Gerard Piqué, un regreso inevitable
El central azulgrana ha realizado una de sus mejores temporadas en Can Barça / Foto: Noelia Déniz (VAVEL.com)

Gerard Piqué, un regreso inevitable

El central azulgrana completó su décimoprimera temporada en Barcelona tras llegar en 2008 y consagrarse como uno de los mejores centrales del mundo.

marti-abad
Martí Abad

Verano de 2008. El Barça terminaba su segunda temporada consecutiva en blanco, y el futuro de Frank Rijkaard, el entonces entrenador azulgrana, estaba sentenciado. Tras ganar dos Ligas seguidas y la primera Copa de Europa en 14 años, el holandés salió por la puerta de atrás del Camp Nou. Pero ese no fue el único problema.

El equipo estaba cansado, roto y con algunos problemas internos. La defensa estaba formada por jugadores como Puyol, Márquez, Milito, Thuram... Y el FC Barcelona necesitaba un relevo generacional. Un central joven y que cumplía las exigencias del nuevo entrenador azulgrana, Pep Guardiola. Y la solución estaba muy lejos y, a la vez, muy cerca: en Manchester, pero con pasado en La Masía. Gerard Piqué.

Piqué durante un entrenamiento / Foto: Noelia Déniz (VAVEL.com)
Piqué durante un entrenamiento / Foto: Noelia Déniz (VAVEL.com)

El refugio de un niño de 17 años

Corría el verano de 2004. Entonces, un joven central azulgrana que había pasado por todas las categorías inferiores del Barça, y con una gran capacidad goleadora, buscó suerte lejos de casa y de su zona de confort. Repetía la historia de un gran amigo suyo, Cesc Fábregas, y aunque no era en la misma ciudad, sí en el mismo país: Inglaterra fue el destino

En Manchester, Piqué pasó tres temporadas, y aunque nunca logró ganarse un sitio en el once titular de Sir Alex Ferguson, el internacional español llegó a marcar dos goles en la Champions League. Justamente, en el año en el que Piqué ganó su primera Copa de Europa ante el Chelsea. Y también, en su última temporada en tierras inglesas.

Su regreso a España no fue a Barcelona

Pero decir que su regreso a España fue para volver al club de sus amores, es una información incorrecta. Tras su poca participación en sus primeros años en Manchester, Piqué decidió pasar la temporada 2006/07 en Zaragoza. Un club humilde, pero en la Primera División española: el Real Club Zaragoza

Fue allí donde el central gozó de más minutos. En Zaragoza, Piqué llegó a jugar 28 partidos, más encuentros que en sus tres años en Manchester, y a un gran nivel. Seguramente, sino hubiera sido por su etapa en Zaragoza, no hubiera vuelto a Inglaterra. Y sin ese conocimiento de la Liga Española, su adaptación en Barcelona hubiera sido más difícil. 

El central azulgrana pasó tres años en Manchester con un patrón en Zaragoza / Foto: Getty Images
El central azulgrana pasó tres años en Manchester con un patrón en Zaragoza / Foto: Getty Images

El regreso a casa

En verano de 2008, lo que tenía que pasar, pasó. En Can Barça, se juntaron los astros con la llegada de un técnico joven, sin experiencia, pero que no necesitaba ninguna presentación: Pep Guardiola. Con él, una idea de juego muy clara. Y como consecuencia, y tras pagar cinco millones de euros, Gerard Piqué.

En su primera temporada en Barcelona, el central disputó un total de 45 partidos, lo ganó todo y sobre todo, el cariño y confianza del aficionado azulgrana. Su primera temporada en tierras catalanas parecía irrepetible, de ensueño. Pero en realidad, tan solo fue el principio. 

En dos años, Piqué pasó de jugar 13 partidos con el Manchester United, a ganar todos los títulos posibles a nivel de club y, también, debutar con la selección absoluta, además marcando un tanto. Meses después, agrandó su leyenda, y siendo una pieza clave, la primera y única Copa del Mundo de España. Rodeado de azulgranas, pero ninguno con su misma suerte: unos meses antes, Piqué 'vivía' marginado en Inglaterra.

Con 32 años, la lógica hace pensar que el nivel del central azulgrana podría haber decaído. Pero los números hablan por sí solos. Once temporadas seguidas siendo indiscutible en Barcelona. Con la llegada de centrales como Vermaelen, Lenglet y Umtiti, el catalán nunca ha perdido su posición. Y además, finaliza una 2018/19 con la sensación de que está a su mejor nivel.

El central azulgrana celebrando un gol ante el Olympique de Lyon / Foto: Noelia Déniz (VAVEL.com)
El central azulgrana celebrando un gol ante el Olympique de Lyon / Foto: Noelia Déniz (VAVEL.com)

Seguramente, su retirada de la Selección Española ha sido clave. Con más tiempo de recuperación y menos minutos, Piqué ha realizado una gran temporada y cuando tenía que estar, lo hizo. El futuro es siempre una sorpresa. Pero que en un verano que podría ser de transición, no se plantea vender a un central que el año que viene cumplirá 33 años, muestra de que Gerard Piqué todavía tiene mucha guerra para dar. 

VAVEL Logo