Real Betis, una historia ligada a futbolistas de Sudamérica
Edú (El Príncipe), celebrando un gol con el Betis / Foto: Blogs.20minutos.es

En la historia del Real Betis Balompié han pasado grandes futbolistas como Rafael Gordillo, Jarni o Alfonso Pérez Muñoz. Personas que han marcado una época y que siempre serán recordados por todos los aficionados del Betis.

Pero en esta ocasión nos centraremos en los futbolistas procedentes del continente sudamericano. Jugadores que han desplegado un gran fútbol en el equipo de la capital andaluza y que han dejado una huella en el corazón de todos los béticos.

A continuación, verán sus papeles más importantes y cómo han dejado sus nombres guardados en la historia más bonita del Real Betis.

  • Gabriel Humberto Calderón

Calderón es uno de los grandes futbolistas del Betis en la época moderna. Fue un ídolo para la afición y sus disparos de falta y zigzagueos a los rivales hacían enloquecer a una grada entregada al argentino. Llegó en el año 1983 tras disputar el Mundial de España con Argentina en el 82. El que era presidente por aquel entonces- Gerardo Martínez Retamero- apostó por él y por 30 millones de pesetas consiguió traerlo hasta la capital andaluza. Su presentación fue espectacular y más de 10.000 béticos abarrotaron la tribuna del Benito Villamarín para dar la bienvenida al internacional argentino.

Disputó cuatro temporadas con la elástica verdiblanca dejando grandes números y un esfuerzo en todos los partidos que caló en toda la afición. Jugó 171 encuentros oficiales en los que anotó 48 goles.

Gabriel Humberto Calderón con la camiseta del Betis/ Foto: Fútbol Español Recopilación
Gabriel Humberto Calderón con la camiseta del Betis/ Foto: fútbol español recopilación

En el año 1987 fichó por el París Saint Germain, depositando el club francés la cláusula de rescisión de 70 millones de pesetas al Betis.

Completó su carrera como jugador en Francia y Suiza, y consiguió ponerle el broche a su trayectoria disputando la final del Mundial de Italia con Argentina en el año 1990.

En 2014 regresó a la entidad bética como entrenador para intentar evitar el descenso en una temporada desastrosa para los sevillanos, pero el argentino no lo pudo evitar y el equipo terminó bajando a segunda.

Es socio del Club y no deja nunca de dar muestras de cariño al equipo de sus amores allá por donde va. Y por eso siempre es recibido con gracia por toda la afición.

  • Denílson de Oliveira

En julio del año 1998 Manuel Ruiz de Lopera sorprendió en el mercado con el fichaje más caro de la historia conocido hasta el momento, 30,5 millones de Dólares (5.300 millones de pesetas), una auténtica bomba de mercado.

Para hacernos una idea, el Inter de Milán pagó 4.000 millones de pesetas por el gran Ronaldo Nazario estrella del Barça en aquel momento, y a su vez el club catalán pagó 4.000 millones por Rivaldo. Dos estrellas del fútbol mundial que costaron menos que el extremo bético.

Denilson antes de disparar/ Foto: elcorreoweb.es
Denilson antes de disparar/ Foto: elcorreoweb.es

Su llegada a Heliópolis no fue sencilla y dos días antes el entrenador del Betis, en aquel momento Luis Aragonés, dimitía al no estar de acuerdo con el fichaje del crack brasileño.

Su trayectoria en el Betis no fue todo lo exitosa que se había esperado y tras dos años en el club sevillano, este bajaba a segunda división.

Los planes de Lopera no surgían efecto y el club tuvo que cederlo al Flamengo, durante una campaña. Luego regresó y permaneció en el equipo hasta el año 2005, donde ganaría una Copa del Rey.

En la selección brasileña sí tuvo un paso más exitoso. Llegó a la final del Mundial de Francia en el año 1998, y en 2002 consiguió alzarse con la Copa del Mundo en Corea y Japón.

También formó parte del equipo brasileño cuando los sudamericanos consiguieron la Copa de América en el 97.

Un futbolista lleno de calidad pero que no consiguió triunfar en su etapa en el fútbol europeo. De todas formas, su nombre siempre será recordado en el fútbol español como uno de los fichajes más sonados de los últimos tiempos.

En el año 2004 llegaba a tierras Sevillanas un depredador del área. Un jugador potente y veloz que tenía siempre la portería contraria entre ceja y ceja.

Sus cabalgadas eran espectaculares y cualquier rival le parecía bueno para hincarle el diente.

En su primera temporada consiguió anotar 22 goles y terminó siendo el tercer mejor delantero de LaLiga española. En aquella campaña el equipo dirigido por Lorenzo Serra Ferrer quedó cuarto en la competición doméstica clasificándose por primera vez en su historia para la Champions League y ganando una Copa del Rey.

Oliveira junto a Juanito y Edu / Foto: Diario As
Oliveira junto a Juanito y Edu / Foto: Diario As

En su segunda temporada sufrió una rotura del ligamento cruzado en el partido frente al Chelsea C.F, que lo mantuvo seis meses fuera de los terrenos de juego. El Betis se resintió y notó la falta del delantero, realizando una temporada un tanto decepcionante. El club Sevillano lo cedía al Sao Paulo FC a final de temporada.

El Milán se haría después con sus servicios tras incluir en la negociación al centrocampista Suizo Vogel (jugador que pasó sin pena ni gloria por la entidad verdiblanca), y una suma de dinero para el equipo andaluz.

