Con la casa sin barrer
Encuentro entre el Levante y el Athletic (Foto: levanteud.com)

El Levante UD vuelve a caer derrotado en el Ciutat de Valencia, y ya son tres veces consecutivas las ocasiones en las que los tres puntos se marchan de Orriols. En esta jornada fue el Athletic de Bilbao el que se aprovechó de la mala dinámica de los levantinos en su feudo para llevarse una balsámica victoria. El cuadro granota no gana en su estadio desde el 21 de septiembre cuando derrotó a la Real Sociedad.

El encuentro ante el conjunto bilbaíno se puso cuesta arriba para los granotas nada más ponerse el esférico en circulación. La delantera del Ahletic le comió la tostada por completo a la retaguardia levantinista, la cual provocó un penalti que a la postre sería el primer tanto del conjunto vasco, penalti materializado por Aduriz para poner el primer gol en el electrónico.

El nerviosismo y la desazón se apoderó de la afición local que de nuevo veía a los suyos por detrás en el marcador nada más iniciarse el partido. Estas sensaciones afectaron a los jugadores que empezaron a cometer numerosas imprecisiones con el balón en los pies. Analizando lo que acontecía en el terreno de juego, antes de llegar al descanso, Muñiz decidió cambiar el esquema del equipo introduciendo en la cancha a Boateng para acompañar a Ünal en la punta del ataque, lo que hizo que el equipo diese síntomas de reacción antes de marcharse a los vestuarios.

Disputa del balón (Foto: levanteud.com)
Disputa del balón (Foto: levanteud.com)

Tras la reanudación, esos síntomas de reacción que se dieron en el tramo final del primer tiempo, empezaron a dar sus frutos. El Levante salió en la segunda mitad con la valentía necesaria para darle la vuelta a la situación. Se hizo dueño del partido pero no conseguía batir la meta rival a pesar del empuje ofensivo, y cuando parecía que el balón no quería entrar en la portería de Kepa, llegó el tan esperado tanto del empate para alegría de los valencianos.

Un tanto que hirió el orgullo de los leones que se fueron al ataque para recuperar la ventaja que habían obtenido, y, con ello, volvieron a relucir los problemas defensivos del Levante. El segundo tanto del Athletic terminó llegando y, para más inri, fue el propio zaguero levantinista, Postigo, el que introdujo el cuero en su propia portería, para el total descalabro del conjunto granota.

Con esta importante victoria, el Athletic de Bilbao respira tranquilo y puede pensar ya en seguir escalando puestos en la clasificación sin la necesidad de mirar hacía la zona de abajo, zona en la que se encuentra el Levante, que con esta derrota se mete en problemas tras haberse recortado la distancia con el descenso a tan sólo cuatro puntos.

 

VAVEL Logo