Mario Suárez no pudo jugar por gastroenteritis
Mario Suárez en un partido frente a su ex equipo, el Atlético de Madrid | Fotografía: LaLiga

Mario Suárez no pudo jugar por gastroenteritis

El mediocentro del Rayo Vallecano no pudo salir de inicio este fin de semana frente al F.C. Barcelona por un problema estomacal.

martin-tincho
Martín Zamora

No todo son malas noticias para el Rayo Vallecano. A pesar de los malos resultados cosechados últimamente y de que, a pesar de las buenas sensaciones sobre el terreno de juego, no terminen de salir las cosas como el rayismo desea; hay que llegar a ver los aspectos positivos de los últimos encuentros. Concretamente la adaptación y el juego desarrollado por las incorporaciones invernales del conjunto franjirrojo.

Porque sí, los últimos fichajes del Rayo Vallecano, para felicidad de Míchel, comienzan a coger ritmo de partido y confianza, claves para poder aportar todo lo que tienen en la consecución del objetivo del conjunto de Vallecas: la permanencia.

Sin embargo, este fin de semana no se ha podido disfrutar de todas las incorporaciones en el encuentro del Camp Nou. Concretamente, el Rayo Vallecano sufrió una baja importante de última hora debido a un problema estomacal en el jugador en cuestión, el cual a pesar de querer ser de la partida de Míchel, no pudo disputar ni un solo minuto en el feudo azulgrana, Mario Suárez. El ex futbolista del Atlético de Madrid tuvo que aguardar en el banquillo debido a una gastroenteritis sufrida en las horas próximas al duelo y no pudo saltar finalmente al césped con sus compañeros.

Mario Suárez realizó un entrenamiento específico tras su fichaje para coger ritmo de competición lo más rápido posible

A pesar de los impedimentos, el Rayo Vallecano se recompuso con la entrada al once titular de Imbula, en detrimento del madrileño. El francés, caracterizado por su poderío físico, además de su buen toque de balón y pegada, acompañó en la medular rayista a Santi Comesaña, para hacer frente a los Busquets, Coutinho, Vidal y compañía. A pesar de no poder llevar a su equipo a la victoria, el futbolista cuajó un gran partido en un estadio muy complicado que le llevó a ganarse el reconocimiento de su entrenador, después de haber saltado al césped en el once por un problema de su compañero.

Bendito problema que se le plantea a Míchel ahora cuando, para su satisfacción y a favor de los objetivos del equipo, observa el buen rendimiento, esfuerzo y compromiso que demuestran sus jugadores cada día para poder lograr quedarse un año más en Primera División.

VAVEL Logo