La fortuna acabó siendo justa con el Rayo
Los jugadores del Rayo Vallecano celebrando la victoria con la afición | Imagen. www.laliga.es

Los jugadores franjirrojos llevaron a cabo una gran actuación en el Estadio Carlos Belmonte. Tras unos primeros minutos de tanteo los madrileños se hicieron dueños del balón y del juego. Y así fue durante todo el partido prácticamente. Los rayistas se acercaban con frecuencia a la portería local llegando a gozar de clarísimas ocasiones de gol. Este dominio constante provocaba que el Albacete se replegara en su zona defensiva por lo que sus ataques escaseaban. Finalmente, la insistencia dio sus frutos y cuando ya todo hacía indicar que el encuentro iba a concluir en empate los visitantes anotaron el gol de la victoria que les otorga unos valiosos tres puntos para situarse como líder provisional.

El Rayo Vallecano viajaba a Albacete con el objetivo claro de obtener los tres puntos pues de no ser así vería como se detendría la buena racha que venía encadenado en los últimos partidos pues en los dos encuentros anteriores no había sido capaz de obtener la victoria. Además, existía una cierta presión por lo apretada que está la parte alta de la tabla clasificatoria por lo que el triunfo supondría un gran impulso para los madrileños.

Por su parte, el Albacete deseaba más que en ninguna otra jornada poder lograr la victoria para dedicársela a Pelayo, el jugador del propio equipo castellano-manchego gravemente accidentado en las horas anteriores al partido que iban a disputar frente al Huesca en la jornada anterior. Además de esta razón de peso los albaceteños querían volver a celebrar una victoria con su afición después de que en los dos últimos partidos en los que actuaron como locales solamente pudieron obtener dos empates sin anotar gol alguno en ninguno de ellos.

Primera parte con dominio claro del Rayo

El partido se inició con la intención por ambos conjuntos de hacerse con el control del juego. Los acercamientos a ambas áreas se producían con asiduidad, pero ninguno de ellos sin significar una clara ocasión. Pasados los primeros 15 minutos del partido el Rayo se hizo con la posesión del balón y sus ataques se producían uno tras otro. Después de un disparo desde fuera del área de Trejo tras una gran jugada del mismo tuvo lugar la ocasión más clara del partido. Y en dicha oportunidad el Albacete vio como la fortuna le sonreía. El delantero franjirrojo Raúl de Tomás gozaba de un mano a mano frente al portero local al que regateaba de forma magistral. Impotente, el delantero hispano-dominicano veía como su disparo se estrellaba contra el palo quedándose los franjirrojos a escasos centímetros de adelantarse en el marcador.

Las ocasiones se sucedían pero el gol del Rayo no llegaba

Y el Rayo seguía imponiéndose con autoridad y el peligro proseguía. Los madrileños llevaban a cabo muy buenas jugadas combinadas que en multitud de ocasiones finalizaban en las proximidades de la portería albaceteña. Entre estas oportunidades hay que destacar un lanzamiento lejano de Fran Beltrán tras un córner y dos con más significativas, primero un centro peligroso de Álex Moreno al que nadie llega a rematar y la última ocasión del primer tiempo, una volea de Raúl de Tomás que conseguía detener el guardameta local.

Durante el primer tiempo el Albacete prácticamente se dedico en su totalidad a detener a los jugadores madrileños y despejar los peligrosos acercamientos, situándose los locales la mayor parte de los minutos replegados en las proximidades de su área. Debido a estas circunstancias sus ocasiones de gol escasearon, pero, pese a eso, pudieron adelantarse en el marcador también. Después de un lanzamiento de falta prolongado en un primer momento por un jugador local un atacante del Albacete no lograba dirigir a portería una peligrosa volea. Esta fue la oportunidad más clara que tuvieron los albaceteños en el primer tiempo.

En el segundo tiempo, más de lo mismo

Tras el descanso, muchos podían pensar que el guion del partido podía cambiar y apreciarse una segunda parte distinta a lo que había sido la primera. Sin embargo, el Rayo Vallecano y sus jugadores no estaban por la labor. Y para este fin volvieron a juntas todas sus fuerzas. El dominio franjirrojo prosiguió, llegando a incrementarse por momentos.