En 2009 volvería a la disciplina bética tras su paso por Milán y Zaragoza, pero en su vuelta no pudo evitar el descenso del equipo.

Oliveira anotó un total de 40 tantos en 76 partidos disputados con el Betis.

El brasileño dejó goles para el recuerdo. Estuvo presente en varios momentos importantes para el club en la historia, como aquella previa de Champions jugada en el Estadio Luis II (Mónaco) donde contribuyó con dos goles para la clasificación del equipo.

Oliveira celebrando un gol / Foto: eldesmarque.com
Oliveira celebrando un gol / Foto: eldesmarque.com

En la actualidad sigue jugando en Brasil y demostrando que, a pesar de la edad, sigue siendo un jugador feroz en el área.

  • Edu Schmidt (El príncipe)

El brasileño fue un jugador de los que dejó huella en el corazón de los béticos. Su coraje y garra hacían de él un hombre especial y siempre daba la cara por el equipo.

En el año 2004 recalaba en el Betis a pesar del fuerte interés del Sevilla para hacerse con sus servicios. Encajó a la perfección en la plantilla y en su primera campaña marcó 12 goles y dio 10 asistencias, unos números increíbles para jugar en la media punta. Clasificó al equipo para Champions y ganó una Copa del Rey. El futbolista se convertía en un auténtico ídolo para la afición.

En la siguiente temporada jugaría competición europea con el Betis realizando algunas actuaciones memorables como el gol de la previa contra el Mónaco en el partido de ida.

En la campaña 2006-07 sus dos goles en Santander evitaron el descenso del equipo a segunda división, pero en la posterior el equipo acabaría descendiendo de categoría y ahí terminó su periplo con la camiseta verdiblanca.

Durante sus cinco temporadas participó en 159 partidos anotando 40 goles.

El jugador a pesar de las diferencias con el mayor accionista del club rechazaba una oferta de Nervión y se marchaba a Brasil para continuar su carrera deportiva. Un gesto que le honró y se ganó de por vida el cariño de toda la afición.

El futbolista dejó grandes momentos en el club como aquel gol realizado al Barcelona en una espectacular remontada en el Villamarín.

Edu celebrando un gol 7 Foto: Betis.mobi
Edu celebrando un gol / Foto: Betis.mobi

El brasileño-recordado por los magistrales goles de falta-, dejó huella en Heliópolis con una destreza espectacular en las jugadas a balón parado. Su golpeo con la famosa ‘folha seca’ hacía temblar a los porteros y se consagró como uno de los mejores lanzadores de faltas del mundo.

Llegó procedente de la Roma en 2002 y en la primera jornada enseñó al fútbol español lo que sus piernas eran capaces de hacer.

En el estadio de Riazor mandó tres faltas al larguero dejando claro el filón que poseía en su pierna derecha, también anotaría un golazo desde 40 metros como guiño a lo que les esperaba a los demás rivales de LaLiga.

En sus dos primeras temporadas como verdiblanco no logró brillar especialmente, pero la llegada de Serra Ferrer al banquillo en el 2004, junto a sus compatriotas Oliveira y Edú, harían del Betis un equipo temido, que terminó llevándose la Copa del Rey y quedando cuarto en Liga.

Assunçao celebrando un gol de falta / Foto: blog.20minutos.es
Assunçao celebrando un gol de falta / Foto: blog.20minutos.es

Assunçao jugó cinco temporadas en Heliópolis anotando 27 goles, 16 de ellos de falta directa. Frente a Osasuna anotó uno de los goles más bonitos de libre directo con la camiseta del Betis.

  • Giovani Lo Celso

En agosto del 2018 a punto de finalizar el mercado de fichajes, el Betis se hacía con los servicios del jugador argentino, en un movimiento de mercado excelente por parte de la entidad verdiblanca. El jugador procedente del París Saint Germain llegaba en calidad de cedido con una opción de compra de 25 millones, la cual el Betis aceptaría más adelante.

El jugador pronto mostró la calidad que poseía y ya se empezaba a sospechar en el Villamarín que no duraría mucho en tierras sevillanas.

En su primera y única temporada el argentino anotó nueve goles en Liga, cinco en Europa League y dos en Copa. En total marcó 16 goles en 45 partidos y dio 6 asistencias.

Con esos números y con tan solo 22 años en su haber era difícil retenerlo por mucho más tiempo.

Lo Celso era un jugador diferente, con la magia pegada a sus botas. En el Camp Nou realizó un gran partido ayudando a conseguir una victoria espectacular frente al Barcelona, con un despliegue de buen fútbol de todo el equipo.

Frente al Milán en, Europa League, también brilló con luz propia. Anotó un gran gol desde fuera del área consiguiendo una victoria histórica del Betis en San Siro.

Lo Celso rematando a portería / Foto: Muchodeporte.com
Lo Celso rematando a portería / Foto: Muchodeporte.com

En el segundo partido frente a los milaneses, Gio culminó una jugada espectacular de los verdiblancos, que, tras varios toques, consiguen perforar la portería de los italianos.

En la siguiente temporada se iría cedido al Tottenham Hotspur por unos 18 millones de euros, con una opción de compra que-de ejecutarla- terminaría con un total de unos 50 millones de beneficio en las arcas del Real Betis. La mayor venta realizada hasta el momento, si se produce. Una pena que este jugador no haya durado más en el Betis, aunque todavía podría regresar si el club inglés no ejerce la opción de compra.

Sin duda una gran unión entre el Betis y Latinoamérica que, a buen seguro, está lejos de tocar a su fin.

MEDIA: 5VOTES: 1
VAVEL Logo