Al Barça solo le faltó el gol
El delantero uruguayo fue uno de los azulgranas que tuvo más ocasiones / Foto: Noelia Déniz (VAVEL.com)

Al Barça solo le faltó el gol

Los azulgranas jugaron un buen partido ante un Olympique de Lyon que también tuvo sus opciones pero la falta de efectividad de los de Valverde provocaron que la eliminatoria todavía esté abierta.

marti-abad
Martí Abad

El FC Barcelona llegaba al Parc OL con dudas. Aunque el conjunto entrenado por Ernesto Valverde es el líder de la Liga Santander a siete puntos del segundo clasificado, no conoció la derrota en la fase de grupos de la Champions clasificándose como primero y es semifinalista de la Copa del Rey, los de Valverde estaban dejando muchas dudas en el juego y en ataque.

Los azulgranas tan solo habían sido capaces de marcar un gol en los últimos 180 minutos disputados y, además, fue de penalti. Pero lo que se vivió en el estadio francés fue justamente lo contrario pero, eso sí, con el mismo final: el FC Barcelona realizó uno de los mejores partidos de la temporada y chutó hasta 25 veces, pero tampoco vio portería. 

4-3-3 y Sergi Roberto en el centro del campo

El FC Barcelona tiene un difícil calendario por delante y si ya ante el Valladolid se pudieron ver las primeras rotaciones, con un Vermaelen titular, igual que Boateng -que fue descartado en Lyon- el partido de Champions sirvió para ver a Sergi Roberto ocupando su posición de origen: el centro del campo.

Cuando Valverde presentó el once, muchos pensaron que el técnico apostaría por un 4-4-2 con un doble lateral derecho con Semedo y Sergi Roberto y la banda izquierda cubierta por Dembélé, pero ya desde el primer minuto se vieron las intenciones del conjunto azulgrana, con un 4-3-3 y, además, dando sentido al juego de posesión y realizando una presión alta al conjunto contrario. 

El jugador de Reus jugó en el centro del campo / Foto: Noelia Déniz (VAVEL.com)
El jugador de Reus jugó en el centro del campo / Foto: Noelia Déniz (VAVEL.com)

De hecho, esta fue una de las características que puso en apuros al conjunto francés el pasado martes: la alta presión azulgrana. Los de Valverde, empezando por un Messi que recuperó varios balones e iniciando rápidos contraataques que estuvieron cerca de terminar en gol y un Suárez que provocó que, en algunos saques de puerta, Lopes se pusiera nervioso, quisieron poner en apuros al Olympique de Lyon ya en la salida del balón. Y les funcionó.

Falta de efectividad y los cambios habituales

Pero sin duda, lo único que se le puede reprochar al FC Barcelona es la falta de efectividad. Porque, esta vez, no fue el mal juego, y tampoco el no llegar a portería o no poner a prueba al portero rival. Esta vez fue que, de 25 ocasiones, ninguna entró. Y aunque es cierto que el Barça tan solo realizó cinco chutes a puerta, hizo que Lopes, que ya hizo un gran partido ante el PSG en liga, volviera a ser uno de los nombres del partido.

La posesión también fue azulgrana, con un 63% para el FC Barcelona y un 37% para el conjunto local. Y es que de hecho, el Barça superó a los franceses en casi todas las facetas del juego, incluso en los fueras de juego y córners. Tan solo en el número de paradas del portero y las faltas realizadas fue superior el conjunto local. 

Pero lo que también destacó en la ida de los octavos de final de la Champions League fue que, en el Barça, volvieron a producirse unos cambios más que habitualesCoutinho por Dembélé y Arturo Vidal por Sergi Roberto. Y aunque es cierto que la entrada del chileno sí que tuvo sentido, dado que era el minuto 81 del encuentro, intentando tener más fuerza en el centro del campo, evitando que el rival pudiera llegar a portería y que, además, el canterano azulgrana ya había visto la tarjeta amarilla, sí que fue sorprendente el cambio de Dembélé:  es verdad que el francés no vio puerta, pero estaba siendo uno de los jugadores más activos del encuentro.

El extremo francés en acción en el partido ante el PSV / Foto: Noelia Déniz (VAVEL.com)
El extremo francés en acción en el partido ante el PSV / Foto: Noelia Déniz (VAVEL.com)

Ter Stegen volvió a aparecer cuando más se le necesitaba

El conjunto local también tuvo sus opciones. Es cierto que los franceses tan solo dispararon cinco veces, a diferencia de las 25 por parte del combinado azulgrana, pero especialmente dos de ellas tuvieron mucho peligro. Y, como ya lleva siendo habitual, un imperial Ter Stegen volvió a alejar el peligro rival

La primera ocasión clara local llego a los cinco minutos de encuentro. Ter Stegen no estuvo fino en la salida del balón y cuando el esférico llegó al pie de Aouar, el jugador local probó fortuna con un potente disparo que el meta alemán despejó a córner a la perfección. Fue la ocasión más clara hasta entonces, pero no fue la mejor intervención del portero azulgrana. 

La parada del partido, con el permiso de las buenas intervenciones que también realizó el portero local, Lopes, se produjo tan solo cuatro minutos después, en el minuto nueve de encuentro. Entonces, Terrier conectó un potente disparo que, en primera instancia, pereció que había impactado directamente con el larguero. Pero en la repetición se pudo observar cómo un gigante Ter Stegen tocó el balón a mano cambiada para que impactara con el travesaño y, así, evitar el que podía haber sido el primer gol local.

Ter Stegen lleva siendo uno de los mejores azulgranas en los últimos encuentros / Foto: Noelia Déniz (VAVEL.com)
Ter Stegen lleva siendo uno de los mejores azulgranas en los últimos encuentros / Foto: Noelia Déniz (VAVEL.com)

Lo único que le faltó al Barça fue acierto, algo que, eso sí, no parece preocupar a Valverde. El técnico azulgrana, en la rueda de prensa habitual después del partido, se mostró tranquilo ante la falta de gol de su equipo, alegando que se preocuparía si quien hubiera tenido tantas ocasiones hubiera sido el conjunto rival. Pero teniendo en cuenta el difícil calendario que le viene al Barça por delante, los azulgranas ya saben cuáles son los deberes: jugar como en Lyon pero viendo portería y sentenciando el encuentro. 

VAVEL Logo