Remontada en tres minutos
Foto: LaLigaSantander

Remontada en tres minutos

El Real Valladolid consiguió la victoria con un gol de Sergi Guardiola. Orellana abrió el marcador local, y Verde por fin transformó un penalti a favor del Pucela, que ponía el empate en el luminoso.

adrian-gomez
Adrián Gómez

La SD Eibar y el Real Valladolid se enfrentaban de nuevo esta temporada el domingo 17 de marzo a las 12:00 horas, esta vez en Ipurúa. Los blanquivioletas se llevaron la victoria por 1-2 y Medié Jiménez fue el encargado de impartir justicia en la jornada 28 de la Liga Santander.

Un buen partido del Valladolid. El gol de Orellana no consiguió hundir a un Pucela que con los cambios de Verde y Antoñito se fue arriba y el penalti pitado por Medié tras ver la pantalla del VAR, lo transformó Verde y a los tres minutos Guardiola desató la locura con una galopada bestial en el minuto 93. 

El Pucela salió a jugar contra el Éibar con 4-3-3, en un partido vital para sus aspiraciones de permanencia, lo que le aporta equilibrio defensivo. El partido comenzaba con dos equipos tanteándose, y un Pucela, que con Keko y Anuar tuvo las primeras ocasiones del partido.  Orellana era el jugador más peligroso del conjunto armero y por las bandas con centros laterales el conjunto vasco llegaba con mucho peligro.

Además, Sergi Guardiola consiguió abrir la lata, pero el VAR anuló el tanto por claro fuera de juego. Este delantero le da otro aire al equipo, se ofrece, cae a banda, baja balones... Masip apenas tuvo que intervenir en esta primera parte, mientras que Dimitrovic sacó varias ocasiones, una de ellas a Anuar, que era el 0-1. Sin embargo, con 0-0 en el marcador se llegaba al descanso. 

La segunda parte comenzaba igual que la primera, y en el minuto 55, tras un centro lateral desde la izquierda, Charles cabeceaba hacia atrás y Orellana a placer batía a Masip y ponía el 1-0 en el marcador. Enes Unal salió al campo y tuvo hasta tres ocasiones muy claras para marcar, pero el turco parece que está a otra cosa.

Los cambios de Verde por Keko y Antoñito por Moyano revolucionaron la banda derecha del Valladolid y el partido. En el minuto 85 llegó la "polémica". Verde pone un balón perfecto para Plano, y el extremo intenta regatear a Dimitrovic, que lo derriba. El árbitro tras verlo en el VAR pita penalti y el italiano lo transforma para poner las tablas en el marcador. Tres minutos después, tras una buena presión, Guardiola roba el balón en mediocampo y bate a Dimitrovic. Se desató la locura en Ipurúa.

El Valladolid con esta épica victoria se mantiene en la 16º posición con 29 puntos, cuatro por encima del descenso, gracias a las derrotas de sus rivales. Mientras que el Éibar se queda 11º con 35 puntos.

VAVEL Logo