La falta de creatividad condena el derbi vasco

El partido comenzó con una gran intensidad, característica de un derbi vasco. Ambos equipos salieron a morder pero con un gran temple con el balón en los pies. Pases limpios y verticales buscando a Asier Illarramendi, por parte de la Real y balones potentes y una presión intensa en los medios del conjunto visitante por parte del Athletic, en los primeros 15 minutos

El derbi empezó a coger ritmo y en el minuto 19, Mikel Oyarzabal protagonizó una de las ocasiones más claras del partido, un tiro cruzado que no vio portería y se marchó rozando el palo. El Athletic estaba atrincherado y viviendo de los balones largos y aéreos.

Ambos equipos generaban juego pero les faltaba esa capacidad para crear peligro. En el minuto 29, una volea mordida de Mikel Rico, se paseaba por el área de Gerónimo Rulli. El primer tiempo terminó con la ocasión más peligrosa de la primera parte de  San José que se marchaba por encima del travesaño en el minuto 46.

 La falta de creatividad en los últimos metros y la imprecisión de ambos equipos protagonizaron una primera parte con falta de ritmo y sin ocasiones. Álvaro Odriozola, potente como una moto y profundo como un puñal, fue de los pocos a la altura del nombre del partido que se disputaba en San Mamés. 

La segunda parte comenzó con una presión más activa y adelantada por parte de  un Athletic mucho más enérgico. En el minuto 52, Raúl García hizo un sorprendente remate de volea que rozó con la punta de los dedos Rulli. El Athletic había salido eufórico y San Mamés comenzó a rugir  tras tres ocasiones claras del conjunto de Ziganda. Óscar De Marcos se quedó solo  frente al portero pero se pasó de frenada, seguido de un córner que se marchó desviado por muy poquito de Laporte  en el minuto 56.

El baile de salón entre Aduriz y Llorente fue un auténtico suplicio para Fernández Borbalán. Januzaj tuvo una buena ocasión antes de la entrada de Iñaki Williams en el minuto 66, por un intermitente Óscar De Marcos y en minuto 69 Balenziaga se retiró lesionado por Saborit. En el banquillo Txuri-urdin también se movió ficha y Eusebio Sacristán sacó al cántabro Sergio Canales por Mikel Oyarzabal.

El balón era para la Real Sociedad que acechaba la portería de Herrerín. Córdoba entraba por Raúl García tratando de ofrecer un juego mas ofensivo y Unai Núñez estaba imperial en defensa tras el bombardeo de la Real. En el minuto 85 entró  Carlos Vela por un intrascendente Januzaj y Xabi prieto hizo silencio San Mamés con una volea bajo la lluvia en el minuto 88.

Iñigo Martínez hizo recordar viejas sensaciones con un tiro desde el medio campo que atrapó un bien colocado Herrerín en el minuto 91, siendo esta la última ocasión del partido. No hubiese sido la primera vez que marcas de tal forma, recordando su golazo ante la Real en el derbi vasco de 2012, en la temporada que debutó con el Athletic de Bilbao.

Odriozola y Unai Núñez fueron de lo mejor del partido. La Real tuvo la pelota y el Athletic la intensidad que caracteriza al equipo de Ziganda. Fue un partido pobre y ascendente pues fue de menos a más y no estuvo a la altura de lo que es un verdadero derbi vasco.

Justo y merecido resultado para un anímico derbi en San Mamés. Ninguno de los dos equipos hizo más por llevarse el partido y fue partido pobre e intermitente. No es un mal resultado para ninguno de los dos equipos pues ambos conjuntos puntúan.

VAVEL Logo