Las ocasiones para los madrileños seguían surgiendo. En el minuto 50 Raúl de Tomás contrariado veía como le anulaban un gol por fuera de juego muy dudoso después de un magistral centro de Unai López. Cinco minutos después se producía un acontecimiento significativo y lleno de expectación. El entrenador albaceteño daba entrada al delantero ucraniano Zozulia. Este hecho era esperado por una gran mayoría debido a la polémica generada la temporada pasada cuando dicho futbolista pertenecía al Rayo Vallecano. Este cambio acabó repercutiendo en el juego, al menos durante unos minutos, pues el peligro del Albacete aumentaba al mismo tiempo que lo hacía el de los rayistas.

Zozulia por fin pudo jugar contra su ex equipo

Pero nada más lejos de la realidad. Tras este breve periodo de tiempo el dominio madrileño continuó con más fuerza si cabe. Sobrepasado el minuto 60 el extremo Adrián Embarba no acertaba a introducir el balón en la portería albaceteña cuando ya todos daban por seguro el gol. El atacante franjirrojo veía como se quedaba solo frente al portero después de un gran pase de Raúl de Tomás, pero, a pesar de su inmejorable situación, el Rayo no lograba adelantarse en el marcador. El Albacete disponía de puntuales acercamientos, en ocasiones con cierto peligro, la mayoría de ellos provocados por Zozulia. Ninguno de estas ocasiones suponía mayor peligro para Alberto y la defensa visitante.

Zozulia en la disputa de un balón| Imagen: www.laliga.es
Zozulia en la disputa de un balón| Imagen: www.laliga.es

Y por fin llegó el gol del Rayo

Tratando de dar el último empujón a su equipo, el técnico franjirrojo Michel daba entrada primero al cuestionado Bebé y posteriormente a Armenteros en lugar de Embarba y Santi Comesaña, respectivamente. Los visitantes continuaban intentándolo, pero con el paso del tiempo sus fuerzas se agotaban. El propio Bebé acabaría siento muy importante para la victoria del Rayo. Primero efectuaba un peligroso disparo lejano que despejaba el portero visitante y minutos después llevaba a cabo un gran pase a Raúl de Tomás que dejaba a este en una buena ocasión de gol. El delantero no acertaba en su disparo en primera instancia, pero el rebote chocaba accidentalmente en su propio cuerpo y el balón acababa sobrepasando la línea de gol. Los madrileños conseguían por fin el tan ansiado y buscado gol y veían como en esa oportunidad la fortuna les devolvía lo que les había quitados en anteriores jugadas. La alegría se extendía entre todos los jugadores, el banquillo y el gran número de aficionados rayistas desplazados hasta el Carlos Belmonte.

Raúl de Tomás en la jugada del gol | Imagen: www.laliga.es
Raúl de Tomás en la jugada del gol | Imagen: www.laliga.es

Para el Albacete y sus aficionados el gol supuso un mazazo del que no supieron sobreponerse debido a la escasez de fuerzas, así como los pocos minutos restantes. El encuentro concluía con una agónica victoria para el Rayo Vallecano por la mínima, la cual se traduciría en un gran impulso para afrontar las complicadas siguientes jornadas y una gran alegría para todos los rayistas que veían como el sueño del ascenso continuaba. Además de estos importantes beneficios los madrileños lograrían aumentar la distancia con sus rivales que no habían conseguido el triunfo además de acabar el día como líderes provisionales de la categoría a expensas del resultado que obtuviera el Sporting, el cual podría suponer que el Rayo concluyera la jornada líder en solitario.

En la próxima jornada el Rayo Vallecano disputará uno de los encuentros más destacados al enfrentarse en un complicado partido frente al Zaragoza. Por su parte, el Albacete deberá visitar a un equipo que está peleando por salvar la categoría, el Almería.

VAVEL Logo