La lupa: SD Huesca
(Foto: LaLiga).

Una semana más, el Real Valladolid tendrá una ocasión vital para no perder el tren de la lucha por los puestos de promoción. El playoff se va alejando por momentos, y tras el empate de la pasada jornada frente al Gimnàstic de Tarragona en tierras catalanas, toca hacerlo bueno con un triunfo en su feudo como local. El rival para dicha enmienda será la SD Huesca, que visita la ciudad de Valladolid con la necesidad también de conseguir los tres puntos, aunque a diferencia del conjunto blanquivioleta, en su caso sean para tratar de eludir la zona de peligro de la clasificación y poder así pasar una semana tranquila sin tener que mirar lo que viene por debajo.

Una victoria en los últimos cinco encuentros

El conjunto dirigido por Miguel Ángel Portugal recibe a una SD Huesca a la que no la acaban de salir las cosas del todo bien en esta segunda vuelta, ya que únicamente se ha alzado con la victoria en uno de los cinco choques que van de esta, habiendo sumado tan solo dos puntos en los otros cuatro encuentros tras firmar las tablas frente al CD Tenerife y en la última jornada frente al Elche CF. Esta falta de victorias, y algún triunfo de los equipos que le siguen en la tabla han hecho que el equipo oscense visite el estadio José Zorrilla a tan solo un punto por encima del último equipo que marca los puestos de descenso a 2ª División B, la UD Almería. Los pupilos de Anquela ocupan la 17ª posición con 27 puntos, y de conseguir el triunfo en tierras castellanas y acompañarles los resultados, podrían dormir con 30 puntos en su haber y a más de un partido de distancia de estos puestos peligrosos.

Los azulgranas vienen de hacer buenas actuaciones en los últimos encuentros, a pesar de que los resultados no hayan tenido mucho éxito. Consiguió una importante victoria hace cuatro jornadas por 3-1 frente a un rival directo y de su Liga como es el Albacete Balompié, y también pudo ‘rascar’ algún punto en las dos últimas salidas que ha tenido a Tenerife y a Elche, donde se ha enfrentado a conjuntos que están luchando por el playoff.

¿Cómo es esta SD Huesca?

El comienzo de temporada del conjunto de la cruz de San Jorge fue bastante irregular, y a pesar de conseguir enlazar 6 partidos consecutivos puntuando, el equipo no terminaba de arrancar y esto le llevó a ocupar los puestos de descenso. Esta mala dinámica hizo que la disciplina oscense optase por la destitución de su técnico, Luis Tevenet, y firmase a Juan Antonio Anquela para tratar de revertir esta difícil situación. Y parece haber surgido efecto, ya que el técnico andaluz ha conseguido sacarles de los puestos de descenso por el momento.

(Foto: LaLiga).

Darwin Machís es el máximo goleador del equipo con 7 dianas

Desde su llegada a Huesca, Anquela optó por el esquema de moda en el fútbol mundial, el 4-2-3-1, basándose en un juego de lucha y presión en la medular y con una rápida salida a la contra. El Huesca es un equipo que tiene dificultad para llevar a cabo el juego de toque, por eso la salida a la contra o el juego rápido por bandas es su principal baza. Ceden la pelota al rival, y se centran en recuperarla rápido y aprovechar cualquier espacio para generar una llegada a puerta. En esta SD Huesca, las bandas son el principal peligro, ya que no solo atacan los extremos, sino que continuamente son doblados por ambos laterales, consiguiendo de esta forma la superioridad en banda y una fácil salida de balón. En esta línea de ataque tienen a una bala como es Darwin Machís. El ariete venezolano es la máxima referencia del conjunto aragonés y es el pichichi del equipo con 7 tantos.

Para generar este peligro por medio de salidas rápidas por banda o por medio de contragolpes, es necesario un medio campo luchador, que tenga como principal premisa presionar para robar el balón e inmediatamente abrir a los laterales del campo. Este trabajo en la SD Huesca es llevado a cabo por Fran Mérida y por Bambock, aunque también es muy importante en esta demarcación Juanjo Camacho, que suele jugar por delante de estos.

Bambock llegó este verano procedente del PSG francés, y a pesar de su juventud se ha convertido en un fijo en los onces del conjunto oscense. Es un jugador muy físico y corpulento, y en el doble pivote de mediocampo siempre se sitúa por detrás, en este caso, de Fran Mérida. Es el encargado de hacer el trabajo sucio del equipo, e incluso de sacar el balón jugado. Su compañero en la medular suele ser Fran Mérida. El ex del Arsenal o Atlético de Madrid entre otros, ha conseguido en Huesca estabilidad, y es uno de los principales pilares del equipo. Si el francés es el encargado de hacer el trabajo sucio, Mérida se encarga de la salida de balón, de unir la línea defensiva con la de ataque o distribuir el juego, aunque esto no quita que también se vea implicado en la faceta defensiva.

Bambock lucha un balón bajo la atenta mirada de Fran Mérida. (Foto: LaLiga).

Por último, la línea defensiva es donde más problemas está teniendo Anquela. La zaga de la SD Huesca es la línea más débil de todas, concretamente en el carril izquierdo, ya que Morillas es un lateral con un gran recorrido y en muchas ocasiones no está en su posición. Además, la defensa oscense, al igual que ha ocurrido durante gran parte de la temporada en el Real Valladolid, son muy poco contundentes y expeditivos y tienen serias dificultades para realizar las marcas, anticipaciones, etc. 

Por lo tanto, Miguel Ángel Portugal deberá estar atento a todos estos aspectos para intentar conseguir superar a la SD Huesca en esta final, y así de esta manera, no quedar más descolgado y decir adiós a la lucha por entrar en los puestos de promoción. 

VAVEL Logo