Objetivo, volver a la cima

Luis Enrique debe darle la vuelta a la situación competitiva y anímica de la selección, debe volver a llevar a la selección a competir por todo y establecerla de nuevo en lo mas alto.

Objetivo, volver a la cima
Foto: FIFA

Parecía que por fin la selección española había retomado el rumbo hacía la cima cuando casi de improvisto la piedra mas grande volvió a bajarlos en mitad de su camino. La destitución de Lopetegui supuso el fin de lo que vislumbraba como una gran época para "la Roja", aunque al principio todos quisieron hacerse los ciegos y no darse cuenta de las circunstancias el problema acabo cediendo por su propio peso de la forma mas agónica, en Octavos del Mundial en penaltis y contra la anfitriona, casi se podía haber predicho un final así tras lo acontecido con el tema Lopetegui y las cosas fueron cada vez a peor. Lo que llevaba camino de ser una delas grandes épocas de la selección española acabó por convertir en uno de los episodios mas tristes de la historia de España y desde luego el mas ridículo.

Pero es la hora de pasar de página, corramos un tupido velo y demos la bienvenida a una nueva etapa en el fútbol español. Este martes día 10 de junio se oficializaba, tras dos semanas de la eliminación española del Mundial, el nuevo seleccionador, Luis Enrique. Un nombre que no ha dejado indiferente a nadie, tanto para los que recuerdan la parte deportiva, donde el asturiano consiguió hacer historia con el Barcelona, ganando nada más y nada menos que un triplete, tras unas grandes temporadas en el Celta, como para los que solo hablan de la parte personal, relación con la prensa, maneras y demás pensamientos que a algunos parece molestar.

Pero hay que centrarse en lo deportivo, lo que consigue con Luis Enrique y lo que este debe conseguir con ella. El aficionado español al ver el nombramiento de Luis debería sentirse seguro y contento, ya solo mirando el palmares que posee invita a pensar que la selección está en buenas manos, pero si profundizamos más quizás podemos toparnos con los remedios que esta selección necesita para volver a competir.

Mejoras en el estilo

De su paso por el Barça, aparte de los trofeos, una de la cosas que Luis Enrique intentó dejar en el club blaugrana fue un cambio en el estilo, sin deshacerse del juego combinativo que le ha definido siempre pero que empezaba a no surtir el mismo efecto que en años anteriores, implementando mas velocidad al juego con extremos muy verticales y un centro del campo capaz de hacer de esas transiciones armas letales.

Si fue capaz de añadir ese colmillo que le faltaba al Barça en la selección podría implementarlo de igual manera, una marcha más, una velocidad y una verticalidad de la que adolece el juego de la selección y que como se ha visto en el Mundial necesita con urgencia o acaba ahogándose en su propio estilo. Este será sin duda uno de los grandes retos que Luis Enrique deberá conseguir durante su paso por la selección, que sea capaz de crear verdadero peligro y no solo el dominio del balón. Estos años se está viendo mucho y es que una posesión estéril no sirve de nada si no va acompañada de situaciones de peligro, de profundidad y de la incomodidad del rival por ver que no solo no puede quitarte la pelota si no que en cualquier momento puede encajar un gol.

Gen ganador y competitividad

Luis Enrique ha demostrado su entereza en grandes momentos tanto como de jugador como de entrenador, un hombre que ha jugado en los dos clubes mas exigentes del mundo, Real Madrid y Barcelona, ademas de sus partidos con la selección española. Un hombre con carácter, que quizás sea lo que más necesita la selección a día de hoy, un líder. Como Saúl dijo tras el Mundial es lo que más han echado en falta.

La selección necesita volver a competir en la grande citas, de nada le sirve estar tantos amistosos invictos si luego en los torneos oficiales van de descalabro en descalabro, es pronto para sacar conclusión alguna, pero por el momento lo que se puede deducir de la incorporación de Luis Enrique tiene buena pinta e incluso invita a retrotraerse a los tiempos en los que todo comenzaba con Luis Aragonés. El sabio de Hortaleza también dotó a la selección de ese gen competitivo ademas del carácter que siempre le caracterizó y por el que a los aficionados españoles consiguió conquistar, un ganador nato.

El objetivo primordial de Luis Enrique debe ser el de devolver a la selección a su sitio con las demás grandes, poder disputar torneos de tu a tu como ya hiciera y sobre todo "ganar, ganar, ganar y volver a ganar".