Puntito con sabor agridulce 
Foto/ Real Valladolid 

Noche muy fría en Zorrilla, como el término de partido. El Real Valladolid consiguió un empate frente al Valencia, con un gol de Guardiola que comenzó el partido desde el banquillo, y que rompe así su mala racha tras cinco partidos sin marcar, donde los locales fueron dominadores ,pero que finalizó con un desenlace cruel para los pucelanos por un despiste defensivo, que Manu Vallejo, materializó y arruinó la fiesta pucelana.

El conjunto local empezó muy bien en el encuentro, con mayor presencia en el campo con balón y muy atentos en defensa. Con paciencia, poco a poco consiguieron llegar al área rival y llegaron las primeras ocasiones, como la de Hervías primero, y la de Sandro después tras el centro de Antoñito. El viento jugó un papel muy importante e influyó en el juego; en la primera parte empujaba a favor del Real Valladolid y en la segunda al Valencia, que le sirvió para dar un paso adelante y generar peligro al rival.

Sin embargo, el conjunto de Sergio se fue al descanso sin el premio del gol, tras las ocasiones de Hervías, Ünal, Sandro y Toni Villa, que realizó uno de los mejores partidos de la temporada; se mostró muy insistente por la banda izquierda y la mayoría de las ocasiones salieron de sus botas, aunque le faltó efectividad en el área. Por su parte, la defensa valencianista se mostró muy segura y evitó que esas ocasiones se transformaran en tantos. Los ché no generaron muchas ocasiones, un cabezazo de Rodrigo, el de Paulista sin puntería, y la que tuvo Parejo tras un error en la salida de balón, pero Salisu estuvo más rápido al corte; el central pucelano hizo un gran partido.

En la segunda parte, el dominio blanquivioleta fue muy claro y el Valencia se empequeñeció, casi todas las ocasiones fueron para los locales, tan sólo una ocasión de Cheryshev por parte de los visitantes. Los cambios enfatizaron aún más el dominio, Guardiola y Oscar Plano salieron a por todas, y sus continuas llegadas fueron un castigo para Jaume Doménech, que fue el mejor de su equipo y que detuvo hasta tres ocasiones muy claras que vinieron de sus botas. Hasta que en el minuto 83, llegó el gol del Real Valladolid. Tras una falta lanzada por Guardiola y que Doménech sacó de dentro con el brazo derecho, pero que fue revisada por el VAR y se hizo justicia.

Cuando parecía que los pucelanos festejaban la victoria, muy trabajada y ante un público entregado, y cantando villancicos a pesar del temporal, llegó el gol de Vallejo, que se estrenaba como goleador en la Liga. En una jugada con Ferrán y Parejo, donde hubo un despiste defensivo y remató solo, este gol llegó como un jarro de agua fría, tras el gran partido de los blanquivioletas, que dieron un paso adelante en cuanto a juego y ocasiones.

Al Valencia se le notaba incómodo, en un partido marcado por la lluvia, el viento, el frío y cansado por las numerosas bajas que han sufrido esta temporada. De hecho, Celades tuvo que contar con Manu Vallejo, después de que Rodrigo tuviera que ser sustituido por molestias. El conjunto blanquinegro se coloca séptimo con 28 puntos tras sumar este empate.

Sorprendió con la titularidad de Rubén Sobrino, quien solo había disputado cuatro encuentros y que puso mucha efectividad al juego de los visitantes, siendo la referencia en ataque. La novedad en los de Sergio fueron Antoñito y Fede San Emeterio, ambos hicieron un buen encuentro, el andaluz volviendo a la titularidad, quien estuvo activo en ataque y completó los 90 minutos; por su parte, Fede estuvo muy participativo, ordenado y generando el juego del equipo. 

El Real Valladolid tuvo un desenlace muy cruel en su último partido del año 2019, pero a pesar de ello acumula 20 puntos tras estas 18 jornadas y ocupa la posición decimocuarta. El próximo partido en 2020, será el tres de enero a las 19:00 horas frente al CD Leganés.

VAVEL Logo