Análisis del rival: El Celta vuelve con fuerza, trabajo e ilusión
Santi Mina pelea un balón con Diego Llorente en el partido de la primera vuelta (Foto: RCCelta.es)

Hasta 17 veces se han enfrentado Real Sociedad y Celta de Vigo, de las cuales siete han sido victorias txuri - urdin, cuatro victorias celestes y seis empates. Pero la nueva realidad aleja mucho los parámetros de todos estos encuentros con el que tendrá lugar el miércoles a las 19:30 en Anoeta. Dos equipos que vuelven al fútbol con objetivos diferentes, dos equipos que vuelven con realidades diferentes.

Mientras que a la Real la vuelta al trabajo le está costando algo más, el Celta ha vuelto a la nueva realidad pisando fuerte y dando la sensación de que va a ser uno de los equipos que logre la permanencia. Antes de la reanudación de la liga, el Celta era un caso entre extraño y decepcionante. Teniendo una plantilla llena de talentos, su posición natural debía ser la de pelear con los grandes en lo más alto de la clasificación y no la situación que vive ahora mismo, con el agua al cuello y peleando por la permanencia. Sin embargo, el parón parece haberle sentado bien a los vigueses. Viene de ganar 6-0 al Alavés, en un partido donde el equipo vigués pasó por encima y arrolló con todo a los de Asier Garitano. El dominio celeste fue brutal y jugadores como Aspas, Murillo, Denis Suárez o, sobretodo, Rafinha relucieron al hacer una actuación magistral. Comenzaron ganando en el minuto 14 con gol de Murillo, y a los 6 minutos, Aspas marcaba el segundo de penalti. Antes del descanso, en dos minutos, Rafinha, el protagonista del partido por sus acciones brillantes aumentado a 4 la ventaja de goles. En la segunda parte, Santi Mina cerraba el marcador, y antes, en el minuto 78, Nolito marcaba de penalti. El andaluz se estrenó en su primer partido de la vuelta a la que siempre ha sido su casa. Ha sido el as en la manga que ha sacado el Celta, un fichaje repentino que ha traído consigo mucha ilusión para el equipo y para los aficionados. En los otros dos partidos, no hubo victoria celeste pero sí buen juego. Contra el Villarreal derrota por la mínima, 0 - 1 para los groguets y contra el Valladolid, rival directo por la permanencia empate a 0 en el José Zorrilla. 

El equipo vigués es un equipo muy irregular y eso le penaliza. En cuanto a su estilo, Óscar Rodríguez suele emplear un 3-5-2, jugando con la posición delantera, en forma de dos jugadores más atrasados y uno más adelantado, dos en punta o tan solo uno. También suele usar el 4-3-3.

La Real necesita ganar y volver a ser lo que era. Tras el enfado del encuentro frente al Madrid, Imanol Alguacil y sus chicos deberán mantener la cabeza fría y concentrarse, el Celta no se lo pondrá fácil y el partido será duro de roer. 

VAVEL Logo