El balón parado alarga la agonía
Foto: LFP.

Se veían las caras dos equipos igualados en la clasificación pero con trayectorias muy dispares. La dinámica de los herculinos era francamente mala, sin conocer la victoria desde el 2015 y tras haber recibido una goleada en San Mamés en el partido anterior. Por su parte los boquerones han ido recortando distancias hasta alcanzar a sus rivales, a pesar de llegar a ser colistas. También venían de encajar una derrota, por dos goles a uno, frente al Valencia, pero con mejores sensaciones que los gallegos en cuanto a juego.

Un Dépor muy necesitado buscó la iniciativa

Los pupilos de Víctor Sánchez salieron al encuentro intentando dejar claro que jugaban en casa y que pretendían cambiar la dinámica que tenían hasta el momento. En los primeros cinco minutos de partido intentaron causar peligro por la banda derecha, en la que Juanfran y Fede Cartabia se prodigaron en ataque en multitud de ocasiones. 

Según pasaban los minutos se sucedieron las alternativa en ataque por parte de los dos conjuntos. En el minuto 11, Atsu remató un centro desde la derecha de Chory Castro, que se le fue alto. El Málaga avisaba. El Dépor apoyó su ataque en los saques de esquina, que los buscaba como agua de Mayo. En uno de ellos, Lucas sacó desde el costado diestro y el balón se fue cerrando hasta que Kameni intervinó y despejó con dificultad. El rebote le cayó a Mosquera que remató casi sin fuerzas y desde el suelo, sin problemas para el meta. Poco después Lucas tendría una gran oportunidad con un disparo que detuvo el camerunés en dos tiempos.

Efectividad en el balón parado

En el minuto 29 llegó el primer saque de esquina para los visitantes. No desaprovecharon la ocasión, Charles anotó de cabeza tras un error de marca de Luisinho. El partido se ponía cuesta arriba para los locales. Tan sólo cinco minutos después, Lucas Pérez tendría la mejor ocasión de la primera mitad para los suyos. Le pusieron un gran balón en profundidad que el ariete aprovechó con un gran desmarque. Se plantó solo ante Kameni e intentó colarle el balón entre las piernas. Este despejó pero el rebote favoreció al coruñés. No estuvo rápido y dos defensores lograron situarse bajo la meta. Lucas tiró al cuerpo de Welligton y falló el disparo.

Debut para Ochoa en Liga.

En la jugada con Lucas, Kameni tuvo la mala suerte de lesionarse, y se marchó siendo sustituido por Ochoa, que debutó en Liga. Aunque no fue el debut soñado al recibir tres tantos en contra.

Poco antes del descanso, en el minuto 43, llegó el gol del empate. Celso Borges anotó el tanto tras un pase de Fede Cartabia desde la derecha, que puso el balón en el centro del área y el mediocentro remató con un gran disparo. Se llegó al descanso con el empate a un gol en el marcador.

De nuevo, el balón parado

Se reanudó el encuentro con un Málaga que buscaba presionar más arriba y crear peligro. En el minuto 63 se puso por delante de nuevo el equipo andaluz. Otro saque de esquina cogió desprevenidos a los locales. Camacho remató a placer y puso el resultado de dos a uno en el marcador. Tres saques de esquina a favor y el Málaga lograba dos goles.

Tres goles en contra en jugadas de estrategia.

Seis minutos tardó el Deportivo en reaccionar. Fede Cartabia cogió el balón casi en su campo y se encaró hacia la portería trazando una diagonal. Llegó al área y disparó al palo corto. De nuevo los blanquiazules lograban empatar el encuentro.

Los gallegos querían más, estaban en casa y necesitaban una victoria. En el minuto 81, Mosquera le puso un gran pase a Fajr que recibió en la banda izquierda y puso un gran centro para Lucas Pérez que remató de manera acrobática poniendo por delante a los suyos. Faltaban nueve minutos y los herculinos se ponían por delante en el marcador.

Pérdida de puntos en los últimos minutos

El público animaba y veía por fin la luz al final del túnel. Pero otros precedentes no muy lejanos, como el partido contra el Valencia, tendrían que haber presagiado que aún no estaba todo dicho. Una falta bastante rigurosa, que decidió señalar el colegiado, amargó la fiesta coruñesa. Recio sacó la falta y Arribas cabeceó con tan mala suerte que fue a parar a su propia portería. Era el minuto 89 y Riazor enmudecía y los jugadores se echaban las manos a la cabeza. De nuevo los tres puntos se volvían a escapar y la mala racha continuaba.

Con este resultado los blanquiazules se mantienen en el puesto 12 con 33 puntos y a la espera de lo que hagan sus rivales. La próxima jornada visitarán el Calderón. Por su parte el Málaga se sitúa un puesto por encima igualado a puntos y tendrá que visitar al Sporting la próxima jornada.

VAVEL Logo