Análisis post partido: un contragolpe impidió la victoria
Embarba en un lance del partido. Foto: La Liga

Ya lo advertía Míchel a lo largo de la semana y en la rueda de prensa previa al choque y es que uno de los puntos fuertes del Cádiz esta temporada son los contragolpes.

Los amarillos están siendo letales en las contras ya que tienen gente muy rápida arriba y esta temporada ya han sumado muchos puntos así.

El Rayo salió con la lección aprendida y buscando la victoria tan importante que necesitaban para seguir arriba y sumar distancia con sus perseguidores y buena prueba de ello ha sido que ha salido a presionar como siempre, atrás quedó la imagen dada en Gijón la pasada semana.

El Rayo salió a controlar el partido y Embarba - muy activo- lo intentaba con ganas en los primeros compases pero el Cádiz no se lo iba a poner fácil, prueba de ello es que en los primeros minutos avisaba con 2 disparos que se fueron fuera por muy poco - uno tras un robo de balón en el medio campo y otro tras un saque de esquina-.

Trejo puso el espectáculo 

Pero como hemos visto a lo largo de la temporada, el Rayo es capaz de hacer lo mejor y también lo peor en cuestión de minutos. En esta ocasión fue Trejo quien puso la magia y se sacó de las botas un sombrero magistral y tras eso un control magnífico para culminar con un disparo perfecto que hacía subir el primer tanto al marcador.

Tras el gol, el Rayo se vino arriba y tuvo el segundo en las botas de Bebé. El Cádiz estaba sometido a merced del juego del Rayo, o eso parecía, porque justo cuando mejor estaban los locales, llegó el gol de los gaditanos.

Álvaro se quedaba solo delante de Alberto tras un gran pase en profundidad, recortaba al guardameta vallecano que cometía penalti sobre él, aunque el colegiado decretó la ley de la ventaja debido a que David Barral llegaba solo para rematar. Contra de libro y gol, justo de lo que había advertido Míchel.

Raúl de Tomás suma otro partido sin marcar

Tras el empate parece que los dos equipos se vinieron abajo y daba la sensación de que ninguno de los dos quería llevarse el encuentro. Míchel ejecutaba los cambios y el primero era el de Embarba que había pasado de ser muy incisivo en la primera parte a desinflarse en la segunda, quizá el haberlo jugado casi todo le está pasando factura al madrileño.

Otro de los que llevan desaparecidos un par de partidos es De Tomás, el Killer franjirrojo, y es que el delantero esta temporada tiene mal acostumbrada a la afición y por eso quizá estos partidos que es en los que menos se le ha visto es cuando su equipo más lo necesita.

Ahora habrá que esperar lo que hacen los rivales y el propio Rayo la semana que viene en Albacete para saber si los madrileños siguen ahí arriba en estos momentos claves de la temporada.

VAVEL Logo