones, sanciones y bajos estados de forma no acaba de encontrar un once tipo. Y es que si por algo se caracterizan los onces iniciales del técnico alicantino es por la variedad en la búsqueda de soluciones.

Bien puede aparecer un equipo de partida con 7 teóricos defensas o cambiar el esquema habitual para pasar a formar con tres mediocentros, como hizo en el partido de Mestalla. Variaciones que no acaban de servir para conseguir los buenos resultados que hagan despegar al equipo de la zona caliente de la clasificación. Actualmente se sitúa en la decimoquinta posición con 12 puntos, empatado con el Rayo Vallecano en el antepenúltimo lugar de la tabla y a tres del Espanyol, que está en la decimosegunda posición.

A pesar de no encontrar una vía única y clara de juego, el Real Valladolid sí está materializando muchos goles de una manera concreta: con la cabeza. El equipo de Juan Ignacio Martínez tiene en la testa de sus jugadores un diamante en bruto que está dando puntos para estar de momento fuera de los puestos de descenso. Y es que el club castellano es el equipo de las cinco grandes ligas europeas que más goles mete con la cabeza. Para marcar estos y otros goles, el equipo se apoya en los cuatro jugadores que tiene en ataque para perforar la meta rival.

Una semana de descanso

Este inicio liguero está destacando por los continuos parones debido a los compromisos de las selecciones nacionales. Lo que a priori puede ser bien visto por los equipos más pequeños, dado que no pierden apenas jugadores que sean convocados con sus equipos nacionales, en realidad es una molestia ya que les hace perder el ritmo de competición que venían demostrando. Así lo esclarecieron las declaraciones de hombres del Real Valladolid como Marc Valiente o Rueda, quien también comentó que el partido contra los navarros es “vital” para “luchar por no descender”.

Este parón ha servido a Juan Ignacio para recuperar jugadores que llevaban varias semanas lesionados, por lo que el entrenador sí habrá visto con buenos ojos la semana de descanso. Uno de los recuperados es Manucho, quien regresa a la convocatoria tras superar una fisura en el quinto metatarsiano del pie izquierdo. También regresa el alemán Ebert tras cumplir sanción en el partido anterior debido a una doble amarilla que vio en el choque contra el Almería. El jugador que sigue apartado del grupo desde el partido del Atlético de Madrid es Óscar, que declaró que buscará una consulta externa al club para encontrar una explicación a su dolor. Una de las novedades esta semana ha sido la llegada de un jugador a prueba. El marroquí Jaouad Zairi llegó el pasado lunes para entrenarse a las ordenes de Juan Ignacio Martínez, y en los próximos días se sabrá si su futuro está ligado al club del Pisuerga. De él dijo ayer en rueda de prensa que es un “jugador con mucha calidad” pero que “no está en las mejores condiciones para competir”. Quien no estará sobre el césped de Zorrilla será el italiano Rossi, que cumple ciclo de cinco amarillas. Una baja sensible en la construcción de jugadas de ataque, puesto que el joven transalpino estaba teniendo protagonismo en los últimos partidos.

Por su parte, el equipo entrenado por Javi Gracia llegará a Valladolid con una baja muy sensible: la de su jugador más en forma, Oriol Riera. El ‘19’ rojillo se perderá el encuentro por acumulación de amarillas. Es una baja muy sensible para el cuadro navarro, puesto que el ariete es el máximo goleador de su equipo con cinco goles. Una cifra que resulta ser el 50% de los goles marcados por su equipo, que en total llevan la baja cifra de 10. Su entrenador se pronunció en rueda de prensa previa al partido sobre la ausencia del alto delantero y no ha querido desvelar su sustituto. “Tal y como ha trabajado el equipo estas dos semanas ya he tomado una decisión, pero prefiero mantenerla en secreto”, así de hermético se mostraba el técnico.

Este partido supondrá la vuelta de Javi Gracia a Valladolid, equipo en el que jugó dos años a mediados de la década de los 90, y ciudad con la que guarda una gran relación, como reconoció el propio entrenador.

Convocatorias y posibles onces iniciales

Real Valladolid: Mariño, Jaime, Rukavina, Alcatraz, Jesús Rueda, Valiente, Peña, Bergdich, Baraja, Álvaro Rubio, Sastre, Ebert, Omar, Rama, Larsson, Osorio, Javi Guerra y Manucho.

Osasuna: Asier Riesgo, Andrés Fernández; Marc Bertrán, Miguel Flaño, Arribas, Oier, Loties, Damiá; Lolo, De las Cuevas, Armenteros, Puñal, Cejudo, Roberto Torres, Raoul Loé, José García; Ariel Núñez y Manu Onwu.

Fotos: UD Almería y Real Valladolid

VAVEL Logo