Anuario VAVEL Girona CF 2017: la portería, dudas y cambios
Bono, el portero del Girona durante estos últimos meses | Foto: Noelia Déniz

No hay puesto más específico en el fútbol que el de portero: en primer lugar porque, obviamente, es el único jugador que, en un espacio limitado, puede usar las manos; y en segundo, porque es el que más confianza por parte del entrenador requiere, dado que un fallo de un delantero, de un centrocampista o incluso de un defensa es subsanable, en cambio el de un portero casi siempre suele acabar con un gol subiendo al marcador del equipo rival.

Con esta tesitura ha tenido que lidiar Pablo Machín durante todo el año, un lapso en el que hasta tres cancerberos diferentes se han puesto sobre la línea que determina si recibes un gol o no. Los cambios han sido constantes, ya sea por falta de confianza, por acumulación de fallos o simplemente porque le dejó de gustar al entrenador. De hecho, el portero con el que se consumó el ascenso en el ya mítico partido contra el Zaragoza fue vendido, llegando en su lugar un portero con una amplia trayectoria en Primera para que, al final, esté jugando el que era suplente aquel 4 de junio. Una cosa que así dicha suena un tanto extraña, pero que es lo que ha sucedido. Es, por tanto, la línea que más dudas ha generado al entrenador a la hora de componer el once.

Veamos, hombre por hombre, cómo ha sido el año de los arqueros que han estado bajo los tres palos de la portería del club de Montilivi:

Yassine Bounou “Bono”

El marroquí ha sido, probablemente, el que, en el cómputo de todo el año, haya ofrecido un rendimiento más regular. Empezó el mismo intercambiando el puesto con René, aunque al final fue el gaditano, en parte por la marcha de Bono a la Copa África, el que jugó los partidos decisivos que dictaminaron el ascenso. Las cualidades de Bono ya las conocemos –sobriedad bajo los palos y reflejos más que aceptables–; su debilidad, también: los balones por alto. Cada vez que hay un centro al área parte de la hinchada blanquivermella tiembla de pavor. Debe tratar de mejorar en esta faceta en este año para acabar, por fin, con el debate que suscita la portería. De hacerlo, es incluso posible que sea titular en el Mundial con Marruecos –actualmente se disputa el puesto con el numantino Munir Mohamedi–, lo cual sería un gran escaparate para su carrera.

Gorka Iraizoz

Llegó este verano procedente del Athletic, avalado por una amplia y reconocida carrera en Primera División –12 temporadas en élite del fútbol español no las juega cualquiera–, para ser el titular que ocupara la portería en esta nueva aventura en la Liga de las Estrellas. Sin embargo, su rendimiento ha distado mucho de la categoría que, por trayectoria, se le presuponía. Ha dejado errores flagrantes (su partido contra el Barcelona es de chiste) y no ha transmitido seguridad durante los encuentros que ha jugado, acabando relegado al banquillo. Su fichaje ha resultado, de momento, una decepción.

René Román

Los fallos cometidos por Gorka estos primeros meses de competición han dejado la sensación de que fue un error prescindir del meta gaditano; más aun viendo el buen rendimiento que está dando en el Almería, donde es indiscutible. Durante la primera parte del año estuvo alternándose con Bono, pero durante la disputa de la Copa de África que jugó el marroquí, consiguió asentarse y disputar los últimos choques en Segunda División, que desembocaron en el ya archiconocido ascenso, siendo él partícipe del encuentro ante el Zaragoza que encumbró al equipo de Machín a Primera.

José Aurelio Suárez

Llegado este año del Barcelona B, donde era titular en el equipo que consiguió el ascenso a Segunda, iba a ser el tercer portero de la plantilla a caballo con el filial. Sin embargo, la desgracia se cebó con él en agosto y una lesión en el hombro le dejó en el dique seco para el resto del año.

VAVEL Logo